Vivencias: Gracias mamá

Todo lo bueno acaba…

El martes mi madre se volvió a Argentina…

Mi mamá y yo siempre hemos sido muy unidas, no tengo hermanos y mis padres se separaron cuando era apenas un bebé, tenemos muchas diferencias (¡muchísimas!) pero siempre hemos compartido experiencias, sentimientos…, nos hemos tenido la una a la otra y daríamos la vida por protegernos, a pesar de no estar de acuerdo gran cantidad de veces, siempre disfruto de su compañía… La echo tanto de menos…

Esta vez no vino “de visita”, la trajo mi Ictus

El otro día, unas horas antes de marcharse me dijo: “qué vida ésta, algún día no muy lejano tendré que “despedir” a mis padres, nunca imaginé que casi tuviera que “despedirte” a ti antes que a ellos…”

Siento haberte dado este susto…

Yo no puedo ni imaginar que a una de mis hijas les pase algo así, menos aún estando a más de un día de viaje de avión, sin saber si podré llegar a despedirme de ella… Sabiendo que tiene 2 niñas pequeñas y una vida con ellas por delante… No, no puedo (ni quiero) siquiera pensarlo.

Cuando recibió la primer llamada de Jose no sé si llegó a sentir (o a aceptar) la gravedad de lo que me había ocurrido, luego, tal vez cuando en la tercer llamada, conmigo ya en la UCI antes de la intervención, Jose se derrumbó al teléfono, supo que debía llegar a España mucho antes de lo pensado…

Sin importarle nada más, avisó en su trabajo, compró el pasaje con ayuda de su marido y esperó “pacientemente” a que llegara el día del vuelo… Cuatro días después la tenía a mi lado.

Sin embargo, un par de días antes, al subirme a planta, cuando Jose me contó que vendría, me enfadé, bastante… (dentro de lo que cabía en mi estado somnoliento…) No quería que viniera ahora que estaba mal, quería disfrutar de ella, quería que las niñas disfrutaran de su abuela en las vacaciones, quería estar con ella en verano, pasear, ir a la playa, ser felices juntos todos en familia.

A la vez no sé, aún no había caído demasiado en la gravedad de lo que me había pasado, todavía tenía los ventrículos cerebrales muy dilatados, gran cantidad de sangre en el cerebro y una cefalea que apenas me permitía abrir los ojos… Ciertamente, no pensaba con claridad…

Pero, al verla, al 3 día (creo…) de estar en planta… ¡qué alegría más grande! ¡qué subidón!, ese día volví a hablar, me mantuve más tiempo despierta, e incluso volví a reir, reir de verdad. Creo Jose estaba casi más feliz que yo.

Pero es que, no sólo era feliz de verla, es que para entonces, me preocupaba mucho cómo lo estarían llevando mis niñas… La pequeña nunca se había separado de mí, menos aún para dormir…

Mi madre con ellas es casi como una prolongación mía, cocina parecido a mí, usa casi mi tono de vez, las cuida, se queda en nuestra casa, la casa de mis niñas… incluso durmió con ellas, las tres en nuestra cama : )

Las llevó y buscó cada día del cole, las llevó a la plaza, las vistió, les cocinó, lavó su ropa y cuidó de mi casa. Las 2 semanas que estuve en el hospital ella se ocupó de todo y mantuvo a mis niñas en su rutina normal; Jose pudo estar a mi lado y yo sólo necesité pensar en recuperarme y volver a casa con ellas.

No sé qué hubiéramos hecho sin mi madre…

Al día 14, más o menos, me dieron el alta hospitalaria, pero con indicaciones de reposo en casa y sin realización de ningún tipo de esfuerzo. Salí por mi propio pie, pero apenas me mantenía, me temblaban las piernas y daba pasitos de bebé. La cefalea ya era menos intensa pero todavía era muy fuerte y continua a pesar de la medicación, todavía tenía hidrocefalia y sangre en el cerebro, seguía el riesgo de vasoespasmo e infarto cerebral (aunque ya algo menor) y aún debía tomar 10 fármacos distintos repetidos varias veces al día.

Los ruidos y las luces todavía se sentían como terribles agresiones a mi cerebro y, cada tanto, necesitaba “esconderme” en mi habitación, en total silencio y oscuridad…

Esas primeras semanas en casa yo estaba físicamente allí, pero… aún no era yo… aún no podía ser la madre que 2 niñas pequeñas necesitan…

Entre mi madre y Jose se turnaban para jugar con ellas, para llevarlas de paseo, para bañarlas, leerles cuentos, darles de comer…

Era muy duro sentirme incapaz de cuidar de ellas de verdad, ser una mamá “malita” (enfermita), tener que decir: “no puedo corazón” tantas veces en un día… Sentir que me tenían en casa y que aún podía morirme y ellas me recordaran así…

Es realmente duro, no se puede explicar.

Tener a mi madre conmigo esos días fue impagable, saber a mis niñas atendidas por alguien a quien quieren y quien las quiere, de total confianza y entregada a dar todo de sí por ayudar a su hija y a sus nietas… Fue un regalo inimaginable.

Hoy, con ella de vuelta en su tierra, quisiera que el mundo fuera más pequeño, que las distancias fueran más cortas, que ningún ser querido estuviera lejos… Me da pena pensar que estando las dos vivas no podamos disfrutarnos más a menudo, que sus nietas no puedan vivir junto a su compañía…

Faltará al menos 1 año para que pueda volver con nosotras, y, en un año, pueden pasar tantas cosas… nunca sabes qué ni cuándo puede pasar…

Vivimos sin pensar (gracias a Dios) que algo malo pueda pasarnos o pasarle a quienes queremos, y es algo que puede ocurrir, y que no podemos evitar. Me gustaría poder vivir cerca de todas las personas a quienes quiero, disfrutarlas cada día, compartir y disfrutar juntos, porque como dice el refrán: “la vida son 2 días” y hay que vivirla, vivir con la gente a quien quieres, el hoy y el ahora.

Toda mi vida he vivido para el futuro, estudiando, haciendo cursos, pensando y planeando el día siguiente, el mes que viene, el año que le seguirá. Ser madre me ha ayudado a vivir más intensamente el presente, como hacen los niños, en un mundo donde sólo importa el ahora, dejando de lado la carrera y disfrutando el ser madre de mis niñas, pero, me es inevitable seguir pensando en el mañana, en querer hacer algo “constructivo”, “no perder el tiempo”, “no atrasarme en la carrera”, hacer dos cosas a la vez (y no disfrutar del todo de ninguna)

El mañana es muy importante, pero el día de hoy lo es más, tal vez el mañana no llegue nunca… ¡Si se pudiera vivir hoy como esperamos el mañana!…

Se que a mi madre España no le convence, ella es feliz en su tierra, y la entiendo. Pero aún así a veces, a fuerza de mi insistencia, se plantea el venir más cerca; y empiezan sus planes a futuro: “cuando me jubile”, “en 2 o 3 años”, “al menos 3 ó 4 meses al año”, etc…

Y ojalá sea así… Aunque mi deseo sea tenerla ya. Me gustaría que en un futuro podamos volver a estar más cerca, que la vida nos de tiempo, que la salud nos permita disfrutarnos cuando el futuro se haga realidad (si es que alguna vez se materializa).

Hoy te echo de menos mamá, me gustaría tenerte cerca, porque soy una privilegiada por tener a mi madre, la maravillosa madre que tengo, y me apena tenerte tan lejos… que mis niñas no puedan tener a su abuela con ellas.

Te voy a echar mucho de menos el día de la angiografía, estoy segura que ellas también.

Y no puedo dejar de agradecerte otra vez. Gracias, mil gracias, por haber hecho de esta experiencia tan dura para todos, algo completamente llevadero, incluso un descanso a mi soledad fuera de mi tierra, a esa falta de apoyo y ayuda puntual que sufrimos muchas madres de niños pequeños lejos de su familia, esa familia que puede darte una mano en un momento difícil, como éste.

Nos ha encantado tener aquí, esperamos disfrutarte pronto, y que esta vez sea por simple deseo, llenos de buena salud.

(Perdón por esta entrada tan “rara”. Os deseo mucha salud)

Sol.

Anuncios

19 comentarios to “Vivencias: Gracias mamá”

  1. LORE Says:

    Gracias!! Gracias por emocionarme una vez mas con tus escritos, gracias por tu derroche de amor, de sinceridad, de pasion, de cariño… verdaderamente creo que eres alguien muy especial que dia a dia se va metiendo en mi vida, en mi dia a dia.
    Yo no se que haria en estos momentos sin mi madre, no hace ni 5 meses que perdi a mi aita, por un infarto repentino en la calle, y ahora mas que nunca el apoyo de mi ama es fundamental.
    Entiendo que la añores, esta muy lejos, pero piensa que hay mucha gente alrededor que el dia de la angiografia estaremos dandote fuerza, cariño y todo nuestro apoyo.
    Un fuerte abrazo Sol y mucha fuerza y sonrisas

    • Sol Says:

      ¡Lore!, no sabía nada de tu aita, lo siento muchísimo…
      Y siento mucho también no tener palabras de consuelo para regalarte, porque dudo mucho que las haya… espero al menos que te llegue todo mi cariño, todo, para ti.
      Me alegra que puedas apoyarte en tu madre, ¡qué importantes son los seres queridos!, esos que queremos y nos quieren de verdad, en los momentos más difíciles que nos tocan vivir.
      Un abrazo enorme y gracias por tu apoyo y cariño, espero llevarme toda esa fuerza y buena energía el día de la angiografía : )

  2. Maria(mama de Carlota) Says:

    Qué preciosidad lo que has escrito Sol, seguro que a tu madre le encantará leerlo.yo tambien creo que deberiamos decir muchas mas veces de las que lo decimos TE QUIERO a nuestros seres queridos. Ahora es el momento de disfrutar de ellos, de abrazarles, de achucharles, de demostrarles lo felices que nos hacen al formar parte de nosotros.
    y con tu mami…siempre está el telefono, internet….no dejes nunca de demostrarle todo tu cariño, que es tantísimo.
    ojala volviera a ser como tu dices, como una niña, y fuera consciente dia a dia, de lo importante que es vivir el momento.cuantos malos ratos y preocupaciones absurdas se podrian evitar….
    lo seguire intentando y mil gracias porque gracias a tus palabras puedo pararme y reflexionar.
    un besico

    • Sol Says:

      Maria, qué bonito lo que has escrito.
      Y sí, menos mal que existe el teléfono, ¡internet!… No es lo mismo, ni parecido, menos aún cuando estás enfermo y necesitas una mano de verdad, los niños no paran ni un segundo, y es lo que tienen que hacer, y, cuando estás pachucho… ¡qué duro es seguirles el rítmo!. Pero al menos es eso, no perder el contacto, que puedan hablar un ratito con sus abuelos, ellos recibir las fotos de sus nietos, contarnos cómo estamos…
      Un beso enorme y gracias a ti por tu mensaje.

  3. JULI Says:

    AYYYYYYYYY SOL ME EMOCIONE TANTO AL LEERTE, ES QUE ME SIENTO TAN IDENTIFICADA CON ESTO!!!!!!! TODAVIA LLORO AL LEER, ES QUE TE ENTIENDO TANTO, PORQUE YO TAMBIEN TENGO MI FAMILIA TAN LEJOS, MI MAMA MI PAPA, MI HNO Y SU FAMILIA, Y EL TENERLOS TAN LEJOS HACE QUE TODO SEA TAN DIFICIL, PERO A VECES HAY QUE ADAPTARSE A LAS SITUACIONES DE LA VIDA. SIEMPRE PIENSO QUE EL HABERTE CONOCIDO ES UNA BENDICION DE DIOS, YA QUE SIEMPRE QUE NOS JUNTAMOS NO ME SIENTO TAN SOLA, AL ESTAR CON USTEDES ME ACERCA A MI TIERRA NATAL , A MI HERMOSA ARGENTINA, A LA CUAL SIEMPRE LA LLEVO EN UN RINCONCITO DE MI CORAZON! Y NO ME ENRROLLO MAS COMO DICEN ACA XQ LLORO SIN PARAR.
    ESPERO QUE NUESTRA AMISTAD PERDURE POR SIEMPRE, Y POR MAS QUE ESTEMOS LEJOS, MI CORAZON ESTA CERCA TUYO, NO DUDES EN CONTAR SIEMPRE CON NOSOTROS!
    SIEMPRE VAS A TENER UN HOMBRO DONDE LLORAR, UNA MANO AMIGA , Y POR SOBRE TODO UNOS RICOS MATES PARA PASARLA GENIAL! TE QUIERO MUCHISIMO!!!!
    JULI.

    • Sol Says:

      ¡Juli!, no te pongas triste, en poquito estarás con tu familia, ¡este año toca!.
      Para mi también es maravilloso haberte conocido, y creo que fue justo después de una decepción muy grande con quienes pensaba que eran amigas… Fue un momento muy duro, la pérdida de quienes crees tus amigos de verdad, y más lejos de tu tierra, duele mucho, a veces demasiado… No esperas que la gente sea tan diferente a ti, que no te conozcan nada… Pero las cosas pasan por algo, y llegaste vos, y otras personas sinceras y sensibles que aunque están lejos trasmiten tanto cariño, ¡eso es un enorme regalo!.
      Sabés que acá me tenés siempre que me necesites, es más, espero que estés despierta, ¡porque ya mismo voy a llamarte!, y, si tenés ganas, este finde hacemos un asado, o damos un paseo y ¡nos damos un abrazo enorme!.
      Un beso grandote, ¡ahora mismo hablamos!

  4. vanesa (mamalucia) Says:

    Precioso!!!Cuanta razón tienes………..
    Un beso.

  5. Abu Says:

    Querida hija, què lindo lo que has escrito! Yo aquì pienso en todo lo que podrìa haber hecho y no hice, como abrazarlas màs ,dejarlas hacer y no retarlas como maestra que soy, cocinar algo màs rico , no preocuparme tanto por el orden y la limpieza, pero luego me digo, soy asì y las quiero mucho y por suerte ustedes tambièn. Todo va a salir bien, haceme caso, soy tu madre y lo sè todo, como cuando eras chiquita y pensabas eso. Te quiero y adoro mis nietas, me quedo tranquila porqu estàn en un buen lugar y tienen a Jose. Un beso grande mu grande,jajaj.

    • Sol Says:

      Yo también te quiero, y tus nietas también, ¡te queremos mucho los 4!.
      Un beso “mu” grande de todos.

  6. Vero Says:

    Que hermoso escrito, Sol!
    Tambien me indentifico mucho, aunque vivo en mi pais mi mama esta en mi ciudad natal, a muuuchas horas de Bs As.
    Es duro tener a la familia lejos!
    Besos y el dia de la angiografia vamos a mandar mucha buena energia para vos.

    • Sol Says:

      Sí que es duro tener a la familia lejos, espero que puedas disfrutar de ellos lo más seguido posible, y por mucho, mucho tiempo.
      Mil gracias por lo de la angiografía, a veces me preocupa haber salido tan bien de la hemorragia y… no sé, que pase algo en la angiografía, no tiene porqué, pero los riesgos están ahí y no son tontería… Y los resultados… uf!, espero que salga, y esté, todo bien!.
      Un beso grande.

  7. Almu33 Says:

    Sol, después de un montón de días sin tiempo para leerte, me he leído todo lo que me había perdido y comento aquí porque me ha emocionado muchísimo. Deberíamos valorar mucho más todos los momentos que nos da la vida para estar con nuestros seres queridos.
    No sabes cuánto me alegro de leerte tan llena de vida, de alegría, de cariño y optimismo. Espero y deseo que muy pronto, puedas tener a tu madre contigo de nuevo para disfrutar de esa familia tan maravillosa.
    Un gran abrazo con todo mi cariño.

    • Sol Says:

      Almu!, qué alegría leerte por aquí.
      A mi siempre me emociona leerte a ti, con esa energía positiva y cariño sincero que siempre regalas a los demás.
      Muchas gracias por tu mensaje.
      Un abrazo enooorme.

  8. Luisina Says:

    me hiciste llorar Sol!

    un beso grandísimo!!!

  9. mabel Says:

    Qué relación más bella tenéis, de verdad os envidio sanamente. Hay mucha distancia física pero sois muy cercanas, qué gusto. Hay veces que vives cerca o junto a seres queridos y jamás llegas a tener esta conexión que vosotras sentís.
    Como dice otro dicho, “la vida da muchas vueltas”, quien sabe si pronto podréis estar siempre la una junto a la otra…
    Cuanto se siente leyendoos

    • Sol Says:

      Mab!, gracias por tus palabras. Discutimos mucho también, no creas, ¡somos madre e hija!, pero, al menos yo, la echo mucho de menos… Así es que sí, ojalá la vida termine permitiendo que vivamos más cerquita : ).
      El día 15 de este mes tuve una tomografía en Santander y me acordé mucho de ti, a ver si antes de que termine el verano nos damos un paseo relajado por allí y nos encontramos al menos unos segundos, me encantaría darte un abrazo de los de verdad!.

      • Mabel Says:

        Cuando quieras Sol, yo también estoy deseando darte un abrazo de esos de verdad, ya lo estoy sintiendo 🙂

        Disfruta mucho e intensamente de este corto verano que aquí tenemos.
        Y lo dicho, que la relación que tenéis tu madre y tu, me encanta, además, qué guapísima que es, tienes a quien salir.
        Besotes enorrrmes
        Mabel


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: