Carlos González: “A la mujer se la ha engañado con la liberación”

Foto: Agustín Amante

Nacido en Zaragoza en 1960, Carlos Giménez es especialista en lactancia materna. Está casado y tiene tres hijos. (Imagen: Agustín Amate)

  • Defensor de la crianza natural, anima a que uno de los progenitores se quede en casa cuidando a los niños.
  • Acaba de publicar un nuevo libro, ‘Tu pediatra y tú’.

ARANCHA SERRANO. 22.03.2010 – 13.58 h

Muchas madres me envidian. Carlos González me recibe para comer con él, publica un nuevo libro, ‘Tu pediatra y tú’ (Planeta) y tengo la oportunidad de conocer de una forma distendida a este gran abanderado de la crianza natural, elcolecho (dormir en la cama con los hijos) y la lactancia materna, firme opositor del método del Dr. Estivill y su método para dormir bebés. Es más alto y más delgado de lo que parece en las fotografías. Y hay mucho más…

¿Se debe buscar a un pediatra acorde con la ideas de los padres, o cualquier pediatra es válido?
Cualquier pediatra es válido, el problema es que pedimos a los pediatras cosas que no son de su ámbito. Un pediatra es una persona que ha estudiado el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de los niños. Pero nos empeñamos en preguntarle cosas que no están relacionadas con su salud: si hay que cogerle en brazos o no, dónde tiene que dormir, qué hacer si no come.

¿Hay un exceso de información de cómo ser padres?

Lo malo es la desinformación. Por eso escribí el libro ‘Bésame mucho’, porque había leído libros que no me gustaban nada y pensé en escribir sobre lo contrario para que los padres pudieran elegir. Me daba pena y rabia ver a tantos padres cuyo deseo era atender a su hijo que no se atrevían porque algún experto había dicho que estaba mal. Cuando un niño llora, lo normal es querer consolarle, no se te ocurre dejarlo llorar. La gente que lo hace, y lo hacen en contra de su voluntad, es porque se lo han dicho. Y no digo que hay que meter el niño en la cama, si no que hacerlo no es malo.

¿Y el que no le mete en la cama, hace mal?
No, cada padre tiene que elegir lo que mejor le funcione.

¿Cree que existe una guerra de bandos respecto a la forma de criar a los hijos?
No, cada familia tiene que buscar y elegir lo que mejor les vaya, y tienen que saber que tienen libertad para elegir, que no sólo hay una opción posible. Si dejas a tu niño en la cunita en su habitación y te va bien, estupendo. Pero si le dejas y no se duerme, y llora, no un poquito, si no media hora, es que algo no va bien. Y si le quieres dejar llorar y hacerle eso a tu hijo, tú verás si así puedes dormir.

Respecto al colecho ¿qué ocurre entonces cuando se tienen hijos muy seguidos, o si es un parto múltiple?
Pues meter a toda la familia en la cama. Si tienes tres de golpe, y se despiertan cada hora y media, pero no a la vez, si no cuando ellos quieran, y conoces un método mejor que metértelos en la cama, por favor, dímelo.

¿Qué es lo que más preocupa a los padres?
La comida y el sueño, pero no sé hasta qué punto son modas. No creo recordar que antes de que saliera el libro de Estivill alguna madre me preguntara por el sueño de su hijo. Creadas las expectativas, se crean los problemas.

¿Ha debatido con Estivill?
Una vez, en un programa de radio, por teléfono. Resultó un poco confuso porque dijo que básicamente estaba de acuerdo conmigo. Y le dije: “Hombre, no diga eso, que los oyentes se van a liar, no estamos de acuerdo en nada”.

¿En casa del herrero…?
No he criado a mis hijos conforme a las teorías de mis libros, he escrito los libros conforme a mi experiencia.

Qué significa para usted ser padre?
Es la cosa más importante que puedes hacer en la vida, al menos yo estoy seguro de que nunca haré en mi vida nada más importante.

¿Qué se necesita para criar a un hijo?
Tiempo y cariño. Cualquier animal cría a sus hijos y hasta cierto punto depende del instinto. Lo que no puede ser es que estar con tu hijo sea “una pérdida de tiempo”. A un hijo no se le quiere por el hecho de que sea tu hijo, sino porque pasas mucho tiempo a su lado y te ‘enamoras’ de él. Entonces sabes qué hacer sin necesidad de leer ningún libro (ahora que no me oyen las editoriales).

Pero muchas madres no disponen de tiempo. ¿Es un mito la conciliación laboral?
A nuestras abuelas las dejaban trabajar con su hijo, como a muchas mujeres en el mundo, pero en nuestra sociedad está mal visto. Aunque también tenemos que admitir nuestra parte de culpa: es cuestión de establecer tus prioridades.

