Tanto tiempo sin venir por aquí…

Tengo completamente abandonado el blog… Lo siento…

¡Mis canguritas están ya tan mayores! la época de partos, portabebés y primeros años, se ha ido quedando atrás para dar paso a nuevas etapas, preciosas y llenas de aventuras diferentes.

Como siempre los proyectos nuevos, y disfrutar a tope de mis niñas y mis aficiones, no me dejan más horas en el día para pasarme por aquí… Pero, como de vez en cuando siguen llegando mensajes y correos, siento que necesito inventar tiempo, escabullirme de mis mil maravillas diarias y venir por aquí, al menos a saludar 🙂 .

¡Tendría tantas cosas que contar! Pero como no voy a llegar ni a una décima parte de lo que me gustaría compartir, os voy a dejar un pequeño vídeo con imágenes de nuestro verano mientras toco ( intento) el piano.

Soy novata total … recién empiezo… pero es algo que he querido toda mi vida.

Tocar el piano siempre ha sido mi sueño, pero no fue hasta hace 2 años que al fin tuve la oportunidad de comprar uno y comenzar a estudiar. Me falta mucho, muchísimo por aprender (y tampoco ayuda que no tenga demasiado tiempo para sentarme con él…), en el vídeo cometo fallos… y tampoco sé editar audio, por lo que no es bueno… está directamente captado por la cámara (que es de fotos) y se oye ruido de fondo… ¡Un desastre!… Pero quería guardar mis primeros pasos y compartirlo con mi familia y amigos más cercanos, porque lo que más me gusta compartir son los buenos momentos, y, tocar el piano, hacer fotos o grabar pasando tiempo con mi familia, son los mejores momentos que puedo imaginar.

Dentro de poco me toca revisión de los aneurismas cerebrales… No suelo acordarme de ellos, simplemente vivo, ¡feliz! ¡tan feliz! de seguir aquí con mi familia, mis niñas, y encima sin secuelas… ¡qué más se puede pedir!… Nada, absolutamente nada. Y encima tengo un piano, y todos mis dedos responden. Cuando lo toco me desborda una felicidad tan, ¡tan grande!, que entonces sí me acuerdo… y deseo tanto que mis aneurismas sigan quietecitas, que me permitan seguir viviendo, seguir tocando mi querido piano, moviendo todo mi cuerpo. Qué maravilla somos.

Gracias por haberme acompañado tantos años. No toco en público, me muero de vergüenza, pero hice este vídeo y me pareció un gesto de reconocimiento sincero a quienes habéis estado ahí en momentos tan diversos. No es perfecto ni mucho, muchísimo menos, pero están reunidas las personas, instrumentos y actividades que hacen de mi vida todo lo bueno que siempre soñé.

Os deseo lo mejor, y mucha, mucha salud.

¡Feliz otoño! ^.^

Anuncios

6 comentarios to “Tanto tiempo sin venir por aquí…”

  1. Ana Cotarelo Says:

    Precioso, Sol, ¡¡cuánta luz!!. ¿Cómo pudieron escoger tan bien tu nombre?. Gracias por el vídeo. Precioso, y feliz otoño 🙂

  2. jfbuendia Says:

    Querida Sol,

    No sólo compartimos la experiencia de los aneurismas, sino que ahora también compartimos la musica.
    Aunque llevo retirado de la musica activa ya 18 años, sigue siendo una parte de mi vida actual, y ha sido la parte mas importante de mi vida pasada.

    Me alegra que puedas sentir eso que sólo sabemos los intérpretes, y da igual el nivel y la destreza: cuando la musica riega las arterias de tus dedos y recreas el arte a través de todo tu cuerpo y mente lo que se siente es indescriptible. Cualquier definición se queda vacía, totalmente falta de sentido…

    Bueno: me alegro tanto de leerte tan, tan feliz. Te voy a nombrar Maestra en Resiliencia. Eres un monstruo (esto es una expresión irónica…) ^_^

    Un fuerte abrazo a ti, a tu contrario y a tus chicas.

    • solcreciendojuntos Says:

      ¡Javi!

      Cómo me gusta leerte ¡siempre!

      No sabía lo de la música, aunque debí haberlo sospechado, tienes una forma de sentir, de transmitir, muy especial. A mí siempre me ha gustado, desde pequeñita… En casa de mi abuela paterna había 2 pianos, uno vertical (que mamporreábamos todos los nietos y no podía estar más desafinado) y uno de cola (al que no nos dejaban ni acercarnos…y que quedó allí, cuando mi abuela cambió de casa…) y a pesar de que me pasé la infancia pidiendo uno, o al menos clases… no fue hasta ahora que por fin he podido conseguirlo (¡las dos cosas!) es uno de esos regalos maravillosos que me ha dado esta suerte de haber podido seguir más tiempo “de este lado del mundo” ^.^ ¡y estoy tan agradecida!, entro en casa, lo veo… y… ¡no puedo explicar la sensación de plenitud que me da! cuando lo toco ya no puedo ni describirlo.

      El martes me hicieron la resonancia (hacía 3 años que no me hacían ningún control) y ¡parece que todo está donde lo dejaron!. Fue una cita extraña… mi querido neurocirujano, quien me embolizó y me hizo la angiografía de control a los 6 meses, se jubiló hace 2 años, y yo ni lo sabía… El nuevo médico parece buena persona, agradable… jóven… espero que sea bueno en su profesión, quiero confiar en que sea así. No vimos ninguna imagen pero dijo que las había comparado con las de la última resonancia y que no había cambios. Lo que nos dejó un poco “así…” fue que mencionó aneurismas que no llegan a ser aneurismas… que no sabía que tenía… Pero bueno, esperemos que no crezcan… El próximo control es en 2 años.

      Tú estarás cercano a una revisión ¿verdad?, ¿o ya te la han hecho?. Espero que todo esté quietecito y muy, muy bien.

      Un abrazo fuerte para ti y los tuyos.

  3. Raquel Says:

    Que alegría volver a saber de ti!!!!
    Impresionante el piano!!!!
    Como te pasa a ti mis canguritas ya se han hecho grandes 4 y 5 años y ya se ha terminado eso de llevarlas pegaditas, aún que a veces cuando encuentran su ergobaby me piden que las suba y nunca les digo que no, ojalá pudiese seguir siendo cangura…..
    Tengo que agradecerte el haberme enseñado este maravilloso mundo, el de el porteo!!!
    Gracias Sol!!!!
    Que tengas un feliz otoño y como tú nos deseas a nosotros mucha, mucha salud.

    Besos. Raquel

    • solcreciendojuntos Says:

      Hola Raquel,

      Gracias a ti por escribirme ¡Qué lindas palabras! me alegra mucho haber sido una de las personas que te ayudaron a disfrutar del porteo, ¡para mí fue una etapa preciosísima! y, los portabebés, una ayuda imprescindible estando sola primero con un bebé y luego con 1 bebé y una niña pequeñita que necesitan tanto a su madre.

      Un beso grandote para ti y tus canguritas.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: