Los plegados en las bandoleras de anillas.

Llevaba meses (¡¿o años ya?!) queriendo escribir una entrada con este tema, y,  gracias a Marta de “Mis Canguritos“, con quién nos ofrecimos a escribir un artículo sobre el tema para la Red Canguro, ¡al fin!, tenéis aquí la entrada que prometí hace tiempo. Si no fuera por Marta quién sabe cuánto más habría tardado, por lo que no puedo dejar de agradecrle, otra vez, por toda su dedicación, entusiasmo y paciencia para que el artículo pueda al fin estar aquí.

Las bandoleras son uno de los portabebés más prácticos y cómodos, resultan rápidas de poner, ocupan poco espacio, son frescas y se pueden usar desde el primer día y hasta el fin del porteo.

El abanico de tejidos que se puede  utilizar para confeccionarlas hace de ellas un portabebé muy personalizable. Además la forma en que las anillas se unen con la tela puede adoptar también diferentes pliegues y costuras que hacen que se adapte de una manera u otra al hombro del porteador.

Éste, el de los plegados de bandolera o la forma en que se cosen las anillas, es un tema recurrente en los foros de porteo.

Es importante comenzar diciendo que no existe un plegado mejor que otro, ni siquiera el hecho de que exista un plegado más nombrado en algún foro quiere decir que ese sea mejor que otros, simplemente puede ser que sea de los más sencillos de coser, o de los más conocidos en nuestro país, aunque no así en otros.

Cualquier plegado es bueno si al porteador le resulta cómodo. Hay personas que han renunciado al uso de la bandolera de anillas porque sólo conocen un tipo de plegado, generalmente el más sencillo (el que no lleva un tipo de pliegue específico) y no les funciona, estas personas, al probar otros tipos de plegado suelen re-descubrir las bandoleras y convertirlas en uno de sus portabebés favoritos. Otras, sin embargo, prueban otros tipos de costura, en pliegues, en abanico, etc.  buscando más comodidad  y descubren que no necesitan otro plegado, que el más sencillo es el que mejor les va.

¿Cómo saber si un plegado te va bien o no? Por lo general la única manera es probando varios, si conoces a mamás o papás canguro que usen bandoleras estaría bien poder probarlas antes de decidirte cómo será la tuya.

Una de las razones por las que a no todas las personas le valen los mismos tipos de plegados es que no todos tenemos el mismo tipo de hombro (más redondeados o más puntiagudos), ni sosmos igual de delgados ni de musculosos, ni tenemos el cuello o el brazo igual de largo.

Por otrolado hay que tener en cuenta también que no todos los plegados funcionan igual en todos los tejidos por lo que un plegado que te funciona bien en una tela muy fina puede que no te resulte igual de cómodo en otra muy gruesa.

De todos modos, por lo general, una vez que pruebas un plegado que resulta de tu agrado, ese suele ser el que prefieras con la mayoría de tejidos.

Vamos a ver en detalle diferentes tipos de costura para bandoleras de anillas:

El plegado que llamamos simple o normal (más conocido como “tipo Sakura”en algunos foros de porteo en relación a una marca comercial)  lleva la tela cosida sin pliegues en las anillas. Este plegado es el que más se extiende por el cuello y el brazo , y, a nuestro entender, el que, a ciertas personas, más se le clava en las zonas que corresponden a los extremos de la tela (el borde que apoya sobre el cuello y el borde que cae bajo en el brazo) ya que esas son justamente las zonas que más peso soportan (la espalda y las corvas del bebé)

Plegado simple. Se cose sin ningún tipo de pliegue específico.

Los siguientes ya son plegados más elaborados, justamente pensados para evitar ese exceso de “desboque” de los bordes de la tela.

Con respecto a estos plegados hay una cosa en común que hay que tener en cuenta, la costura debe estar hecha lo más próxima posible a las anillas, sino, al posicionar la bandolera sobre el hombro, resultará incómodo y, para lograr el despliegue correcto sobre la espalda, tendremos que dejar las anillas demasiado bajas, causando una mala postura. Parece algo poco importante, pero es realmente lo contrario, de hecho algunas marcas comerciales pueden utilizar el mismo plegado que otras pero con distintas distancias entre la costura y las anillas y, por este motivo, resultar unas muy cómodas y otras practicamente inutilizables.

Dentro de los distintos plegados también encontraremos otras  diferencias,  en especial la estética y la forma en que apoyan sobre el hombro y derivan el peso hacia la espalda.

El plegado de tablas o “tipo SBP”,  es muy llamativo estéticamente, queda más recogido en el hombro, despliega menos. El plegado de las bandoleras Oopa sería una variante de éste  pero con pliegues asimétricos.

Plegado "SBP". Foto cortesía de !Mis Canguritos"

El cosido “tipo kalea” con tablas en los laterales y un espacio sin pliegues en el centro puede ser con los pliegues hacia el interior (sería el kalea original) o hacia el exterior, cubriendo el dobladillo lateral (sería entonces un kalea inverso). Se parece al plegado tipo SBP. Despliega bastante por el hombro pero no sube hacia el cuello ni baja tanto hacia el brazo como ocurre con el tipo Sakura.

Plegado Tipo Kalea. Cortesía de "Mis Canguritos"

El “plegado marsupina” bautizado así por Marta, de “Mis Canguritos”, es una variación del “plegado acordeón” que no despliega tanto a nivel del hombro por los pliegues previos a la costura, muy característicos por su unión central y por resultar un conjunto de capas de tela que ofrece incluso cierto efecto de “acolchado”.  Apoya sobre la parte más prominente del hombro y no se “desboca” sobre el cuello ni el brazo, permitiendo mover el brazo con más libertad y evitando que se sobrecarguen las cervicales, derivando la mayor parte del peso a la espalda y de allí a las caderas. Evidentemente es mi preferido, pero, como digo siempre, cada uno debe encontrar el plegado con el que se encuentre más cómodo.

Plegado "Marsupina"

El “plegado miscanguritos”  antes conocido como marsupina ya que Marta pensaba que era así como los cosía yo, es una variante  del box pleat.  Las capas de pliegues son las mismas  que en el Marsupina pero en vez de plegar doblemente en el interior se pliega una vez hacia adentro y otra hacia fuera.

Plegado "Mis Canguritos". Cortesía de "Mis Canguritos"

El  “plegado miscanguritos inverso” es una variante más en la que la colocación de las capas de tela se hace igual, pero luego se dobla al contrario que éste, quedando en el interior de la costura la unión central y una superficie sin uniones en la cara vista del plegado.

Plegado "Mis Canguritos Inverso". Cortesía de "Mis Canguritos"

Otro tipo de cosido para bandolera es el “acordeón simétrico”, similar estéticamente al marsupina y al miscanguritos pero con menos pliegues en la formación de la costura, quedando los dobladillos vistos en el exterior, lo que no ocurre con el marsupina, en el que la capa del dobladillo lleva otra superior.

Plegado "Acordeón simétrico". Cortesía de "Mis Canguritos"

Y el “acordeón simple”, un plegado sencillo pero también efectivo, que resulta en una superficie amplia de apoyo para el hombro pero que no despliega demasiado hacia zonas problemáticas como hombro y cuello.

Plegado "Acordeón simple". Foto cortesía de "Mis Canguritos"

Un plegado un tanto diferente a los anteriores es el “hot dog”. En este plegado, los extremos o dobladillos de la tela quedan hacia el interior de la costura, lo que no ocurre en todos los anteriores.

También tiene esta característica el plegado usado por Didymos, que denomina Scherenfaltung, aunque por comodidad lo denominamos “plegado Didymos”. El tableado de este plegado termina con los dobladillos partiendo de la parte central de la costura por lo que para desplegarse correctamente tienen que abrirse desde dentro hacia afuera.

Plegado Scherenfaltung, aunque por comodidad lo denominamos “plegado Didymos”. Cortesía "Mis Canguritos"

En todos estas plegados el uso es indistinto en ambos hombros.

Otras costuras, como las de las bandoleras PSling, Crianza Natural, etc. se recomiendan para un sólo hombro, derecho o izquierdo, por lo que al adquirirlas es necesario indicar el hombro donde apoyarán las anillas según tu preferencia. Por lo general este tipo de plegado resulta muy cómodo en su forma de apoyar sobre el homrbo, ya que las capas de tejido hacen casi como un pequeño acolchado , y, según su cosido, permiten un buen despliegue por la espalda. La principal  desventaja que presentan es que sólo pueden utilizarse en un hombro, (aunque pueden usarse del revés en el hombro contrario, perdiendo estética y comodidad dependiendo otra vez del tipo de cosido) reduciendo las posibilidades de turnar de lado para dejar descansar el hombro.

¡Y  hay más!, la imaginación, y las ganas de probar distintos apoyos, llevan a que casi cada día, las madres que cosen y casas comerciales, prueben distintos plegados.

Cuál será el que mejor se adapte a ti, sólo tú lo sabrás, puede que pruebes uno y en ese instante te enamores de él o que al probarlo no termines de sentirte a gusto, si te pasa esto último no te desanimes, seguro que tú también encontrarás tu plegado  preferido, ese que te permita disfrutar de las bandoleras haciendo de ellas un portabebés casi, (¡0 completamente ¡) imprescindible.

Anuncios

3 comentarios to “Los plegados en las bandoleras de anillas.”

  1. Vero Says:

    HOla Sol!
    No se que plegado tendra la bandolera de jean que tu mami me envio desde Rosario pero te aseguro que fue adoracion absoluta al usarla, tanto para mi comodidad como la de mi bebe.
    Gracias por compartirlo!
    Un beso desde Baires!
    Vero

    • solcreciendojuntos Says:

      ¡Hola Vero!
      ¡Qué bueno que les gustara la bandolera!, no sé qué plegado será, sé que empezaron cosiendo uno algo diferente al que hacía yo, pero la última vez les enseñé el mío y las nuevas eran así; lo importante, como decimos con Marta, es que se adapte a la persona que lo usa y le resulte cómodo, así es que, sea el que sea, si les va bien, ¡es genial!, ahora sólo queda disfrutarla mucho.
      ¡Espero que la disfruten un montón!
      Un beso grande y muchas gracias por escribirme, siempre me hace ilusión leer a otra mamá disfrutando de su portabebés, y pensar que me escribís desde Argentina… no sé, es muy especial. : )
      ¡Besotes!
      Sol.

  2. La bandolera | Emma Says:

    […] claro, no puedo terminar ni dar las gracias también a Sol, la mamá Marsupina, a Mis Canguritos, que nos enseñó con su tutorial a hacer bien el plegado, a Lara por su apoyo y […]


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: