Un paseo por Donosti, San Sebastián. En Fotos.

Llevo días queriendo escribir aunque sea cortito, pero el verano llegó por fin y nos está regalando días llenos de sol, así es que cada día aprovechamos el buen tiempo, ya sea en la piscina, la playa o el parque y, los momentos en casa casi no existen, o, al menos, no me alcanzan para encontrar un hueco y venir al ordenador.

Pero al fin, ¡aquí estoy!, robando horas al sueño, para compartir un día precioso en San Sebastian, con 3 amigos maravillosos y sus maravillosos niños (sí, así, ¡sin exagerar!).

Para quienes no sepáis demasiado sobre San Sebastián os cuento un poquitín:

San Sebastián3 (en euskera Donostia, y oficialmente Donostia-San Sebastián) es una ciudad y un municipio situados en el norte de España, en la costa del golfo de Vizcaya y a 20 kilómetros de la frontera con Francia. La ciudad es la capital de la provincia de Guipúzcoa, en la comunidad autónoma del País Vasco. La población del municipio es de 185.357 habitantes (2009), y su área metropolitana alcanza los 405.099.

Sus principales actividades económicas son el comercio y el turismo,4 constituyendo uno de los más famosos destinos turísticos de España. Su paisaje, dominado por la Bahía de La Concha, así como su desarrollo arquitectónico moderno iniciado en la segunda mitad del siglo XIX, que configuró una ciudad de corte francés y aburguesado, propiciaron el desarrollo de la actividad turística a escala europea.

Todo ello, unido a eventos internacionales como el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, ha dado proyección exterior a la ciudad, a pesar de sus pequeñas dimensiones. Actualmente San Sebastián es candidata a capital europea de la cultura de 2016.

Información extraída de Wikipedia

Para disfrutar a pleno del día nos levantamos temprano y fuimos al encuentro de Germán, Julieta y Ariana a la puerta de su casa, donde también se acercaron José Luis, Leo y Maitena para todos juntos salir hacía allí.

Juli y el mate

El viaje fue una experiencia aparte, con pinchazo de rueda y su respectivo recambio, cargo de gasolina, ida al baño, música, cantos, y, lo mejor, ¡intercambio de mate!. ¡Cómo me recordó a nuestro viaje a las cataratas del Iguazú!, ¡tantos kilómetros en coche! con varias paradas y mateando en el coche; en aquella ocasión el mate fue una compañía casi obligada, viajar al norte de Argentina sin mate no debería estar permitido, y, aquí esta vez, con amigos de Chaco (norte de Argentina), que llevan su mate allá donde van, ¡pues también!, y qué bien sienta un mate cebado con cariño, con una corta conversación en una parada exprés mientras las madres jugamos con los peques y los padres ponen a punto los coches para llegar a destino.

Pero mejor no me enrollo con el traslado, sino con el día precioso que pasamos allí.

San Sebastián es realmente bonita, sus playas, sus parques y esa arquitectura señorial que decora todas sus calles es digna merecedora de una ¡o varias! visitas. Para los que podáis os recomiendo visitarla, de verdad, ¡no os vais a arrepentir!

Apenas llegamos nos organizamos, ¡no es fácil encontrar sitio donde aparcar!, así es que dejamos el coche en un sitio provisional (pago…) y nos acomodamos para comer frente al mar, en un parque al final de la playa Ondarreta, entre ésta y el Peine del Viento (también conocido erróneamente como “Peine de los Vientos”)

Mientras los “chicos” se llevaban los coches a un lugar mejor (no medido…), las “chicas” nos quedamos en la playa hablando distendidas mientras los peques jugaban a sus anchas al borde del paseo, frente al mar, el acuario y el monte Igueldo (Igeldo en euskera):

Y, una vez con los papis de vuelta, ¡a pasear!:

Primera parada: El Peine del Viento.

El peine del viento son tres esculturas que se encuentran al final de la Playa de Ondareta realizadas por el escultor Eduardo Chillida. Las tres esculturas son de acero, algo oxidadas por el agua y el paso de los años, ya que fueron creadas en 1977.

Están incrustadas en las rocas, al aire libre, cuando el viento sopla fuerte, empuja las olas del mar contra las esculturas y estas azotan con fuerza. El peine del viento se ha convertido con los años en un emblema de la ciudad.

Cuando se colocaron en septiembre de 1977 no se hizo ninguna inauguración, pero en el 2007 la ciudad quiso rendirle un homenaje a los 30 años que cumplían, los hijos y la mujer de Eduardo Chillida acudieron al acto que la ciudad le dedicó. Este homenaje también le rindió tributo a mas arquitectos e ingenieros que han participado en parte de la obra de arte, entre ellos el arquitecto Luis Peña Ganchegui, que fue el que se encargó de diseñar la plaza que da acceso al Peine del Viento; el ingeniero José Mari Elósegui, que dirigió la instalación de las piezas; y el industrial Patricio Echeverría, en cuya empresa se fundieron las esculturas, de nueve toneladas cada una.

Es un sitio ideal donde poder disfrutar al aire libre de arte y de la naturaleza al mismo tiempo.

La foto obligada 🙂 (la idea era con los peques solos, pero se nos colaron 2 papás)

Antes de seguir la caminata, un pequeño tentempié de frutas para recuperar fuerzas.

En la foto no se aprecia, pero el lugar transmite una paz… De verdad, hay que estar ahí y sentirlo, el sonido del mar, la brisa fresca, el color de la roca, los turistas desperdigados sentados o tumbados… No sé, era un buen lugar para descansar y picotear un poco de la merienda:

Y después… ¡un buen paseo!, disfrutando del paisaje hasta llegar al Palacio de Miramar.

El Palacio Miramar y su parque tiene una superficie de 34.136 m2, limitados, por el norte, por los jardines de Ondarreta, las peñas y el mar, por el sur, con el Paseo de Pío Baroja, por el este, con el Paseo de Miraconcha y, por el Oeste, con el Paseo de los Miqueletes.

El palacio fue proyectado por el arquitecto inglés Selden Wornun, en 1888, pero fue llevado a cabo por Benito Olasagasti, bajo la dirección del arquitecto José Goicoa.

El paisaje desde allí es precioso, y, tenderse en la hierba, rodeado de buenos amigos, es como estar en sueño…

Si la tarde hubiera terminado aquí ya hubiera estado genial, pero la playa tan cerca, y con tantos niños… ¡Era obligado bajar a la arena también!:

¡Y al mar!

Pero tampoco terminó aquí, todavía quisimos llegar más allá.

Queríamos enseñarles la plaza del ayuntamiento, recorrer las callejuelas y hasta comer algún pinchito en la parte vieja, pero, el día dura lo que dura y no íbamos a poder llegar hasta allí, así es que disfrutamos del final de la tarde dando otra caminata por el paseo, junto a su famosa barandilla, tomando un helado y disfrutando de sus playas y su arquitectura:

El Café de la Concha (donde se ve la barandilla):

Una vista del Ayuntamiento y su plaza con el mítico tiovivo (¡es precioso! como no llegamos hasta ahí no tengo fotos de cerca, ¡tendremos que volver!)

Y ya de vuelta, algunos de sus edificios y rincones:

Fue un día precioso, ¡me encanta descubrir sitios nuevos! pero, en especial, ¡me encanta compartir momentos con mis amigos!.

Nos faltaron muchos sitios por recorrer, por lo que, ¡ya hay excusa para volver!, y, si lo hacemos, os traeré más fotos para que podáis disfrutar con nosotros de esta ciudad maravillosa.

Feliz semana.

Anuncios

5 comentarios to “Un paseo por Donosti, San Sebastián. En Fotos.”

  1. Almu33 Says:

    Ay Sol!!!

    Esta semanilla te he echado de menos (tu blog es de visita obligada por la mañana) y ahora me pones estas fotos que me dan una envidia de lo peorcito ;-b.
    Me encanta ver vuestras fotos y lo muchísimo que disfrutáis. Es una delicia ver crecer a tus peques a través de las fotografías que pones, y mira que están mayores y preciosísimas.
    Gracias por compartir tus vivencias, a través de tu blog y de tus ojos, el mundo se ve mucho más bonito.

    Un beso gordo gordo.

  2. Vero Says:

    Sol, que hermosas postales de tan hermosos lugares!
    Conoci muy poco de España y por suerte algo del Pais Vasco, cerca de Logroño, bien cuando empieza y es precioso!
    Un beso grande!

  3. solcreciendojuntos Says:

    Almu!, a mi me encanta leerte, siempre con palabras tan bonitas para nosotras, para todos, eres un Sol!.
    Gracias a ti por tu mensaje, es un placer compartir con personas como tú.

    Vero!, no sabes cuánto me alegra que te haya gustado la entrada, y las fotos, no había buena luz, estaba muy nublado ¡como de costumbre!, pero la ciudad es tan bonita y la temperatura estaba tan agradable, creo que en parte algo se puede apreciar en las imágenes, aunque sea sólo una pequeñísima parte de lo que es en realidad.
    No sabía que habías estado por aquí, si volvés no dejes de avisarme, si?, me encantaría verte!, no somos grandes conocedores, pero te hacemos de guías encantados!.

    Un beso grandote para las dos.

    Sol.

  4. Fridakagalo Says:

    Vives en Donosti?? Qué suerte guapa, y eso que yo soy de Bilbo, eh? Pero como vivo en Madrid puedo reconocer sin miedo que es más bonita la Bella Easo! Yo voy siempre que puedo, estoy enamorada de Hondarribia..

    • solcreciendojuntos Says:

      ¡Hola!,
      No vivimos en Donosti, ¡fue toda una excursión llegar hasta allí!, unos estamos en Cantabria y otros por los alrededores de Bilbao, allí fue donde nos encontramos todos y salimos rumbo Donosti. Sí que es bonita ¿verdad?, ¡pero Bilbo también tiene su encanto!, está muy linda ahora.
      ¿Vives en Madrid?, yo viví 2 años allí, en mi época de “estudiante post-universitaria”, en pleno centro, ¡me encantaba!, tan cosmopolita, tanto ajetreo, la eché mucho de menos cuando me vine para aquí… aunque ahora, con las peques creo que estamos mejor donde estamos, con el mar a pocos metros, en una ciudad chiquitina, ¡parece creada para niños pequeños!, me he hecho muchísimo a la zona y estoy encantada con “mi pueblo” y el norte en general ¡es precioso!
      Vaya… ¡cómo me enrollo!.
      Un beso y gracias por participar : )


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: