El niño “separado” (la ruptura del continuum).

Os acerco el enlace a un escrito de Ileana Medina Hernández, de “Tenemos tetas“, porque son de esas cosas que me parecen enriquecedoras leerlas, para tener más visiones, para elegir tu camino. Creo que si tuviera más tiempo alguna vez hubiera escrito algo parecido, tal vez alguna cosa podría haberla expresado diferente, algún matiz no lo veo exactamente igual, pero, en líneas generales, creo que expresa muy bien lo que muchas hemos sentido al ser madres, al leer el libro El Concepto del Continuum, al descubrir lo que hoy en día se pretende para madres y niños…

Con respecto al final de su escrito, ¡claro que se puede!, lástima que muchos no lo entiendan, no lo aprueben… Aún así, continuar tu vida, tus salidas, comidas fuera, tus labores diarias, tus cursos, congresos… con tu bebé a cuestas, no sólo es posible, (y más de una lo hemos hecho), sino que es doblemente gratificante, porque como muchas sabemos, dejar de lado tu vida, lo que te llena, para cuidar de un bebé del modo que se entiende la maternidad hoy en día, puede ser muy duro y frustrante, y, a la vez, intentar seguir con tu vida, esa dónde sólo existías tú, sin tu bebé, puede ser lo más doloroso a lo que una madre tenga que enfrentarse, separarse de su bebé, cuando cada célula de tu cuerpo te pide estar con él, puede ser una prueba muy difícil, (y contra natura), que pocas mujeres pueden soportar.

¡Pero no me enrollo más!, aquí os dejo el enlace al escrito: “El niño separado (la ruptura del continuum)“.

Gracias Ileana por compartirlo.

Anuncios

3 comentarios to “El niño “separado” (la ruptura del continuum).”

  1. Raquel Says:

    Estoy contigo Sol,

    Precioso…
    Gracias a tu pagina he descubierto el mundo de los portabebes y estoy encantada, he empezado tarde pero segura, tengo una nena de 2 años y otra de 11 meses, el ultimo mes estoy llevando a mi pequeña en la bandolera y estoy encantada, siempre ha querido estar en brazos y no sabia como hacerlo y también poder atender a mi otra nena de 2 años, buscando una solución encontré tu blog y ahora cada vez que pongo a mi pequeña en la bandolera y se abraza a mi me siento especial, me arrepiento de no haberlo utilizado con la mayor por que ahora no quiere que la sujete con la bandolera, alguna recomendación de como puedo empezar a cangurear con ella?? cada vez que ve la bandolera dice: no, ahí no.

    Muchos besos desde Madrid

    • solcreciendojuntos Says:

      Hola Raquel,

      Me alegra que te resultara útil mi pequeño blog y más aún que podáis disfrutar de los portabebés, es maravilloso sentirlos así de cerquita ¿verdad?, esa complicidad que se genera es muy especial… : )

      Con respecto a tu pequeña de 2 añitos sólo se me ocurre recomendarte tiempo… Seguramente, un día, sin más, te pedirá ir “allí”, como su hermanita. Para ella no sólo es algo nuevo, sino que además, está en la etapa en que suelen sentirse que ya pueden ser independientes, caminar solitos, explorar…

      Hay niños que han ido en portabebés desde que nacieron y de pronto (algunos al año, otros antes y otros después), pasan por una etapa que solemos llamar “huelga de porteo”, donde por supuesto que siguen pidiendo brazos, aún son muy pequeños, pero no quieren el portabebés… o, al menos, no aceptan ciertos portabebés o ciertas posiciones… Mi niña menor, por ejemplo, en esa época, no quería ir a la espalda, ¡de ninguna manera!, quería ir delante para poder mamar a gusto. Incluso en algún momento no quiso “trapo”, quería brazos sin más, pero claro, sin portabebés me cansaba antes, entonces lo que hacía era llevarla un poquitín a upas, y, al cansarme, le explicaba que sin portabebés no podía más, que si quería seguir a upas tendría que usar el portabebés, y, muchas veces, lo que hacía era llevarme 2, de modo que ella pudiera elegir, y, con las ganas de seguir pegadita a mamá, y viendo que mamá había hecho lo que ella había pedido, aceptaba sin protestar, elegía el que quería (y la posición!) y así seguíamos, con el portabebés, felices las dos.

      Estas huelgas no suelen durar mucho, aunque descolocan un poco… Luego, al menos en nuestro caso, volvimos a poder utilizar cualquier portabebés, mi cangurita sigue prefiriendo ir delante, así podemos achucharnos y darnos besos las dos, pero, si el paseo es largo, va atrás sin problemas, encantada de ir encima de mamá ^_^

      Hoy, con sus 4 años ya, todavía me dice alguna vez: “¿te llevas la bandolera, o el Tonga? (¡o el portabebés que se le ocurra!), pensando en que si se cansa de caminar, podría estar así, “colgadita” de mamá en un portabebés : )

      Bueno, ¡vaya rollo!.
      Espero que sigáis disfrutando de vuestra bandolera y que un día de estos me cuentes que la “mayor” también va feliz en su portabebé : )

      Un beso grandote.

      Sol.

      • Raquel Says:

        Hola Sol, que alegría tu respuesta!!!!!!

        Veras con la mayor sigo igual, pero en estos días me he fabricado un mei tai, bueno realmente lo termine anoche a si que aun no lo he probado, estoy deseando llegar a casa para probarlo con mi peque, me encantaría poder llevarla detrás, a la espalada, alguna recomendación?? aun no le he llevado nunca.

        Me gustaría enseñarte alguna foto y que me dijeses que te parece el mei y si tu le arias algo o esta bien así Te puedo enviar alguna foto a algún correo??

        Muchas gracias por acercarme a este mundo tan maravilloso, el de los portabebes.

        Muchos besos desde Madrid

        Raquel


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: