De mujer a mujer

Os acerco un pequeño escrito de quien fue mi matrona durante mis dos embarazos en el Centro de Salud Cotolino de Castro Urdiales, hoy ya no trabaja aquí, pero sigue cuidando de las mujeres en nuestra comunidad, con ese mismo cariño con el que nos acompañó aquí.

Espero que os guste.

.

“T rabajar con la mujer es un privilegio. Ser su matrona lo es aún más. Me siento matrona desde el día que vi cómo se emocionaba una madre al oír el latido del corazón de su hijo por primera vez. Decidí entonces que me gustaría ser su compañera en este viaje de milagros, el que hace que una vida se construya en el útero de una madre, en el corazón de una madre y un padre.
Estar cerca para comprobar que todo el proceso es normal, para tranquilizar en una etapa de la vida en la que hay muchas dudas. Para ser testigo de cuán poderosa y sabia es la naturaleza. Para ayudar a devolverle la confianza en su cuerpo de mujer: antes, durante y después del nacimiento.
Siento una gran responsabilidad porque tengo una profesión que va más allá del conocimiento científico. Como matrona depositan en mí su confianza, su cuerpo… Lo más íntimo de su cuerpo y en ocasiones de su alma. Porque estoy cerca de ellas en la adolescencia, al hacerse adultas y también en su madurez.Yo las ayudo. Ellas me enseñan.
Es la profesión más antigua y yo la he heredado. A veces me parece sentir sobre mi hombro la mano de todas las matronas que me precedieron, sabias, profesionales y generosas, apoyándome en mi quehacer. Me siento afortunada por ser matrona, por tenerte cerca mujer.”
09.11.08 –
Anuncios
Publicado en Artículos, Matronas, Parto y nacimiento. Comentarios desactivados en De mujer a mujer
A %d blogueros les gusta esto: