¡Feliz Nochebuena!

Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad, suena a villancico, pero es así, son casi las 8 de la tarde (o noche?) y en breve estaremos cenando y celebrando la Nochebuana.

Esta noche la pasaremos juntos, en familia, los 4. Mañana pasaremos Navidad con los padres de mi marido, con los abuelos paternos de mis niñas y su “tía Mari”, la hermana de mi marido.

Ha sido un día tranquilo, ha estado lloviendo y hace mucho viento, por lo que apenas hemos salido por la mañana a dar un pequeño paseo y por la tarde a comprarnos algo rico para cenar, esos “caprichitos” de cada uno, esos que uno se da en un “día especial”.

Hace un rato, “hablando” (y lo pongo entre comillas porque fue escribiendo, por internet…) con una buena amiga y maravillosa persona, que no celebra estas fiestas, le conté “qué”, más o menos, significaba para mí la celebración de Nochebuena…

En mi familia hay personas creyentes, personas católicas y personas ateas, en mi casa siempre hubo un árbol de Navidad, como a muchos niños a mí me encantaba decorarlo, ponerlo bonito y verlo allí, “alegrando” nuestra sala.

Siempre he sido muy tímida, las reuniones familiares me intimidaban bastante, pero, la de esa noche, tenía una recompensa mágica…: un señor gordo, con barba larga y vestido de rojo, llegaba hasta donde estuviera y me dejaba mi regalo. ¡Qué esfuerzos hacía por mantenerme despierta hasta las 12 de la noche!, ¡un día casi lo pillo y todo!, estaba convencida de que lo había visto marcharse, dejando una estela de luz en el cielo…

En mi tierra Nochebuena es en verano, las fiestas son al aire libre, en el jardín de alguna casa.

En mi familia cenábamos tipo buffet, con muchas y diferentes ensaladas, lechón frío hecho en horno de leña, vitel thoné, jamón con melón, sangría de frutas de verano, lemon pie, helado…

Los niños corretéabamos por alrededor de las mesas, de los árboles, de las hamacas… Subíamos a las terrazas y desde allí llamábamos a los mayores, que, por esa noche, parecían felices y dispuestos a responder a todas y cada una de nuestras llamadas.

Después de cenar, y esperando a las 12, alguno se disfrazaba de angelito, con enormes alas, o los mayores leíamos cuentos a los más pequeños tumbados dentro de la casa, alejados un rato del barullo de los adultos que cada vez hablaban más alto (y jugaban más, ¡como niños!).

La espectativa cada vez era mayor, a las 12 estábamos todos atentos cerca del árbol, sitio estratégico donde Papá Noel nos dejaba los regalos, pero, de alguna forma, siempre algo nos distraía a último momento, y, en un descuido, se hacían las 12 y, al volver corriendo al pie del árbol, ya estaban allí los paquetes, para grandes y chicos, de distintos tamaños y colores, que había dejado Papá Noel, otro año, sin que pudiéramos verlo.

Después de abrir los regalos, de alegrarnos y enseñarnos lo recibido, “brindábamos” como adultos, con nuestra copa y unas gotas de sidra, “sólo mojando los labios” como repetía mi abuela. Y llegaban las “estrellitas”, con las que dibujábamos nuestros nombres en el aire, o corazones o círculos, o toda la frase: “feliz Navidad”.

Y entonces llegaba mi abuelo, con un gran globo aerostático (pequeñito), que sólo podía tocar un adulto y que, luego de encenderlo, se elevaba casi con la misma magia con la que habían llegado los regalos, y lo veíamos alejarse hasta ya no poder verlo, alto, muy alto en el cielo.

Quisiera que mis niñas alguna vez pudieran vivir todo eso, o sentir esa ilusión…

Quisiera poder regalarles recuerdos bonitos, recuerdos que quieres guardar, recordar, llevar siempre contigo.

Nuestras Nochebuenas serán diferentes. Ellas también son diferentes.

Mis Nochebuenas y “Fines de año” también tenían otras cosas, mis padres no estaban juntos y me tocaba dividirme, pero la parte buena, ésto que cuento y que revivo al contarlo, es lo que guardo conmigo y lo que me gustaría poder transmitirles.

Espero con toda mi alma que les quede consigo un recuerdo especial.

Los mejores regalos son los buenos momentos.

¡Muy feliz Nochebuena y Navidad!.

Sol.

Anuncios
Publicado en Vivencias y más. Comentarios desactivados en ¡Feliz Nochebuena!
A %d blogueros les gusta esto: