Vivencias: ¡Ánimo Begoña! Y toda mi fuerza para ti Gladys.

Begoña es una “compañera aneurismática”, una compañera que, a pesar de la distancia y de casi no haber cruzado mensajes entre las dos, ha sido un gran apoyo en mi recuperación, en las dudas y angustias de mi nueva situación aneursimática.

Hace 6 años tuvo una hemorragia cerebral de la que afortunadamente salió viva y sin secuelas, aunque con un susto gordo en la intervención y una larga recuperación.

Durante estos 6 años sus aneurismas se habían mantenido bien ocluidos, pero había aparecido otro muy pequeñito por lo que la controlaban más seguido (con las “preciosas” angiografías), esa lucha, de por sí, ya la tenía cansada (no sólo es duro pasar por la angiografía en sí, como procedimiento médico, sino que, el aspecto psicológico, de recordarte que tus aneurismas siguen ahí, que pueden repermeabilizarse, que puede fallar algo en el procedimiento… pues… no es fácil de sobrellevar, aunque se vuelva casi una rutina…).

Hace unos meses, en el último control, vieron que sus aneurismas tratados se habían repermeabilizado, es decir: vuelve a entrar sangre en su interior, por lo que el riesgo de una nueva hemorragia vuelve a ser grande…

Sabemos que esto es así, que pasa más a menudo de lo que nos gustaría, pero nada te prepara para volver a enfrentarte a los fantasmas de una nueva intervención, a la espera, al riesgo de una nueva hemorragia, a recordarte tan de cerca lo frágil que somos.

Estos días lo está pasando mal, según sus palabras “estoy cansada de esta lucha”, “no le encuentro sentido”…  Y yo quisiera poder hacer más,  me siento inútil…

Y es que estos días le son doblemente duros porque Gladis, una buena amiga y compañera también “aneurismática”, ha tenido que ser operada de urgencia…

En momentos así, cuando te preocupa tu salud, el futuro de los tuyos, la vida de una amiga… creo que no hay palabras acertadas para decir…  Tal vez, en momentos así, sólo sirva un abrazo, saberte acompañada, querida. El resto es tan incierto que hasta una palabra de aliento puede resultarte un insulto… Sabes que va llena de buena intención, y lo agradeces sinceramente, pero duele tanto sentir que nadie puede entender la desazón, el desconcierto que sientes… Ya volverás a ser fuerte cuando puedas, pero, esos días… a veces, sólo necesitas…. no sabes ni qué necesitas, tan solo que nadie sufra.

Esta entrada no iba a escribirla, no viene a cuenta de crianza, ni portabebés… Pero a veces, compartir lo que te apena, plasmar los buenos deseos y que otros puedan desearlos también… no sé… puede que ayude, y que, esa buena energía, ese deseo de que todo vaya bien, esa que nos sale de dentro al saber que alguien la necesita, pueda llegarle, y ayudarle a recuperar la esperanza y la fuerza para seguir, como siempre.

Desde aquí, Begoña, aunque no me leas, te envío mis mejores deseos, con muchísima energía de la buena y todos los ánimos posibles para que sigas fuerte como hasta ahora, ¡con esas ganas de comerte el mundo! y de hacer tantas cosas.

Lo mismo que a ti Gladys, aunque no te conozca, porque deseo, y espero, de corazón, que todo salga bien, y que pronto, muy pronto, estés de vuelta en casa, con los tuyos, siendo la misma de siempre. Desde aquí también te envío toda la energía positiva y la fuerza necesaria para salir de la UCI, y del hospital, lo antes posible, y volver a disfrutar de estar junto a los tuyos, y los tuyos de ti.

Un abrazo muy fuerte y mucha salud, para todos.

Anuncios

2 comentarios to “Vivencias: ¡Ánimo Begoña! Y toda mi fuerza para ti Gladys.”

  1. Javier Fernández Says:

    Aquí va mi apoyo para Gladys y para Begoña, con la que ya chateé el otro día (y para tod@s los demás, claro). Tú ya lo has dicho todo, Sol. No creo que sea necesario decir más.

  2. Soledad Garcia Salas Says:

    Un montón de energía positiva para quién tiene que luchar tanto, deseo que su recuperación esté siéndo posible, y ambas estén mejor. Animos


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: