"Picoteaba un día la Gallina". Carlos González.

A próposito del tema que este año será el protagonista de la Semana Internacional del Parto Respetado (que comentaremos en las próximas semanas), he recordado un texto muy divertido y con ese toque de ironía, del Dr. Carlos Gonzáles.

Aquí os lo dejo, espero que os guste:

Picoteaba un día una gallina

entre unos desperdicios de cocina

cuando le sobrevino un deseo urgente

de alzar la vista al frente

y caminar con paso vacilante (el cuello para atrás y para adelante)

hacia un montón de paja allí dispuesto. Leer el resto de esta entrada »

Charla sobre Parto Respetado con Luis Mediavilla.

luis

Luis Mediavilla. Comadrona de Dar a Luz.

Ayer tuvimos la suerte de contar con dos profesionales y personas maravillosas que vinieron hasta Castro Urdiales a brindarnos con palabras e imágenes sus experiencias y conocimientos sobre un parto respetado, aquel en que el proceso fisiológico del mismo no es interferido, tan sólo acompañado, de forma discreta y amorosa, bajo la atenta vigilancia de una matrona experimentada.

 

parto-en-casa-aLa charla comenzó sobre las 18hs, en la sala de actos de la Casa del Mar, con unos 22 asistentes, entre los que se contaban especialmente mujeres, embarazadas, madres y futuras madres, pero también varios hombres y bebés y niños, que acurrucados en el pecho de sus madres los más pequeños, o jugueteando por la sala los mayores, compartieron la tarde y disfrutaron de las preciosas imagenes que se proyectaron.parto-en-casa-c

 

Al finalizar la charla hubo tiempo para preguntas que tan amablemente respondió Luis, intentado contar la verdad sobre lo que ocurre en los partos, tanto en casa como en los hospitales y clínicas privadas. 

 

Cuando todo parecía llegar a su fin, aún quedaba una última sorpresa, un precioso vídeo con imágenes enternecedoras, de aquí y de otras culturas, con niños en brazos, en regazos de sus madres y padres, de parto-en-casa-bsus hermanos, en la rutina diaria, caricias, besos, masajes… Bebés en el pecho de sus madres al nacer, el lugar esperado de todo bebé, el que trae en sus expectativas innatas, y el que todo bebé debría disfrutar en su nacimiento y muchos meses más allá.

 

A mí se me hizo corto, como siempre, y esperamos volver a vivir esta experiencia varios años más.

 

Muchas gracias Luis  y Sonia, por todo, y gracias a todos por venir.

Un abrazo fuerte.

¿Que pasaría si no hubiera pelvis?

Como esta semana tendremos la charla de Luis Mediavilla, una matrona dedicada en cuerpo y alma a los partos respetados, os dejo aquí un artículo que leí hace tiempo, cuando frecuentaba la lista “Apoyocesáreas” de “El Parto es Nuestro“, una maravillosa lista de apoyo para mujeres que han sufrido una cesárea ( e incluso también para aquellas que han tenido un parto vaginal, pero lamentablemente traumático). Hacía tiempo que me había olvidado de este escrito, pero hoy, leyendo por aquí y por allí, volví a dar con él y lo comparto aquí, para quien quiera leerlo:

¿Que pasaría si no hubiera pelvis? ¿Y que tal si la pelvis tuviera tan poco que ver con como nace un niño como el tamaño de la nariz de la madre?. Después de más de 20 años atendiendo partos estas son las conclusiones a las que he llegado. La pelvis se abre en tres puntos: la sínfisis pubiana y las dos articulaciones sacro ilíacas. Estos puntos estás llenos de hormonas relajantes: la pelvis empieza a deshacerse literalmente a partir de la 34 semana del embarazo. Además de estas caderas móviles, amplias y flexibles, la naturaleza ha dado a los humanos el premio extra de tener una cabeza de bebé amoldable, plegable y que se encoge. Igual que una olla al vapor tiene tapas que se ajustan a todas la cazuelas, los cuatro huesos superpuestos que forman la cabeza del bebé se ajustarán al cuerpo de la madre. Cada mujer que vive hoy en día es el resultado de millones de años de selección natural. Las mujeres de hoy están al final de la evolución, son las que tienen los huesos que les permitieron llegar hasta aquí. Con la excepción de los últimos 30 años, casi todos venimos de generaciones maternas de partos vaginales suaves y normales. Antes de estos últimos 30 años, hubo problemas graves en algunas mujeres debido a la malnutrición materna y a las infecciones hospitalarias. Leer el resto de esta entrada »

Charla: "El Parto Respetado"

Hola a todos!
El próximo día 23 de enero, la asociación Ítaca, por una crianza y educación respetuosas, organiza una charla sobre el Parto Respetado, para ello contaremos con la presencia de la matrona Luis Mediavilla. parto-respetado-copia

Se hablará sobre: Leer el resto de esta entrada »

Cada vez más mujeres prefieren el parto natural

Sanidad promueve opciones alejadas del alumbramiento medicalizado. En Catalunya se han doblado las solicitudes

“Parirás con dolor”, dice la Biblia. Y en la mayoría de los hospitales españoles esta máxima se hace realidad precisamente por el afán de los médicos de eliminar cualquier molestia a la mujer que va a dar a luz. La utilización de hormonas artificiales para agilizar el parto o los cortes de varios centímetros en la vagina para ensanchar el orificio se han convertido en prácticas de rutina que rompen el ritmo natural que impone, por instinto, el cuerpo femenino.

Muchos médicos rechazan estas nuevas prácticas por miedo al riesgo 

Pero la solución para un parto más cómodo y más beneficioso es intervenir lo menos posible y no meter prisa a la madre. Estas ideas, que hasta hace poco sonaban a chifladuras en el oído de la profesión médica española, fueron recogidas ya en 1985 por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España, hace años que son defendidas por asociaciones de mujeres que exigen una humanización del alumbramiento. Por fin, desde 2007, están siendo promovidas por el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas en la Estrategia de Atención al Parto Normal.

Se trata de abordar el parto como un proceso fisiológico, no como dolencia

El nombre es muy largo, pero se puede resumir en una historia fácil de entender: la del parto de Vanesa Navarro, el mes pasado, en el Hospital de la Plana de Castellón, uno de los centros punteros en la desmedicalización de los alumbramientos. Vanesa sufrió las contracciones al ritmo que le imponía su cuerpo, sin que le administraran hormonas artificiales para apresurar el parto.

Dio a luz sin que le rasuraran la pelvis, sin que le pusieran un enema para vaciarle el recto, sin que le hicieran un corte con un bisturí para ensanchar la vagina, y sin la anestesia epidural. Además, parió en posición vertical y amamantó a su hijo Hugo minutos más tarde, porque la matrona le puso al bebé sobre el pecho en cuanto la criatura salió de ella.

Seguridad ante todo

Eso sí, Vanesa es una mujer sana y su parto era normal. Ante cualquier complicación, se la habría trasladado a la sala de al lado, el quirófano. Y allí sí se la habría sometido a la medicalización necesaria.

Asociaciones de mujeres reclaman la humanización a la hora de dar a luz

“Se trata de abordar el parto como lo que es: un proceso fisiológico y no una enfermedad. Quien decide en qué postura da a luz o qué técnicas se le aplican es la mujer, a la que debemos informar de todas las opciones, y no el médico”, resume Concha Colomer, coordinadora de la Estrategia en el Ministerio de Sanidad.

Y esto es, ni más ni menos, lo que se practica en los países del norte de Europa desde hace décadas. En España, algunos hospitales, como el de la Plana o el de la Inmaculada, en Almería, comenzaron por iniciativa de sus profesionales a aplicar estas buenas prácticas hace años. En el resto, se van imponiendo muy poco a poco.

Todas las CCAA, salvo Madrid y el País Vasco, han firmado convenios con Sanidad por los que determinados hospitales reciben fondos para la formación de sus sanitarios y la adecuación de sus estructuras. Todavía son pocos: de dos a ocho centros por comunidad. El mayor obstáculo son los propios ginecólogos. “Se han formado con prácticas medicalizadas y ahora a algunos les cuesta cambiar”, explica Carmen Barona, responsable de la Estrategia en el País Valenciano. No obstante, incluso la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia acepta y apoya la iniciativa.

La oferta de estos partos es aún minoritaria, pero “la tendencia es imparable”, según Barona. La prueba es el aumento de la demanda entre las mujeres, entre las que funciona “el boca-oreja”. En Catalunya, la única comunidad con datos concretos, el número de mujeres que accedió a un alumbramiento no medicalizado fue en 2007 de 1.148, el doble que en 2006.

Dar a luz con normalidad

¿Qué es el parto natural?

Se considera que el parto natural es parir de la forma más fisiológica posible y evitando intervenciones quirúrgicas innecesarias. Además, se pretende que la mujer esté informada en todo momento y pueda decidir sobre su cuerpo.

¿A quién va dirigido?

Los protocolos españoles de parto natural van dirigidos a mujeres con embarazos en los que no se prevé complicaciones, es decir, a mujeres con gestación de riesgo bajo o medio.

¿Dónde se puede parir?

En 2007, el Ministerio de Sanidad creó la Estrategia de Atención al Parto Normal por la que se pretende “humanizar la atención al parto”. Las CCAA más comprometidas son Catalunya, donde diez hospitales ofrecen el servicio; Andalucía, con 20, y el País Valenciano, con ocho.

¿Quién ayuda a la mujer?

En los partos medicalizados es el ginecólogo quien dirige la intervención. Sin embargo, en los partos naturales son las comadronas.

¿Qué hacen en otros países?

En Italia, las mujeres prefieren los partos naturales y para ello disponen de cualquier hospital público. En Inglaterra, las parturientas también prefieren dar a luz de forma natural. Tanto parir en casa como en un hospital es gratuito. En Alemania, el Estado obliga a los seguros médicos a pagar los partos en casa o en los centros de alumbramiento. 

Publicado en “Público.es”

Preguntas frecuentes sobre parto vaginal después de cesárea "PVCD"

cesarea2

cesárea

¿Es cierto eso de que “Una vez cesárea, siempre cesárea”? 
R: No, esto es un concepto médico desactualizado. Hace 40 años, no había suficiente información disponible sobre los riesgos del trabajo de parto después de un parto por cesárea. Adicionalmente, la mayoría de las cesáreas que se realizaron en aquel entonces se hicieron con incisiones clásicas, mientras que actualmente en casi todas las cesáreas se usa incisiones transversas bajas también llamadas “bikini”. Los estudios actuales demuestran que el PVDC (parto vaginal después de cesárea) es, de hecho, una alternativa más segura para la madre y el bebé que programar una cesárea después de una cesárea previa donde la incisión fue transversa baja.

P: Mi médico me dijo que mi pelvis es muy pequeña para parir vaginalmente a un bebé de más de 3,6 kilos (8 libras) ¿Es eso cierto?
R: No, la pelvis y las cabezas de los bebés son estructuras óseas flexibles. Durante el trabajo de parto, la pelvis se abre permitiendo que pase el bebé, cuya cabeza se amolda perfectamente. De hecho, en la posición de cuclillas, la pelvis estará un 33% más abierta que antes del embarazo. Muchos factores contribuyen a que esto sea así. Para empezar, durante la última etapa del embarazo, se libera una hormona llamada relaxina, la cual ablanda los ligamentos y el cartílago que rodean la pelvis. Igualmente, las diferentes posiciones y movimientos de la madre durante el trabajo de parto cambian las dimensiones de la pelvis, por ejemplo, caminar, subir escaleras y colocarse en cuclillas. Estos factores aunados a la flexibilidad de la cabeza del bebé otorgan mucho espacio para que los bebés pasen por la pelvis. La cabeza de los bebés está formada por cinco placas que están conectadas con tejidos blandos que le permiten amoldarse durante el nacimiento a medida que el bebé baja por la pelvis. Estos huesos vuelven a su estado normal unas horas después del parto.

P: He tenido más de una cesárea ¿Puedo tener entonces un parto vaginal?
R: Absolutamente. Varios estudios han demostrado que, en comparación con la probabilidad de ruptura uterina después de una cesárea, la probabilidad no aumenta significativamente después de dos o más, siempre y cuando no se realice una inducción. Sin embargo, sí existe relación entre una mayor incidencia de placenta acreta y cada cesárea sucesiva. La placenta acreta es una condición en la cual la placenta se “incrusta” en las capas de músculo de la pared uterina, lo cual puede causar problemas de retención de placenta, lo que a su vez suele ocasionar hemorragia y hasta podría ser necesaria una histerectomía para detener el sangrado. Otra buena razón para evitar una nueva cesárea.

P: Mi médico afirma que programar una inducción aumentará mis probabilidades de tener un parto vaginal ¿Cuál es su opinión?
R: De hecho, es totalmente al revés. Las inducciones así como las conducciones al trabajo de parto contribuyen a un marcado aumento en la tasa de ruptura uterina, y por tanto deben evitarse siempre que sea posible. Las inducciones también conllevan a una mayor tasa de cesáreas. Si por razones médicas es necesaria una inducción, se recomienda ampliamente la monitorización de la madre y el bebé.

P: No encuentro un médico que apoye mi decisión de tener un parto vaginal después de cesárea..
R: Encontrar un médico que te apoye puede ser difícil. Si alguien te dice que no hay ningún doctor en el área que apoyaría tu parto, no le creas. Tómate el tiempo de hacer citas para visitar a diferentes médicos o matronas. Hazles preguntas y escucha sus respuestas.

P: ¿Es cierto que el ACOG recomienda que a todas las mujeres se les vuelva a hacer una cesárea?
R: No. El ACOG (Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos) afirma que la mayoría de las mujeres con una cesárea previa son candidatas para un PVDC y que se les debe aconsejar un PVDC y ofrecerles una “prueba” de parto. Sin embargo, después de revisar sus recomendaciones, han incluido que un obstetra debe estar disponible de inmediato durante el trabajo de parto de una mujer con cesárea previa.

P: Mi bebé está de nalgas ¿Se me debe hacer una cesárea?
R: No necesariamente. Depende de en qué posición esté el bebé y la experiencia de tu médico o matrona. Con un profesional capacitado, un parto vaginal de nalgas puede ser tan o más seguro para la madre y el bebé que una cesárea. Sin embargo, hacer que el bebé se dé la vuelta es la mejor manera de evitar una cesárea; existen muchas técnicas disponibles para que un bebé de nalgas adopte la posición cefálica, es decir, cabeza abajo.

P: ¿No causa el parto vaginal problemas como por ejemplo “daño” al suelo pélvico?
R: El Dr. Alastair MacLennan, un importante investigador, declaró en una entrevista con Reuters Health que: “80% de los problemas que experimenta una mujer debido a un parto vaginal también los sufre una mujer que haya tenido una cesárea.” La mayoría de las veces son intervenciones como la episiotomía, las ventosas y los fórceps las que contribuyen a la incontinencia urinaria y fecal, el prolapso del útero y al daño al suelo pélvico, y no el parto vaginal mismo. Las mujeres que han sufrido una cesárea también experimentan incontinencia urinaria y fecal y otras dolencias debidas a la cirugía o simplemente como resultado de las hormonas del embarazo o de las drogas usadas durante el parto.

P: ¿No es más segura una cesárea que un parto vaginal después de una cesárea?
R: La operación cesárea es una cirugía abdominal mayor con todas sus implicaciones. La cirugía misma, independientemente de los problemas médicos que puedan conducir a una cesárea, aumenta los riesgos de cirugía materna, histerectomía, hemorragia, infección, coágulos, daño a los vasos sanguíneos, la vejiga u otros órganos, depresión posparto, síndrome de estrés post traumático y rehospitalización por complicaciones. Las posibles complicaciones crónicas causadas por adhesiones del tejido de la cicatriz incluyen: dolor pélvico, problemas al defecar, y dolor durante las relaciones sexuales. El tejido de la cicatriz hace que las siguientes cesáreas sean más difíciles de llevar a cabo, y por lo tanto aumenta el riesgo de lesionar otros órganos, sufrir placenta previa o acreta, infertilidad, embarazo ectópico o ruptura uterina durante los embarazos subsiguientes y aumenta el riesgo de problemas crónicos causados por las adhesiones. También existen riesgos para el bebé como el síndrome de estrés respiratorio, que el bebé sea prematuro, bajo peso al nacer, ictericia, baja puntuación APGAR (una evaluación de la salud del recién nacido), y para finalizar entre 1 y 9 por ciento de los casos se corta y hasta lisia al bebé con el escalpelo.

pvdc 

Parto Vaginal después de Cesárea "PVDC"

P: ¿Cuál es el verdadero riesgo porcentual de sufrir una ruptura uterina?
R: Esto es una pregunta difícil porque son muchos los factores que se atribuyen a la ruptura uterina. Sin embargo, lo aceptado ampliamente es que para una mujer que ha sufrido una cesárea transversa baja, el riesgo es de 0,7% (7 en 1.000 mujeres.) Si una mujer ha tenido dos o más cesáreas previas transversas bajas, el riesgo aumenta ligeramente. Las inducciones o conducciones al parto aumentan este riesgo de forma drástica: de 0,7% a 5%. Y con una incisión clásica o una incisión en T el riesgo se encuentra entre 3% y 5%.

P: ¿Puedo tener un PVDC si tengo una incisión clásica?
R: La razón por la cual no se recomienda un PVDC con una incisión clásica es que se cree que la tasa de ruptura uterina es mayor (de 3% a 5% comparada con menos de 1%.) Sin embargo, no hay estadísticas confiables, pues a las mujeres con una incisión clásica no se les permite participar en estudios sobre PVDC. Sin embargo, es interesante que en muchos estudios de PVDC, mujeres con incisiones “desconocidas” (por falta de registros) se les permitió participar. Su inclusión no afectó los resultados (lo que indica que la ruptura con una incisión clásica es menor de la estimada.)

P: ¿Cuándo es la cesárea absolutamente necesaria?
R: En los siguientes casos:
• Placenta previa oclusiva a término.
• Bebé en posición transversal.
• Prolapso de cordón.
• Placenta abrupta.
• Eclampsia o preeclampsia severa con una inducción fallida.
• Tumor uterino de gran tamaño que obstruya la cerviz.
• Verdadero sufrimiento fetal confirmado con una muestra de PH de la sangre del bebé o perfil biofísico.
• Una verdadera desproporción cefalopélvica (DCP, significa que el bebé es muy grande para la pelvis.) Esto es muy infrecuente y siempre está asociado con una deformidad pélvica (o una rotura pélvica mal curada.)
• Brote inicial de herpes activo al comienzo del trabajo de parto.
• Ruptura uterina.
¿Preguntas? ¿Comentarios?

Referencias:
Libros y Artículos:
Barrett J, Pitman T. Pregnancy and Birth: The Best Evidence. 1999. Key Porter Books. ISBN 1-55263-026-9.
Bernstein, Peter. Strategies to Reduce the Incidence of Cesarean Delivery, Part II: Management of Labor and Vaginal Birth After Cesarean Delivery. XVI World Congress of the International Federation of Gynecology and Obstetrics, Washington, DC, September 3-8, 2000.

http://www.medscape.com/medscape/CNO/2000/FIGO/FIGO-07.html

Bernstein, Peter. Strategies to Reduce the Incidence of Cesarean Delivery, Part I: Management of Breech Presentation. XVI World Congress of the International Federation of Gynecology and Obstetrics, Washington, DC, September 3-8, 2000.

http://www.medscape.com/medscape/CNO/2000/FIGO/FIGO-02.html

Goer, Henci. The Thinking Woman’s Guide to a Better Birth, 1999, Berkley Publishing Group. ISBN 0-399-52517-3.
Goer, Henci. Obstetric Myths vs. Research Realities; A Guide to the Medical Literature, 1995, Bergin and Garvey. ISBN 0-89789-427-8.
Good Morning America Debate on “Should a Woman Be Able to Choose an Elective Cesarean?” with Diane Sawyer, Dr. W. Benson Harer, and Dr. Marsden Wagner. Air date June 23, 2000.
Enkin M, Keirse M, Renfrew M, Neilson J. A Guide to Effective Care in Pregnancy and Childbirth, 2nd edn. 1995, Oxford University Press. ISBN 0-19-262324-9.
Kmom. Vaginal Birth After Two or More Cesareans. 2000-2001.

http://www.plus-size-pregnancy.com/plus/CSANDVBAC/vbac_after_2_cs.htm

Korte, Diana. The VBAC Companion; The Expectant Mother’s Guide to Vaginal Birth After Cesarean, 1997, Harvard Common Press. ISBN 1-55832-129-2.
Parentsplace.com article “Cesareans: Are they really a safe option?” by Henci Goer,

http://www.parentsplace.com/pregnancy/labor/gen/0,3375,15592,00.html

US NEWS Online article “C-sections rise but may not be the kindest cut” by Susan Brink, 9/4/00, http://www.usnews.com/usnews/issue/000904/nycu/section.htm
Wagner, Marsden. Choosing Caesarean Section. The Lancet, Vol 356, Nov. 11, 2000.
Wagner, Marsden. Pursuing the Birth Machine: The Search for Appropriate Birth Technology. Sydney: ACE Graphics, 1994.
Estudios:
Ananth CV, Smulian JC, and Vintzileos AM. The association of placenta previa with history of cesarean delivery and abortion: a metaanalysis. Am J Obstet Gynecol 1997;177(5):1071-8.
Annibale DJ et al. Comparative neonatal morbidity of abdominal and vaginal deliveries after uncomplicated pregnancies. Arch Pediatr Adolesc Med 1995;149(:862-7.
Asakura H and Myers SA. More than one previous cesarean delivery: a 5-year experience with 435 patients. Obstet Gynecol 1995;85(6):924-9.
Berghmans LC et al. Conservative treatment of stress incontinence in women:a systematic review of randomized clinical trials. Br J Urol 1998;82(2:181-91.
Blair E and Stanley FJ. Intrapartum asphyxia: a rare cause of cerebral palsy. J Pediatr 1988;112(4):515-519.
Bofill JA et al. A randomized prospective trial of the obstetric forceps versus the M-cup vacuum extractor. Am J Obstet Gynecol 1996;175:1325-30.
Bump RC and Norton PA. Epidemiology and natural history of pelvic floor dysfunction. Obstet Gynecol Clin North Am 1998;25(4):723-46.
Burt RD, Vaughan TL, and Daling JR. Evaluating the risks of cesarean section: low Apgar score in repeat c-section and vaginal deliveries. Am J Public Health 1988;78:1312-4.
Carroli G and Belizan J. Episiotomy for vaginal birth. In: The Cochrane Library, 1999. Oxford: Update Software.
Clark SL, Koonings PP, and Phelan JP. Placenta previa/accreta and prior cesarean section. Obstet Gynecol 1985;66(1):89-92.
Cosner KR, Dougherty MC, and Bishop KR. Dynamic characteristics of the circumvaginal muscles during pregnancy and the postpartum. J Nurse Midwifery 1991;36(4):221-5.
Eason E et al. Preventing perineal trauma during childbirth: a systematic review. Obstet Gynecol 2000;95(3):464-71.
Gordon H and Logue M. Perineal muscle function after childbirth. Lancet 1985;2:123-5.
Graham ID. Episiotomy: Challenging Obstetric Interventions. Oxford: Blackwell Science Ltd., 1997.
Gregory KD et al. Vaginal birth after cesarean and uterine rupture rates in California. Obstet Gynecol 1999;94(6):985-9.
Hall MH. Commentary: confidential enquiry into maternal death. Br J Obstet Gynaecol 1990;97:752-3.
Hemminki E and Merilainen J. Long-term effects of cesarean sections: ectopic pregnancies and placental problems. Am J Obstet Gynecol 1996;174(5):1569-74.
Hook B et al. Neonatal morbidity after elective repeat cesarean section and trial of labor. Pediatrics 1997;100(3):348-53.
Johanson R et al. North Staffordshire/Wigan assisted delivery trial. Br J Obstet Gynaecol 1989;96:537-44.
Johanson RB et al. A randomized prospective study comparing the new vacuum extractor policy with forceps delivery. Br J Obstet Gynaecol 1993;100(6):524-30.
Jolleys JV. Reported prevalence of urinary incontinence in women in a general practice. Br Med J 1988;296:1300-2.
Klein MC et al. Does episiotomy prevent perineal trauma and pelvic floor relaxation? Online J Curr Clin Trials 1992;1(Document 10).
Klein MC et al. Relationship of episiotomy to perineal trauma and morbidity, sexual dysfunction, and pelvic floor relaxation. Am J Obstet Gynecol 1994;171(3):591-8.
Lydon-Rochelle M et al. Association between method of delivery and maternal rehospitalization. JAMA 2000;283(1:2411-6.
MacDonald D. Cerebral palsy and intrapartum fetal monitoring. N Engl J Med 1996;334(10):659-60.
Miovich SM et al. Knapp H, Borucki L, Roncoli M, Arnold L, Brooten D. Major concerns of women after cesarean delivery. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs 1994;23(1):53-9.
Nygaard IE, Rao SSC, and Dawson JD. Anal incontinence after anal sphincter disruption: a 30-year retrospective cohort study. Obstet Gynecol 1997;89(6):896-901.
O’Brien JM, Barton JR, and Donaldson ES. The management of placenta percreta: conservative and operative strategies. Am J Obstet Gynecol 1996;175(6):1632-8.
Phelan JP and Ock Ahn M. Perinatal observations in forty-eight neurologically impaired term infants. Am J Obstet Gynecol 1994;171(2):424-31.
Rageth JC, Juzi C, and Grossenbacher H. Delivery after previous cesarean: a risk evaluation. Swiss Working Group of Obstetric and Gynecologic Institutions. Obstet Gynecol 1999;93(3):332-7.
Richmond S et al. The obstetric management of fetal distress and its association with cerebral palsy. Obstet Gynecol 1994;83(5 Pt 1):643-6.
Sampselle CM. behavioral intervention for urinary incontinence in women:evidence for practice. J Nurse Midwifery 2000;45(2):94-103.
Schuitemaker N et al. Maternal mortality after cesarean in The Netherlands.Acta Obstet Gynecol Scand 1997;76(4):332-4.
Shearer EL. Cesaran section: medical benefits and costs. Soc Sci Med1993;37(10):1223-31.
Signorello LB et al. Midline episiotomy and incontinence. BMJ320(7227):86-90.
Smith JF, Hernandez C, Wax JR. Fetal laceration injury at cesarean delivery.Obstet Gynecol 1997; 90: 344-46.
Taylor VM et al. Placenta previa and prior cesarean delivery: how strong isthe association? Obstet Gynecol 1994;84(1):55-7.
Thacker SB and Banta HD. Benefits and risks of episiotomy: an interpretive review of the English language literature. 1860-1980. Obstet Gynecol Surv 1983;38(6):322-38.
Vacca A et al. Portsmouth operative delivery trial: a comparison vacuum extraction and forceps delivery. Br J Obstet Gynaecol 1983;90(12):1107-12.
van Ham MA, van Dongen PW, Mulder J. Maternal consequences of caesarean section. A retrospective study of intra-operative and postoperative maternal complications of cesarean section during a 10-year period. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 1997;74(1):1-6.
Viktrup L et al. The symptom of stress incontinence caused by pregnancy or delivery in primiparas. Obstet Gynecol 1992;79(6):945-9.
Williams MC et al. A randomized comparison of assisted vaginal delivery by obstetric forceps and polyethylene vacuum cup. Obstet Gynecol 1991;78(5 Pt 1):789-94.
Woolley RJ. Benefits and risks of episiotomy: a review of the English-language literature since 1980. Part I. Obstet Gynecol Surv 1995;50(11):806-20.
Fisher JRW, Stanley RO, Burrows GD. Psychological adjustment to caesarean delivery: a review of the evidence. J Psychosom Obstet Gynaecol 1990;11:91-106.
Gitlin MJ, Pasnau RO. Psychiatric syndromes linked to reproductive function in women: a review of current knowledge. Am J Psychiatry 1989;146:1413-22.
Hillan EM. Short-term morbidity associated with cesarean delivery. Birth 1992;19:190-4. [Medline]

Este material puede ser copiado y distribuido siempre que conserve el derecho de autor. © International Cesarean Awareness Network, Inc. Todos los derechos reservados.

Presentación de la Estrategia de Atención al Parto Normal en Cantabria

Estimados amigos de Ítaca, el próximo viernes 19 de Diciembre, con la colaboración del Hospiatl de Laredo, daremos una charla en el Salón de Actos de la Casa del Mar, en Castro Urdiales, para presentar la nueva estrategia de atención al parto normal en Cantabria.

estrategia-parto-normal-copia

 

El momento del parto, el nacimiento de nuestros hijos, es un momento único e irrepetible, que recordaremos siempre. La información y el conocimiento de las posiblidades que existen en el momento de dar a luz son determinantes.

En estos últimos meses se han producido cambios en la atención pública del parto, en especial en nuestra comunidad, aquí os brindamos una oportunidad para conocer cuál es la situación actual de la estrategia actual de atención al parto normal en Cantabria.

Esperamos contar con vosotros y que la información que se brinde os ayude a tener el parto que deseais.

Un abrazo.

La mitad de los niños holandeses nace en su casa

nick-conneman1Nick Conneman, pediatra del Departamento de Pediatría y Medicina del Recién Nacido. Centro Médico Erasmus, Rotterdam (Holanda)

Nick Conneman es un pediatra visionario, convencido de que cuanto ocurre en el momento de dar a luz y en los primeros días o meses siguientes afecta totalmente al cuerpo y a la mente del recién nacido. Aboga en sus conferencias por una implementación de los cuidados individualizados en neonatología. La primera semana de noviembre visitó Barcelona para tomar parte en unas jornadas internacionales sobre bebés prematuros y aprovechó para remarcar la conveniencia de que las unidades de cuidados intensivos neonatales se ajusten a los requerimientos emocionales de los bebés que atienden.

 

¿Nacemos con la sensibilidad ya puesta?

Hace menos de 20 años se pensaba que no, incluso se creía que la sensibilidad al dolor no se desarrollaba hasta bastante más tarde. En consecuencia, se llevaban a cabo operaciones todavía dentro del feto o al poco de haber nacido sin aplicar ningún tipo de anestesia. El trauma originado era terrible, puesto que los bebés pueden sentir dolor ya a partir del tercer trimestre de embarazo. Les molesta también el ruido fuerte o desagradable y, tras dar a luz, las luces intensas les ocasionan un estrés terrible, al igual que la soledad forzada de los prematuros, intubados, alojados en incubadoras y separados de sus padres por seguridad.

Pero al haber nacido antes de tiempo necesitan ser intubados y protegidos de los patógenos ambientales.

Estos requerimientos no pueden amenazar la necesidad de afecto y de proximidad a los progenitores. El neonato prematuro proporciona a la ciencia una oportunidad para entender las experiencias precoces y su impacto en el desarrollo del cerebro. ¿Conoce el método “canguro“?

Se presenta en estas jornadas como una técnica revolucionaria. Cuénteme en qué consiste.

Hace menos de diez años Colombia vivió un boom de bebés prematuros y los neonatólogos de los hospitales públicos se quedaron sin incubadoras. Alguien tuvo la idea de alojar los bebés lo más cerca de sus madres, piel con piel, hasta que quedaran incubadoras libres, y la sorpresa fue comprobar que los bebés prematuros que habían pasado más tiempo “pegados” a sus madres fueron los que mejor evolucionaron, los que tuvieron menos dificultad a la hora de mamar y los que menos estrés causaron a las propias madres. Fue una lección para todo el mundo.

Nada como el calor humano…

El objetivo de los cuidados individualizados del neonato prematuro es mejorar el desarrollo de su cerebro

Los neonatólogos descubren ahora que un exceso de asepsia y de tecnificación va contra el niño y contra los padres. En Holanda, la mitad de las parejas que esperan un bebé lo traen al mundo en sus propios hogares, auxiliadas por un médico y una comadrona y optando sólo por la clínica o el hospital en caso de complicación. Del método canguro hemos aprendido ahora que ayuda al bebé a empatizar mejor con sus padres, que el simple contacto piel con piel libera oxitocina tanto en el organismo del bebé como en el de la madre y, por otro lado, que complicaciones psiconeurológicas -como el síndrome de hiperactividad y déficit de atención- pueden tener su origen en complicaciones durante los primeros días tras haber dado a luz.

No sé en Holanda, pero aquí cada vez nacen más bebés prematuros.

Es un fenómeno generalizado. Las tasas de prematuridad están aumentando en todo el mundo. En los EE.UU. están actualmente en un 12%, aumentando al 18% en el caso de la población afroamericana. Como decía antes, al llegar a la edad escolar se ha visto que muchos de estos niños registran más trastornos en el aprendizaje y un rendimiento inferior; hasta el 52% tiene problemas escolares y discapacidades emocionales.

¿Por qué motivo?

Se debe a los defectos del procesamiento central, lo que obstaculiza el desarrollo de las habilidades para solucionar los problemas de integración, organización y, a la hora de priorizar, afecta a muchas otras áreas. El procesamiento del lenguaje, las matemáticas, el razonamiento espacial, la percepción visual, la interacción social y la regulación emocional tienden a estar afectadas.

Pero todavía se está a tiempo de actuar.

Los esfuerzos educativos compensatorios que se inician tras el alta hospitalaria han sido decepcionantes. Cada vez más la evidencia parece señalar que los déficit observados se deben de manera significativa a un desajuste en el cerebro del neonato pretérmino que, salvo que se opte por humanizar las unidades con iniciativas como el método canguro, evoluciona para seguir desarrollándose en el vientre de la madre (ausente), y por otra se ve sometido a la experiencia real de una fría unidad de cuidados intensivos neonatales.

¿El alma puede doler a tan temprana edad?

Kanwaljeet Singh Anand, el descubridor de que los bebés pueden sentir dolor ya a partir del tercer trimestre de embarazo, explica la experiencia de estrés resultante de la separación de la madre y la experiencia simultánea y repetida de dolor, que da lugar a una cascada de secuelas neurotóxicas, de tipo apoptótico, cuyo resultado puede traducirse en el desarrollo de un cerebro alterado.

Y si optamos por tener al niño siempre con nosotros, ¿no van a reñirnos los médicos?

Hoy se intenta que las incubadoras de neonatos prematuros estén las 24 horas accesibles a los padres, y que estos pasen al menos dos horas al día (tanto el padre como la madre) en contacto piel con piel con su bebé. El objetivo de los cuidados de desarrollo individualizados del neonato pretérmino es mejorar el desarrollo del cerebro y, con ello, prevenir la sobrecarga sensorial tóxica inesperada en un sistema nervioso todavía inmaduro pero en rápido crecimiento… El ruido y la luz extrema, o el aislamiento, pueden ser más peligrosos todavía que un contagio infeccioso.

ALGO SE CUECE


- Imagen: Jyn Meyer -

Más de 40 hospitales españoles, a través del Proyecto Hera, buscan humanizar las unidades de neonatología y eliminar estrés, tanto en los bebés como en sus padres y en el personal sanitario. Para ello reclaman a la Administración una mayor dotación de psicólogos especializados en estas áreas. El comportamiento del neonato se rige según una serie de esquemas comunicativos en interacción constante, debido a que percibe el mundo que le rodea directamente a través de sus sentidos de una manera directa y no mitigada.

Si una determinada experiencia es idónea en ese momento para el recién nacido en cuanto a complejidad (ni demasiado compleja, ni demasiado simple), en cuanto a tiempo (no demasiado rápida, ni demasiado lenta), y en cuanto a intensidad (no demasiado intensa y no demasiado débil), el neonato intentará “aproximarse”, intentará estar listo, y avanzará e integrará dicha experiencia.

Si, por el contrario, la experiencia actual que esté viviendo el recién nacido es inadecuada en cuanto a su ocurrencia en el tiempo, complejidad y intensidad para los umbrales de su funcionamiento, éste intentará de manera activa evitarla, defenderse de ella, y se alejará de la misma, protegiéndose del estímulo inicial.

Publicado en: Consumer Eroski

  • Autor: Por JORDI MONTANER
  • Fecha de publicación: 2 de diciembre de 2008

De mujer a mujer

Os acerco un pequeño escrito de quien fue mi matrona durante mis dos embarazos en el Centro de Salud Cotolino de Castro Urdiales, hoy ya no trabaja aquí, pero sigue cuidando de las mujeres en nuestra comunidad, con ese mismo cariño con el que nos acompañó aquí.

Espero que os guste.

.

“T rabajar con la mujer es un privilegio. Ser su matrona lo es aún más. Me siento matrona desde el día que vi cómo se emocionaba una madre al oír el latido del corazón de su hijo por primera vez. Decidí entonces que me gustaría ser su compañera en este viaje de milagros, el que hace que una vida se construya en el útero de una madre, en el corazón de una madre y un padre.
Estar cerca para comprobar que todo el proceso es normal, para tranquilizar en una etapa de la vida en la que hay muchas dudas. Para ser testigo de cuán poderosa y sabia es la naturaleza. Para ayudar a devolverle la confianza en su cuerpo de mujer: antes, durante y después del nacimiento.
Siento una gran responsabilidad porque tengo una profesión que va más allá del conocimiento científico. Como matrona depositan en mí su confianza, su cuerpo… Lo más íntimo de su cuerpo y en ocasiones de su alma. Porque estoy cerca de ellas en la adolescencia, al hacerse adultas y también en su madurez.Yo las ayudo. Ellas me enseñan.
Es la profesión más antigua y yo la he heredado. A veces me parece sentir sobre mi hombro la mano de todas las matronas que me precedieron, sabias, profesionales y generosas, apoyándome en mi quehacer. Me siento afortunada por ser matrona, por tenerte cerca mujer.”
09.11.08 -

El método canguro

Foto cedida a "El Parto es Nuestro" por Joni Nichols

Foto cedida a El Parto es Nuestro por Joni Nichols

Os acercamos una noticia alentadora sobre el método canguro en España, aún queda mucho camino por recorrer, son muy pocos los hospitales que no impiden a los padres estar en contacto continuo con sus bebés prematuros a pesar de los numerosos estudios que avalan y alientan ese contacto, el lugar ideal para un bebé recién nacido, prematuro o a término, es piel con piel sobre el pecho de su madre.

(Si quieres leer más sobre los beneficios del contacto piel con piel y la no separación del recién nacido, puedes hacerlo en http://www.quenoosseparen.info/ )

El proyecto Hera está transformando las unidades de Neonatología en España. Implica un cambio de mentalidad en el cuidado de los bebés prematuros: los bebés prematuros pasan un tiempo todos los días con sus madres, cada vez más. Caricias, tacto, amor, y un ambiente relajado son la mejor terapia. 40 hospitales en nuestro país cuentan ya con cuidados prenatales personalizados que mejoran el desarrollo del bebé. (Video: Atlas)

Extraído de El mundo (pincha en el enlace para ver el vídeo)

Encuentro con Michel Odent

La importancia de respetar la fisiología del parto y el nacimiento

La lactancia comienza antes de nacer.

Espacio de encuentro para reflexionar sobre la importancia del respeto a la fisiología del parto y el nacimiento, de sus aspectos psicológicos y sociales y del protagonismo de la mujer, así como de la necesidad del recién nacido de un contacto estrecho con su madre y de un amamantamiento precoz.

Acceso Libre

Lugar Palacio de Exposiciones (Salón de Actos)

c/ Real Racing Club, s/n. Santander

Dirigido a Ciudadanía en general

Fecha 2 de octubre de 2008

Hora 17.00 h a 19.30 h

El Dr. Michel Odent es un conocido cirujano y obstetra francés y una de las principales autoridades mundiales en la atención al parto natural, pionero de los movimientos por el nacimiento respetuoso con la fisiología.

Fue el primer obstetra en introducir en un hospital público (Clínica de Pithiviers, cerca de París) el parto en el agua y las salas de parto acogedoras en las que las parejas pueden sentirse como en casa, hace ya más de 30 años.

Tras su trabajo hospitalario funda la «Primal Health Research Center» en Londres, cuyo objetivo es estudiar la correlación entre lo que ocurre durante el periodo primal (desde la concepción hasta el primer año) y la salud y comportamiento posterior en la vida.

Es autor de numerosos libros y artículos científicos que han sido traducidos a 21 idiomas.

 

 

 

 

 

 

Amor de madre, ¿sólo química?

Las hormonas mandan en el cariño que las parturientas tienen por sus hijos, pero factores sociales como la pobreza extrema pueden alterar ese proceso biológico .

Las madres quieren a sus hijos. Pero ¿por qué a veces resulta que ese absoluto no lo es tanto, como demuestra el fenómeno, universal y atemporal, de los abandonos? ¿De qué está hecho el vínculo madre-hijo? Los científicos le prestan cada vez más atención. Están averiguando cómo se establece, qué papel juega en el desarrollo y si deja huellas en el futuro adulto. Y ¿qué pasa con los padres? De fondo está el debate eterno de cuánto en nuestro comportamiento es biológico y cuánto cultural. La respuesta es: mucho más de lo que creemos -y esto vale para lo biológico y para lo cultural-.

El amor, ya se sabe, es pura química. O pura biología. Los neurobiólogos conocen ya varios ingredientes, como la hormona oxitocina y los opiáceos, que intervienen en lo que ellos llaman apego, y saben en qué áreas cerebrales actúan. Por ejemplo en los circuitos de recompensa, que nos hacen querer más de lo que nos da placer. La cosa es simple hasta el punto de que sin estas hormonas no hay amor. Ni amor materno, ni de pareja. El cóctel químico cambia más o menos en cada caso, pero siempre está ahí. La conducta humana, incluso en rasgos tan personales como la generosidad, la confianza o la capacidad de amar, depende de unas cuantas moléculas.

La mencionada oxitocina, en concreto, parece ser una auténtica bomba de emociones positivas. En los últimos años se ha demostrado su importancia en la sociedad y la familia, tanto en animales como en humanos. Hace tres años el grupo de Paul Zak, director del Centro para Estudios Neuroeconómicos, en California (EE UU), vio que si rociaba con oxitocina a varios voluntarios, éstos se volvían mucho más dispuestos a confiar su dinero a un extraño. Y funcionaba sólo entre personas, no cuando se trataba de invertir por ordenador. También es reciente el hallazgo de que el distinto comportamiento familiar de dos especies de roedores, por lo demás muy similares, se debe a la oxitocina y a otra hormona similar, la vasopresina. La especie que vive en llano crea relaciones monógamas largas para cuidar a las crías, mientras que en la de montaña hay mucha promiscuidad y los machos pasan de la prole. Las primeras tienen muchos más receptores de oxitocina y vasopresina que las de montaña.

Es decir, que “la oxitocina es el pegamento de la sociedad, tan simple y tan profundo”, ha declarado Zek, cuyo trabajo ha publicado Nature. Los opiáceos, por su parte, son los encargados de mantener la conducta y de hacernos en cierto modo adictos al afecto. Varios trabajos han demostrado que los ratones sin receptores de opiáceos no muestran preferencia por sus madres. Y al contrario, cuando a crías de rata sanas se las separa de sus madres son los opiáceos y la oxitocina lo que calma su ansiedad.

Pero, volviendo al vínculo materno-filial, ¿en qué momento producimos las personas más oxitocina? No es difícil adivinarlo: en el orgasmo, en las interacciones sociales placenteras y durante el parto y la lactancia. Así que el amor materno empieza a fraguarse muy pronto, a base de hormonas. No en vano la Organización Mundial de la Salud recomienda hoy que el recién nacido sano y su madre estén juntos -la observación del bebé “no justifica la separación”, dice la OMS-, y que la lactancia sea “inmediata, incluso antes de que la madre abandone la sala de partos”.

La mayoría admite hoy que hay un periodo sensible inmediatamente después del parto, en el que el recién nacido está tan receptivo al olfato y al tacto que, colocado sobre el cuerpo de su madre, puede llegar él solo al pezón y empezar a chupar. En cuanto a la madre, para ella el bebé es una máquina de producir sonidos, caricias y olores que disparan su neuroquímica del amor. Basta que el bebé chupe los pezones para que ella produzca oxitocina y prolactina. Y el pequeño no sólo busca comida. Harry Harlow -para muchos un torturador de animales- demostró en los sesenta que los bebés de mono prefieren madres falsas de cálido paño incapaces de alimentarlos a otras con biberón hechas de alambre.

“El recién nacido es un mamífero que necesita el contacto con la madre que lo acaba de parir. Tiene que sentir su olor, su tacto, escuchar su voz”, dice Gema Magdaleno, matrona del hospital La Paz, en Madrid. “Lo antinatural es separarles. La madre y el hijo son dos desconocidos que necesitan reconocerse, es algo muy animal. En ese primer momento comienza la impronta”. En La Paz están empezando a implantar el método piel con piel cuando el niño nace sin problemas: tras una inspección rápida el bebé sano es colocado desnudo junto a su madre y suben juntos a la habitación en la misma cama. “Las madres están mucho más satisfechas. Y en los recién nacidos hay síntomas físicos clarísimos: no lloran, respiran más tranquilos, buscan la mirada de su madre, tienen movimientos más armónicos y comienzan antes a mamar. Lo raro es que a estas alturas haya que explicar algo obvio”, dice Magdaleno.

No siempre fue tan obvio. Con la medicalización de los partos -que trajo un gran descenso en la mortalidad infantil- también se impuso el uso de nidos, y pareció olvidarse un comportamiento madre-hijo que millones de años de evolución han seleccionado para promover la supervivencia de una cría que nace muy inmadura. Ha habido que redescubrir la importancia del contacto para que métodos como el piel con piel se vayan imponiendo con mayor o menor rapidez.

En España parece que con menor. “En muchos hospitales españoles aún se tarda mucho en poner a los hijos con sus madres”, dice Ibone Olza, psiquiatra infantil del hospital Puerta de Hierro y miembro de la campaña Que no os separen (www.quenoosseparen.info) que promueve el piel con piel, también en prematuros.

El problema es más grave con los niños que no nacen sanos, y que quedan ingresados cuando “no han llegado aún a hilvanar los sentimientos padre-madre-hijo”, explica Carmen Pallás, jefa del Servicio de Neonatología del hospital 12 de Octubre. Sólo 8 de 83 unidades neonatales españolas dejan entrar libremente a los padres, dice Pallás: “La mayoría restringen las visitas de forma drástica, en algunos casos impidiendo cualquier tipo de contacto a lo largo de todo el ingreso. La relación padres-niño puede verse seriamente distorsionada en estos casos”. En el 12 de Octubre hay voluntarios, a menudo personal del propio hospital, que practican el piel con piel con bebés que, por distintos motivos, no pueden ser visitados por sus padres. Los beneficios de esta práctica se consideran probados.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando el vínculo no puede establecerse en el nacimiento? ¿Qué pasa en las cesáreas? ¿En los niños adoptados? “El momento en torno al parto es una oportunidad muy buena, pero lo bonito es que hay muchas más. Los padres de niños adoptados establecen vínculos muy intensos con sus hijos”, responde Olza. “Los niños tienen una plasticidad enorme. Incluso si traen secuelas, su capacidad de superación cuando tienen unos padres que los quieren es maravillosa”.

Eso que muchos niños con secuelas deben superar es la muesca cerebral de la indiferencia. Un estudio hace tres años descubrió que niños que habían pasado sus primeros años en orfanatos de la Rumania de Ceausescu respondían con menos oxitocina de lo normal a sus madres adoptivas. También se ha visto que los niños que no han podido establecer vínculo alguno con un cuidador tienen a menudo síntomas propios del autismo. Y es que hoy se sabe que la explosión bioquímica del apego moldea el cerebro y deja su firma en la vida adulta.

“En la última década el estudio del desarrollo del cerebro ha dado evidencias incuestionables sobre la importancia de los afectos y la formación del vínculo del recién nacido”, explicó la neurobióloga chilena Eugenia Moneta en una reciente charla en el hospital del Niño Jesús, en Madrid. “El desarrollo del cerebro depende de interacciones externas, en particular las relaciones de afecto con los cuidadores. Estos aspectos afectivos moldean las redes neuronales”. Pero esta experta recuerda también que, al margen de cuándo empiece, el apego se construye toda la vida.

Hasta aquí, el inmenso poder de la biología. Pero entonces, ¿por qué a veces falla? En la Comunidad de Madrid (CAM), cada año entre 30 y 40 madres dan sus bebés en adopción tras parirlos en hospitales -se llaman renuncias hospitalarias-. Y anualmente se dan unos tres abandonos en la calle, que se sepa. En la Comunidad Autónoma de Madrid dicen que estos datos no han variado en los últimos años. En Cataluña hubo 54 renuncias hospitalarias en 2007, 57 en 2006 y 43 en 2005; un bebé fue encontrado en la calle en ese periodo. Cada comunidad tiene sus datos. Y no parece que el fenómeno aumente sino más bien al contrario.

En cualquier caso el abandono no es algo nuevo, a pesar de que varias ciudades europeas han instalado buzones-bebé. La antropóloga estadounidense Sarah Blaffer Hrdy habla en El pasado, presente y futuro de la familia humana de miles de niños abandonados en instituciones de París en torno a 1780. Investigadores del Instituto de Economía y Geografía (IEG) del CSIC dicen que Madrid no era muy distinto. En 1812 entraron en la inclusa madrileña 1.800 niños abandonados, y murieron todos. “A lo largo del primer tercio del siglo XX esa cifra se mantuvo entre 1.300 y 1.500 niños cada año, de los que morían el 62%”, explica la doctoranda del Instituto de Economía y Geografía Bárbara Revuelta.

¿Qué pasó en esa época con el instinto maternal? Datos como los anteriores han hecho que muchos nieguen su existencia, y devuelvan el peso a la sociedad. “La maternidad entraña una decisión, no es exclusivamente biológica. Empieza con una aceptación, un deseo, de cuidar un niño”, ha dicho otra antropóloga, Nancy Scheper-Hughes, que estudió una localidad brasileña muy pobre donde las madres dejaban morir a algunos de sus hijos.

Antropólogos, trabajadores sociales e historiadores identifican elementos comunes en los abandonos: falta de recursos y, sobre todo, de apoyo del entorno social o familiar. ¿Va a resultar al final que el entorno social gana la partida a la biología? Blaffer Hrdy no se resigna a ello, y compara a los humanos con los tamarinos. En estos primates los machos son indispensables para cuidar la prole, hasta el punto de que cuando no están disponibles la madre puede abandonar las crías. Lo social, entonces, se integra en la biología: la madre sabe que si trata de cuidar sola a las crías ella misma morirá, algo fatal para la evolución, que no selecciona esa conducta.

Publicado en El País.

Sanidad quiere favorecer los partos naturales y reducir las cesáreas

La iniciativa se enmarca en el segundo Plan de Salud de la Mujer, que se presentará el próximo trimestre.
.
La Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria ha diseñado una Estrategia para la Atención al Parto Natural con el fin de favorecer una atención al parto respetuosa con la fisiología, personalizada, en la que la mujer sea la protagonista, y para reducir a la par la instrumentalización que acompaña algunos partos, por ejemplo, las cesáreas.
Esa estrategia, con un periodo de desarrollo de cuatro años y que contará con financiación autonómica y del Ministerio de Sanidad a través de un convenio, se organiza en torno a cinco líneas de actuación que implicarán mejoras en la formación de los profesionales sanitarios, en los medios materiales y en la información y participación de las propias mujeres.
El consejero, Luis María Truan, y el director general de Salud Pública, Santiago Rodríguez, presentaron hoy en rueda de prensa la estrategia, que responde a la voluntad del Gobierno cántabro de mejorar la atención al parto y al nacimiento a través de una asistencia “sensible con los aspectos emocionales”, pero manteniendo en todo momento “los niveles de calidad y seguridad”.
Con esta iniciativa se responde al proceso de cambio que se está viviendo en la atención al parto, un cambio avalado por organismos internacionales y sociedades científicas y ratificado también por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que se caracteriza por un “respeto absoluto a la fisiología del parto”, el “protagonismo” de la mujer y una “atención individualizada”.
La estrategia ha sido diseñada para toda Cantabria, incluida la clínica Mompía, de carácter privado. Pero donde se ocupará Sanidad personalmente de su impulso será en los hospitales Valdecilla y Laredo, que concentran el 87 por ciento de los partos en la región y que en los últimos años ya han realizado otras acciones para mejorar la atención, como la implantación de la Vía Clínica del Parto (Valdecilla) o la acreditación como Hospital Amigo de los Niños (Laredo).

Cesáreas

Los últimos datos que maneja la Consejería, relativos a 2007, señalan que en Valdecilla alrededor del 20 por ciento de los partos son por cesárea y en Laredo se está algo por debajo del 25 por ciento. Los datos han mejorado con respecto a 2006, ya que entonces el 24,6% de los partos en Valdecilla y el 28% en Laredo eran por cesárea. Por su parte, en Mompía en 2006 las cesáreas representaban el 48 por ciento de los partos.

Los indicadores que marcan los organismos internacionales señalan el 15 por ciento de cesáreas como el objetivo de calidad en la atención al parto. Santiago Rodríguez admitió que es un objetivo difícil de alcanzar en un periodo corto de tiempo y por eso la Estrategia no se marca fechas para su consecución.
Respecto a la elevada tasa de cesáreas en Mompía, señaló que puede haber diversas explicaciones y, entre ellas, la idea de que la cesárea aporta más ventajas que riesgos porque se puede programar, cuando no es así. No obstante, matizó que “no es culpa de nadie” y lo que dejó claro es que “todo el mundo científico” coincide en que “son más las ventajas” de no hacer cesárea.
En la misma línea, el consejero subrayó que el parto es un proceso natural, no una enfermedad, y por lo tanto la intervención médica debe ser “la necesaria, pero la mínima posible” y la cesárea se debe reservar para los casos “estrictamente necesarios”.

Ejes de actuación

La estrategia, que se inscribe en el segundo Plan de Salud de la Mujer que la Consejería espera presentar ya el próximo trimestre, se articula en torno a cinco ejes. El primero de dichos ejes es la definición de un marco de actuación común y, para ello, ya se está trabajando en la elaboración de un protocolo para una atención basada en la evidencia científica y en el respeto a la autonomía de la mujer.

Además, se trabajará en la sensibilización y formación del personal sanitario. Ya se están desarrollando programas de estancias en otros centros que realizan estas actividades, así como jornadas de actualización, y se contará con un programa de formación continuada.
El tercer eje es la adecuación de los recursos humanos y materiales. En el primero de dichos aspectos, se adecuará el número de matronas tanto en Atención Primaria como en Especializada, que de hecho ya se ha venido incrementando, según apuntó el consejero.
En cuanto a los medios, Truan recordó que el futuro área de ginecología, obstetricia y neonatología de Valdecilla, en la Fase III, se adaptará a las recomendaciones de la estrategia, y otro tanto se hará en el paritorio de Laredo, aprovechando la reforma del bloque quirúrgico.
A estas actuaciones se suma un cuarto eje para propiciar la participación de la mujer en la toma de decisiones en relación al parto y, para facilitarlo, se ofrecerá a las embarazadas información “de calidad, completa y comprensible”. Además, ya está en marcha la nueva cartilla del embarazo, en la que podrán expresar con anterioridad al parto sus preferencias. Para terminar, el quinto eje de la estrategia apuesta por la investigación y la innovación sobre la fisiología del parto.

La igualdad mal entendida

Dice la ministra Fernández de la Vega que reincorporarse al trabajo después de seis semanas de baja maternal (a propósito de la decisión de la ministra de Defensa) es “un modelo a seguir”. Y yo me pregunto: ¿desde qué punto de vista? Psicológicamente, y, más aún, en los primeros tiempos, el vínculo madre-bebé no es igual que el vínculo padre-bebé. Para nada. Aunque sea políticamente incorrectísimo. Lo siento. Leer el resto de esta entrada »

Charla por la Semana Mundial del Parto Respetado.


Con motivo de la Semana Mundial del Parto Respetado, la Asociación ítaca organizó una charla en La Residencia, Castro Urdiales, Cantabria.

Como comentáramos en el mensaje de invitación, la celebración de esta Semana Mundial, comenzó en Francia en el año 2004, y, cada año, hace hincapié en un tema particular del parto.

El lema de este año es la inutilidad de la separación de la madre y su bebé recién nacido, tema que coincide con la campaña “¡Que no os separen!” promovida por la asociación “El Parto Es Nuestro” http://www.elpartoesnuestro.es/ .

Contamos con la presencia de Idoia Armendáriz, miembro de “El Parto es Nuestro” y una de las principales responsables de dicha campaña, quien amablemente se acercó hasta nuestra ciudad para enseñarnos en persona lo que es “no separar”.

El encuentro fue muy bien recibido, acudieron diez mujeres embarazadas, tres de ellas con su pareja, tres socias de “El Parto es Nuestro” y otras ocho socias de “Ítaca” con tres de sus parejas, haciendo un total de 32 personas entre adultos y niños.

Además, muchas de ellas han tenido que recorrer cierta distancia, adentrándose en autovía y demás, movilizándose desde: Santander, Astillero, Ampuero, o País Vasco, entre otros.

El acto comenzó con una breve presentación de cómo comenzó la Semana Mundial del Parto Respetado y el lema de este año, para enseguida dar paso a Idoia Armendariz y su brillante exposición, con momentos de esperanza y momentos de desasosiego por cómo se hacen las cosas hoy en día en ciertos hospitales…

Al finalizar su discurso hubo tiempo para preguntas, principalmente sobre la no separación pero también sobre el parto respetado, situación de los hospitales de la región, aceptación de los planes de parto y forma de presentarlos para que quede constancia de su presentación.


También se compartieron experiencias, y se expusieron los miedos e inquietudes con respecto al parto en general y a la atención en las clínicas y hospitales de hoy en particular.

Para finalizar, y reconfirmarnos en que el parto respetado es posible y que es nuestro derecho, se proyectó un vídeo que realicé con todo mi cariño, con imágenes de partos, en casa con asistencia, en casa de partos y en hospitales convencionales, partos naturales, partos vaginales después de cesárea, partos largos, partos cortos, pero todos con el denominador común de haber sido partos donde se respetó su fisiología.

Ya cuando nos marchábamos muchas mujeres se acercaron a nosotras para consultar alguna última duda y, en especial, para agradecernos.

Nosotras os agradecemos a vosotras y os deseamos que vuestro parto sea vuestro, maravilloso y único como lo es cada nacimiento.

Información sobre “¡Que no os separen!” en http://www.quenoosseparen.info/

Sol.

Semana Mundial por el Parto Respetado


La Semana Mundial del Parto Respetado (SMPR) se viene celebrando desde el año 2004 durante el mes de mayo en diferentes países, a partir de la iniciativa de la AFAR, Asociación Francesa por el Parto Respetado.

Cada año el acento está puesto sobre un diferente tema.
Así se fueron sucediendo:

- 2004: La episiotomía
- 2005: Las posiciones para parir
- 2006: El tiempo para nacer
- 2007: El entorno amoroso durante el parto

Este año, el lema es la inutilidad de la separación del bebé de su madre y/o padre luego del nacimiento.

En Francia se utilizarán como lemas: “Es nuestro bebé”, “Nacer juntos”.
En Argentina: “No separar puede ser vital”, “Contacto inmediato y continuo. La clave de un buen comienzo”
En España: “¡Qué no os separen!”

Los últimos estudios muestran que lo más saludable para nuestros hijos, es que permanezcan con nosotras, que es exactamente lo que todas/os deseamos.

En la página htpp://www.quenoosseparen.info/ existe mucha documentación sobre la importancia de no separar a la mamá de su bebé inmediatamente luego del nacimiento.

 

El próximo lunes 19 de mayo, en la Residencia de Castro Urdiales, nos reuniremos a las 18 hs, para celebrarlo juntos.
Hablaremos sobre el parto respetado, la medicalización en el parto y, en especial, sobre la importancia de la no separación de madre y bebé.
Para éste último, proyectaremos el vídeo de la presentación de la campaña “¡Que no os separen!”,
promovida por la Asociación El Parto es Nuestro (www.elpartoesnuestro.es).

_____________________________________________________________

“Queremos que en nuestro país, España, se respeten las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) referente a los derechos de la mujer embarazada y el bebé, recogidos y publicados por la OMS en la conferencia internacional de Fortaleza (Brasil), del 22 al 26 de abril de 1985, entre los que se encuentran los siguientes puntos:

• El recién nacido deberá estar siempre con la madre, siempre que el estado de salud de los dos lo permita. Ningún examen justifica que se separe a un recién nacido – sin problemas de salud – de su madre.

• La lactancia materna debe ser estimulada lo antes posible, antes incluso de que la madre abandone la sala de partos.

• Las mujeres no deberían ser acostadas sobre la espalda (en posición obstétrica tradicional), durante el trabajo de parto. Se las debería estimular a caminar durante el trabajo de dilatación y darles la posibilidad de elegir la postura que deseen para el momento del parto-nacimiento.

• El nacimiento no debería ser provocado por comodidad. Y no se debería provocar artificialmente ningún nacimiento, sino lo requieren indicaciones médicas precisas y justificadas. Ningún país debería tener tasas de provocación artificial del nacimiento, superior al 10 %.
Somos conscientes de que la forma de nacer deja una huella imborrable en el ser humano y que la interrupción del proceso natural del nacimiento, dificulta la relación entre madre e hijo a corto y largo plaza. Queremos hacer llegar esta información al máximo numero de personas posibles. Para eso, este año pretendemos dedicarlo a recoger documentación, sobre las investigaciones que actualmente existe sobre este tema.

Queremos solicitar su colaboración, pidiéndoles que nos hagan llegar, si tienen, algún estudio científico sobre los efectos de la separación entre la madre y el bebé en el momento del nacimiento a corto y largo plazo.”

Por Merche Escursell Plataforma Pro Derecho del Nacimiento (PDN)

http://www.pangea.org/pdn/

Podemos parir

Aquí os dejo un vídeo lleno de pequeñas-enormes historias, de partos vaginales después de cesáreas. Es un vídeo de estructura muy sencilla pero con la fuerza de una mujer de parto y la ternura de un bebé recién nacido acogido en el pecho de su madre, el lugar ideal para un recién nacido.

Con la esperanza de animar a todas aquellas mujeres que han pasado por una cesárea y desean parir a sus siguientes hijos, de evitar una cesárea innecesaria y de que toda mujer pueda disfrutar de su parto y todo bebé de un nacimiento digno, cálido y respetado, aquí os dejamos un pequeño regalo.

Intimidad en el Parto. El Parto de los mamíferos.

Actualmente la mayoría cree que no es posible dar a luz de forma segura sin la ayuda de todo tipo de procedimientos e instrumentos técnicos. Es una creencia hasta cierto punto lógica en una cultura que asocia indiscriminadamente tecnología a progreso, pero la realidad es mucho más sencilla.

Algunas mujeres sí pueden necesitar ayuda técnica médica -no más de un 10%(OMS)-, pero lo que absolutamente todas necesitan esintimidad, condición sin la cual el parto, un acontecimiento íntimo, no puede progresar de forma fluida.

Puede resultar paradójico que para “humanizar” el nacimiento necesitemos bajarnos de nuestro pedestal racional y asumir algo que es insoslayable: somos una especie mamífera, y eso condiciona nuestra manera de nacer. Entonces: ¿cómo es el parto de los mamíferos?

Las hembras mamíferas tienen todas un comportamiento similar: en el momento del parto se esconden, se aíslan; y no tanto para evitar el peligro de asalto de los predadores, en cuyo caso se agruparían, sino para protegerse de miradas indiscretas e intervenciones inoportunas de los individuos de la propia especie. Por ello, los mamíferos que viven de día suelen parir de noche, mientras que los que viven de noche paren de día. Cuando esta privacidad se ve alterada, o cuando sobreviene algún peligro, el parto se interrumpe, y la parturienta busca otro lugar más tranquilo: el estrés inhibe el parto. Sólo entonces el parto vuelve a reanudarse. Esta es la realidad: una mamífera no pare a menos que se sienta completamente segura

El parto hospitalario

El parto hospitalario está lejos de responder a esta necesidad de intimidad y privacidad, lo que entorpece la fisiología del parto y lo convierte en una dura prueba para las mujeres. En los países con una fuerte medicalización de la asistencia al parto, la planificación de los servicios obstétricos suele revelar una profunda incomprensión y falta de respeto hacia las necesidades y dignidad de los protagonistas del acontecimiento.

La posición horizontal con las piernas abiertas, que deja los órganos sexuales innecesariamente expuestos y vulnerables, la presencia de observadores que irrumpen en la habitación o el paritorio, las órdenes a las mujeres sobre lo que deben o no deben hacer, los tactos continuos y tantos otros comportamientos invasivos no son sólo una falta de respeto, sino que constituyen auténticos factores de riesgo.

Esta falta de privacidad favorece las complicaciones médicas, al someter a las mujeres a un fuerte estrés físico y emocional que dificulta la fisiología y evolución del parto. Las hormonas del estrés inhiben la producción de oxitocina, hormona que dirige el parto, y además contraen la musculatura. Dicho de otra forma: la mujer se contrae, se cierra, y la dilatación se bloquea. La famosa comadrona Ina May Gaskin lo resume de modo magistral en unas pocas palabras: “una mirada poco amable es suficiente para que una mujer no dilate”. Por tanto, la falta de intimidad es un factor real de riesgo. Si una mujer sabe que le van a cortar su vagina (episiotomía) ¿cómo se va a abrir? ¿Cómo va su cuerpo a querer dejar salir a su bebé, si sabe que se lo llevarán de su lado? Su instinto de autoprotección y conservación le hará contraerse literalmente.

El parto como acontecimiento sexual

Reducir el nacimiento a un evento médico ha hecho perder de vista la realidad de que el parto es un acontecimiento de la esfera sexual, y por tanto muy fácil de perturbar. Orgasmo y reflejo de eyección materno-fetal son dos reflejos espontáneos similares, que se producen gracias a un estado emocional y hormonal parecido. Y todo el mundo sabe que no se puede controlar, dirigir, forzar ni siquiera observar indiscretamente un episodio de la vida sexual sin inhibirlo. Parir un hijo es un acto de amor, consecuencia de un acto de amor anterior. Ambos acontecimientos son fuertemente dependientes del entorno en que se producen y del estado emocional de los protagonistas. El ambiente y circunstancias idóneas para uno son las mismas que para el otro.“La presencia de observadores nunca es anodina”, decía el Dr. Michel Odent.

Leilah Mc Cracken, madre de siete hijos y autora de “Resexualizing birth” lo resume de esta forma:“Si durante el sexo alguien pincha repetidamente a una mujer, mira fijamente su rostro y su cuerpo y le insta impacientemente a que tenga un orgasmo, seguro que no lo tendrá. Lo más probable es que se cierre y se sienta desolada e incompetente. Si una mujer no se siente lo suficientemente segura físicamente para dar a luz, si le observan y le tocan continuamente, si ve mesas llenas de tijeras, agujas y fórceps, si se le dice que no puede tener un parto sin intervenciones doloras y peligrosas, no hay manera de que dé a luz; está más allá de su control consciente. Sabe que el ambiente donde está no es seguro para parir: no puede dejar que su bebé salga si ella está muy estresada o herida para cuidarlo, si ve “el carrito de torturas” esperándolo”.

Acompañamiento en el parto

Una parte importante del bienestar emocional de la madre es el apoyo que recibe. Esta no es una cuestión menor: numerosos estudios científicos han constatado que el acompañamiento continuo durante el parto por una persona de su elección aumenta el bienestar de la madre, mejora los resultados de salud y disminuye considerablemente la tasa de todas las intervenciones, incluyendo cesáreas.

Actualmente, la presencia del padre en el parto ha pasado de ser una reivindicación a casi una imposición. Esto ha sido una indudable conquista …que no debería constituirse en regla fija. Muchas mujeres se han sentido mejor cuando su marido les compaña durante el parto, pero otras no.

Es frecuente que cuando una mujer no desea determinadas intervenciones el personal médico trate de convencer al marido para que –deseoso de ayudar- a su vez convenza a su mujer. Si el marido confía más en la técnica que en la naturaleza, si tiene miedo o no está en total sintonía con los deseos y necesidades de su mujer, puede dejarla sin “protección” frente a los protocolos hospitalarios en un momento muy vulnerable. Cuando una mujer da a luz en un hospital, sus necesidades pueden no coincidir con las prioridades del hospital. Dado que la mujer no está en condiciones de negociar en ese momento, corresponde al acompañante actuar de “puente” entre la mujer y el personal hospitalario, y así evitar que se irrumpa en su intimidad y se le impongan prácticas que ni necesita ni desea. Actualmente, acompañar a una mujer que pare en el hospital no se puede improvisar, requiere estar bien preparado.

La necesidad de ayudar puede hacer que las personas que acompañan a la mujer intervengan, den instrucciones o simplemente hablen a la mujer, interrumpiéndole en su “viaje interior”. El simple hecho de hablarle a la parturienta le obliga a estar en claveracional. Esto inhibe el proceso instintivo del parto, dirigido por el cerebro mamífero, e inhibido por la mente racional. Por eso el acompañante debe estar disponible, pero en un segundo plano, y comprender que el parto es un proceso lento y espontáneo, en el cual no hay nada que se pueda hacer para “resolver” rápidamente la situación, como si de un problema se tratara.

Es necesario también tener en cuenta que las creencias o sentimientos de los asistentes a un parto pueden tener un gran impacto la evolución del mismo. Si las personas presentes en el parto confían más en la tecnología que en la naturaleza, creen que el parto es arriesgado y peligroso, tienen miedo o prisa, será inevitable que eso contagie a la mujer e impregne la calidad de la atención que reciba.

Es también esencial la calidad de la relación entre la mujer y su acompañante. Siendo el nacimiento un acontecimiento involuntario y espontáneo al cual hay que rendirse y entregarse para q

ue fluya, es necesario que la parturienta no se sienta obligada a guardar compostura alguna, que se sienta absolutamente libre y desinhibida para expresarse y actuar de la manera que sea.

Por todos estos motivos, quien acompaña a la mujer durante el parto es una cuestión de primer orden, que la mujer debe decidir sin condicionamientos de ningún tipo.Qué recomienda la Organización Mundial de la Salud Siendo determinantes del progreso y la seguridad del parto, la OMS da una gran importancia a los aspectos emocionales y psicológicos del parto, a los cuales dedica varios apartados de sus recomendaciones. Por ejemplo:El cuidado del embarazo y parto normales debe:

Ser integral y tener en cuenta las necesidades intelectuales, emocionales, sociales y culturales de las mujeres, sus niños y familias y no solamente un cuidado biológico.

Tener en cuenta la toma de decisión de las mujeres

Respetar la privacidad, la dignidad y la confidencialidad de las mujeres.

Estar centrado en las familias y debe ser dirigido hacia las necesidades no solo de la mujer y su hijo sino de su pareja.

Ser apropiado teniendo en cuenta las diferentes pautas culturales.

Isabel Fernández del Castillo
Autora de “La Revolución del Nacimiento”. Ed. Granica

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 102 seguidores