¿Cree que el que no se queda en casa es porque no quiere?
Hay cuatro millones de parados en España y casi nadie se muere de hambre. Al pagar la hipoteca con dos sueldos parece que no se puede vivir de otra forma. Pero uno de los dos se queda en paro y se sigue viviendo.

¿Es cuestión de buscar las mañas?
Es cuestión de prioridades. Está claro que sin un piso no puedes vivir, pero sí se puede vivir sin un coche o sin vacaciones. Lo que sugiero a los padres es que si deciden cogerse una reducción de jornada, que no lo vean como pérdida de ingresos, sino como un gasto. Es decir, el dinero sirve para comprar cosas: el coche, unas vacaciones en las Seychelles, tres meses de estar con tu hijo, etc. Sólo tienes que decidir en qué te lo gastas.

¿Somos mejores padres de lo que fueron nuestros padres?
Hay mucha costumbre de decir que todos los padres son buenos padres, y eso es mentira. Hay malos tratos… Se puede decir que la inmensa mayoría intenta ser buenos padres pero no todos lo consiguen, porque hay muchas maneras de ser buenos padres. Yo me crié en una época profundamente feminista: tenía la absoluta convicción de que los hombres éramos muy brutos. Y me hizo mucha ilusión cuando leí el libro de una norteamericana, Susan Allport, sobre la crianza de distintos animales que extrapolaba al hombre. Y comentaba que, si bien es cierto que antes había otra división del trabajo entre hombre y mujer, y que los hombres no llevaban a los niños en brazos ni le cambiaran los pañales, eso no quiere decir que se desentendieran de ellos.

¿La liberación de la mujer ha sido un engaño?
El trabajo no sirve para realizarse, sino para pagar facturas: nadie se realiza fregando escaleras. Hemos llegado al absurdo de que la mujer que se queda en casa es una maruja y la que friega en casa de otra es una mujer realizada. Me da la impresión de que a la mujer se la ha engañado con eso. La mayoría de los trabajadores lo que quiere es dejar de trabajar: mira cómo se han puesto con lo de la edad de jubilación.

Muchos de nuestros padres nos criaron en la creencia de que era mejor dejar llorar al niño hasta que se calmaba solo. ¿Cree que eso puede creer un trauma? ¿Está nuestra generación traumatizada?
Eso es algo típico de los años 70, fue una época terrible. Los médicos te decían que por nada del mundo te podías meter el niño en la cama, que jamás podías cogerle en brazos. Dudo mucho de que tus abuelos hicieran eso con tus padres. Respecto a si eso crearía un trauma en los niños, no lo sé ni me importa. Se habla mucho de que si se hace esto o lo otro le va a crear al niño un trauma para toda la vida, y eso crea absurdos lógicos. Hay gente que dice que hasta nacer es un trauma. Una cosa es segura: todo lo que te ocurre influye en tu vida posterior.

¿Cree que a los niños que se les protege demasiado se les hace dependientes o inseguros?
Eso es una mentira tan obvia… La actual generación de jóvenes se criaron en las guarderías, se quedaban en el comedor del colegio, se iban de colonias, hacían actividades extraescolares… y ¿a qué edad se van de casa? Para la mayoría de las madres resulta doloroso separarse de su hijo. Si haces todos los esfuerzos y sacrificios para que sean independientes y al final, la independencia es una cuestión meramente económica, -y no hay mayor independencia que el irse de casa- para qué perder el dinero y el tiempo en educarlos “como se debería”. Disfruta educándolo como tú quieras.

Hay quien opina que a los niños les benefician las rutinas, ¿qué opina?
Supongo que habrá de todo: niños que estén más cómodos haciendo rutinas y otros que no. Los míos me daba la impresión de que no: no les parecía importar si un día no le bañaba a una hora concreta, más bien lo contrario, les divertía hacer cosas diferentes.

¿Por qué hay tanta disparidad de criterios respecto a la alimentación?
No hay ninguna base científica para decir una cosa u otra, por eso cada cual se lo inventa. Los organismos serios hacen recomendaciones generales, jamás nadie que sea serio te va a decir que le des 50 gramos de carne o la fruta a las cinco de la tarde.

¿Qué le diría a alguien que acaba de ser padre/madre?
Enhorabuena, que lo coja mucho en brazos y que le de muchos besitos.

Fuente: 20 minutos.es

Anuncios
Publicado en Crianza y educación, Entrevistas, Lactancia Materna, Mujer, Sueño infantil. Comentarios desactivados en Carlos González: “A la mujer se la ha engañado con la liberación”
A %d blogueros les gusta esto: