Decorando el árbol de Navidad

¡Al fin llegó el día!

Parece que desde que empieza Diciembre ya estamos viviendo la Navidad, es escuchar que pronto será Nochebuena y pensar en sacar el arbolito de su guarida, traerlo a casa, acomodar sus ramas y vestirlo de fiesta.

Recuerdo cuando era pequeña, no sé si realmente esperaba que llegara esa noche, o el fin de año, ni siquiera los Reyes Magos, me gustaba todo lo que rodeaba las fiestas, el hacer cosas diferentes a las que hacía el resto del año.

Recuerdo que me encantaba hacer el arbolito que teníamos en casa de mi madre ¡y el que decoraba la casa de mi abuela materna!… Se me iluminaba la cara cuando, al fin, llegaba el 8 de Diciembre y mi abuelo bajaba las cajas de los adornos, esos que llevaban con ellos desde que mi madre era una niña.

Pasaba la tarde poniendo una bolita por aquí, una guirnalda por allá, mientras mi madre y mis abuelos conversaban a mi lado en la sala, comían scones caseros recién salidos del horno, (que minutos antes había ayudado a hacer como si de la hazaña más maravillosa se tratara), y, de vez en cuando, mi abuelo o mi abuela se agachaban a mi lado y me decían lo bonito que estaba quedando.

Cuando por fin el árbol estaba listo (que parecía que siempre podía cambiar ésto de aquí y acomodarlo por allá) lo enseñaba orgullosa al resto y, después de escuchar los halagos por tan meticulosa tarea, disfrutaba también de un té calentito y unos exquisitos scones ¡con dulce de leche!.

Me encantaría que mis niñas pudieran disfrutar así de estos días. Estando lejos de los abuelos a veces siento que nos falta algo… pero supongo que cada uno se adapta a lo que le toca y es feliz con lo que conoce si eso es lo que te trasmiten.

Hoy llegó el ansiado día de decorar el árbol, uno más grande, más moderno, con más adornos; no porque lo eligiera así, sino porque así llegó a nosotros. El árbol sí lo elegimos, fue mi deseo de Navidad en las primeras Navidades de mi niña mayor, mi marido no podía entenderlo, pero a mí me hacía ilusión que la casa mostrara algo diferente esos días, sería la primera Navidad de nuestra hija, en nuestra casa, y quería tener con nosotros ese “compañero” de fiestas que se deja “peinar” por los niños.

Los adornos eran de la abuela, de cuando vivía en EEUU, parece que allí todo es más grande y más accesible, ¡cuánto deseaba yo alguna figurita como éstas cuando era pequeña!. Cada adorno para mí tiene un valor especial, los ponía con dedicación en el árbol norteamericano, ya con casi 20 años, mientras mi madre me contaba dónde y porqué lo había conseguido, y hoy los tengo aquí, como un trocito de aquellos días; verlos en manos de mis hijas, en esos deditos tiernos, me devuelve un poco de la magia y la inocencia que deberían reinar en estos días.

Tengo dos fantásticas decoradoras de árboles navideños, con una emoción incontenible fueron poniendo todos y cada uno de los adornos, me ayudaron a poner las cintas y las luces y se apresuraron a verlo iluminado.

“¡¡Qué moíto (bonito) mamá!!” exclamó la peque sin poder dejar de mirarlo.

El año pasado también lo hicimos, pero con sus apenas 2 añitos recién cumplidos no llegó a disfrutarlo como este año.

“¡¿A que nos ha quedado bien?!” me dijo con una sonrisa enorme la princesita mayor.

Para mí, ha quedado precioso, ¡el más bonito de todos!. La ilusión con que lo hicieron fue la mejor decoración.

Indudablemente es un tiempo especial, ¡la casa tiene adornos y manualidades por todos lados!.

Anuncios

8 comentarios to “Decorando el árbol de Navidad”

  1. mayvil Says:

    ¡Qué preciosas fotos Sol! Y tus comentarios evocan todo lo hermoso de las fechas que se avecinan. Indudablemente, la Navidad es para compartirla con los niños. ¡OS HA QUEDADO PRECIOSO!

    • solcreciendojuntos Says:

      ¡Gracias Mayda!, ¡y qué alegría leerte por aquí!.
      Sí que son fechas bonitas si las vemos desde los ojos de los niños y compartimos juntos la magia, ¿verdad?.
      Un besote para ti y tu preciosa familia.

  2. mayvil Says:

    Por cierto, que no conocía tu blog pero ahora mismo te enlazo en el mío.
    Bss

  3. carina Says:

    Sole que placer leerte! me emocione hasta las lagrimas…me senti muy identificada con tus vivencias de pequeña y poder vivirlas ahora con tus hijas…es exactamente lo que siento!
    Veo que seguis siendo el mismo solcito de siempre….te mando un beso!
    cari

    • solcreciendojuntos Says:

      Cari!, qué alegría leerte por acá, tan lejos y después de tantos años!.
      La maternidad trae muchísimos recuerdos, verdad?, te hace revivir tu propia niñez y querer todo eso que guardas con tanto cariño, ahora para tus hijas, para que también atesoren momentos “mágicos”.
      Ay!, que me enrollo!.
      Un besote enorme!.
      Sol.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: