Vivencias: ¡A montar a caballo!

Los que me conocéis desde hace mucho ya conocéis mi amor por los caballos…

Siempre me han parecido animales maravillosos; seres fuertes, sensitivos y dóciles, y unos magníficos compañeros.

Donde vivimos tenemos la suerte de estar rodeados de mucha naturaleza, donde podemos disfrutar de ver ovejas, vacas, caballos… pastando a sus anchas. Las niñas adoran ver a los animales y les encanta acercarse a acariciar a los caballos, (¡lo traerán en los genes!), la pequeña quiere uno, y siempre se enrolla explicado dónde lo tendría y cómo cuidaría de él…

Por suerte también cerca de aquí hay varios lugares donde ofrecen montar a caballo, ya sea más profesionalmente, en pistas y con clases, o de forma más ocasional, disfrutando de un paseo por la playa o el monte.

Este domingo nos acercamos a uno de estos sitios, para que las peques pudieran disfrutar de estar en contacto con los caballos, acariciarlos, ofrecerles hierba y montar un rato. Para eso nos fuimos hasta Laredo, Cantabria, donde puedes montar en excursiones guiadas o puedes llevar tú mismo a tus niños a dar un paseo en pony por la arena cerquita de la playa.

Para quienes estéis interesados, los precios aquí varían desde 5 ó 6 euros (dependiendo del lugar) media hora de paseo en pony acompañados por sus padres, a 9 a 10 euros la hora entera.

¡Si fuera más barato creo que nos tendrían allí cada fin de semana!.

Y es que, además de ser una manera divertida de pasar la tarde, de poder hablar con tus niños sobre el cuidado de los animales y el respecto que se merecen, el montar a caballo tiene muchos beneficios, entre ellos mejora el equilibrio y la movilidad, por lo que se han demostrado excelentes resultados en personas que sufren de parálisis. También actúa en el plano de la comunicación y el comportamiento, por lo que también es utilizada en personas con dificultades para adaptarse socialmente. Por todo ello existen terapias con caballos, entre las que se encuentran la Equinoterapia y la Hipoterapia.

Con este tipo de terapias se pueden conseguir:

Efectos fisiológicos: Aumenta la capacidad de percepción a los estímulos.
Efectos psíquicos: Estimula la atención, la concentración y la motivación frente a otros movimientos. Aumento de la autoestima y de la seguridad en uno mismo.
Efectos físicos: Al poseer el caballo una temperatura corporal y un volumen muy superiores al hombre, otorga una importante transmisión de calor y solidez al ser abrazado y tocado por una persona.

El trote del caballo transmite al jinete un total de 110 movimientos diferentes por minuto, por lo que no hay un sólo músculo al que no se le transmita estímulo. Lo anterior lleva a que el paciente realice movimientos para estirarse, relajarse, mejorar la coordinación y el equilibrio.

El punto que diferencia a la Equinoterapia e Hipoterapia con otras terapias tradicionales, es que es asumida por el paciente como una actividad divertida que se desarrolla al aire libre, lo que influye notablemente en la obtención de resultados positivos

La terapia ecuestre constituye una alternativa de tratamiento para personas con dolencias especiales de todas las edades. Si queréis conocer más sobre ella podéis leer Aquí (aunque, buscando en internet podréis encontrar mucha información).

Pero hoy sólo venía a compartir con vosotros nuestra tarde con los ponys, una tarde muy deseada por las peques, que, cada verano, esperan ansiosas ir a saludarlos, acariciarlos y montar un rato.

Os dejo algunas fotos, espero que las disfrutéis:

Apenas nos dieron el pony, de camino hacia las zonas de arena:

Al trote (me encanta lo que le encanta trotar, ¡se lo pasa en grande!)

Explicando cositas básicas a la peque, para el resto, lo mejor, es la naturalidad:

Dejando descansar un ratito:

La foto de rigor ;P  :

A caminar un ratito con papá, dando una caricia merecida (¡lo que hemos trotado los papis!):

Otra vez la hermanita mayor, ya de vuelta, llevada por la peque, ¡cómo adora a los caballos!:

Una foto mientras esperan a ser montados:

Y una de hace años, escaneada de una foto en bastante mal estado, con mi querido Chicharrón, mi gran compañero de adolescencia, un ser único y especial:

Espero que os hayan gustado.

¡Feliz semana! : )

Anuncios

6 comentarios to “Vivencias: ¡A montar a caballo!”

  1. Lore Says:

    preciosas imagenes!!! yo tambien tengo bellos momentos con los caballos, desde niña pude convivir con ellos en el pueblo donde tienen casa mis tios, tenian una yegua y un potrillo y era increible verlos, tocarlos y disfrutar de su fuerza, su inteligencia y su calor.
    Gracias por compartir estos momentos Sol!!!
    un fuerte abrazo desde vitoria

  2. Laura Says:

    Que lindas fotos!. Todavia guardas las cucardas ?( espero que esté bien escrito) porque ese termino lo aprendí de vos !.
    Muchos besos. Me alegro tanto que ya estés recuperada y disfrutando de tu hermosa familia.
    Te quiero mucho.
    Laura Vidal.

    • solcreciendojuntos Says:

      ¡¡Lau!!
      ¡Qué sorpresa leerte!.
      No sabés lo que te he extrañado estos meses… (bueno, ¡siempre!), sabés lo que te quiero y lo que me gusta compartir las cosas con vos, ¡cómo me gustaría que estuviéramos más cerca!.
      La cucaradas… ni idea, las dejé todas en una bolsa enorme en la casa de mi abuela… no sirven para nada pero ojalá todavía las tenga, fueron muy especiales para mí…
      Un besote gigante, para vos y los tuyos.

      Te quiero y te extraño,

      Sol.

  3. Alexia Says:

    Que fotos más preciosas! A mi también me encantan los caballos, ojala a mi nena también le gusten ^^


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: