Vivencias: mi hemorragia cerebral

No creo poder escribir todo en un solo post, pero intentaré resumir y a ver hasta dónde llego…

Hace unos días se cumplió un mes y medio desde aquella noche y, al fin, como os contaba en el post anterior (de “vivencias”) he podido dejar la medicación y comenzar, de a poco, a retomar mi vida normal (sin esfuerzos y con controles, pero volviendo a disfrutar del día a día con mi familia)

Pero ¿cómo empezó todo?, pues como empiezan estas cosas, de repente…

El domingo transcurrió tranquilo, como cualquier otro día, preparé la cena, cenamos, vimos alguna serie comiendo palomitas y helado y nos fuimos a dormir. A eso de las 2 de la madrugada me levanté para ir al baño y, al volver a la cama, justo antes de acostarme, empecé a sentir un fuerte dolor de cabeza.

Me levanté inmediatamente a tomarme un paracetamol (nunca tomo nada, pero este dolor de cabeza era tremendo, así no podría dormir), llegué a la cocina, me tomé la pastilla y enseguida supe que aquello era algo más que un simple dolor de cabeza.

Como pude llegué a despertar a Jose y “corrí” dando tumbos hasta el sofá de la sala para no despertar a las niñas. La cabeza me iba a estallar.

Cuando llegó Jose a mi lado ya no podía levantarme, me dolía también la nuca y el cuello se me ponía cada vez más y más rígido. Le dije que me sentía muy mal, empecé a vomitar a chorro y le pedí que llamara a una ambulancia. Todo pasó en segundos.

Jose no terminaba de creer que fuera para tanto, ¿sería una jaqueca?.

¡Nunca tuve un dolor de cabeza semejante!.

Algo dentro de mí me decía que esto era malo, que me había reventado un vaso dentro de la cabeza. Soy hipertensa y, a pesar de haber estado tomando medicación (y haciendo una vida más que sana…), siempre dudé de estar bien controlada.

Apenas pasaron unos pocos segundos y se me empezaron a dormir las manos, le volví a pedir a Jose que llamara a una ambulancia. Ya no podía mover las manos, los dedos se plegaron unos sobre otros y los brazos se flexionaron sobre mi pecho. Mientras seguía vomitando a chorro…

“Me muero cari”

Tenía los ojos practicamente cerrados, pero, al decirle eso los abrí y vi que justo entraba a la sala mi princesita mayor, me miró y gritó: ¡no te mueras mamá!.

¿Cómo puedes prometerle a tu hija que no te morirás?, ¡Dios mío!, ¡que dolor más grande!, no podía morirme, no podía dejar a mis hijas tan pequeñas sin mamá… Pero, si era lo que tenía que pasar, no podía hacer nada…

Sofía le gritó al padre que llamara a una ambulancia y al fin Jose llamó.

Le dijeron que me pasara el teléfono, como pude cogí el teléfono mientras seguía tumbada de lado en el sofá, comencé a contarle que me dolía muchísimo la cabeza, que tenía el cuello rígido, las manos dormidas y… comencé a vomitar ya sin poder parar.

“Pásame con alguien” me dijo. Jose ya estaba quitándome el teléfono de las manos.

Le dió la dirección y luego llamó a sus padres o hermana.

Después fui perdiendo la noción del tiempo, la conexión con la realidad, era todo muy extraño.

Jose dice que en unos 10 minutos llegó una ambulancia… de transporte… Sin médico ni paramédico…

Encendieron la luz y lloraba de dolor, mientras seguía vomitando… Preguntaban si era de tener dolores de cabeza, que si aguantaba mal el dolor… Yo ya no podía ni responder… sólo vomitaba y me quejaba con un sonido apagado.

Decidieron llevarme al centro de salud para “una primera valoración”, sólo recuerdo ir en una especie de silla y luego en la ambulancia tumbada, diciendo de a ratos: “frío” (estaba en pijama, ¡helada!) con los ojos cerrados y como quejándome del dolor, la cabeza y la nuca ya eran insoportables…

Fui sola, pero tranquila pensando que mis niñas estaban con su papá. Jose me dijo: “cuando llegue mi hermana voy a donde estés”. Semanas más tarde, al volver a casa, Sofía me dijo: “ibas en una cama, mamá, tumbada, te vi por la ventana de la habitación”. Se me encogió el alma. No puedo dejar de agradecer el seguir con vida, haber vuelto con mis niñas.

En el centro de salud no sé ni dónde estuve, me había hecho una idea mental que nada tenía que ver con el sitio a dónde me llevaron.

Comenzaron a ponerme vías (sentía que me golpeaban los brazos y me pinchaban pero no podía abrir los ojos, no sabía si era hombre o mujer, no sabía ni cuánta gente había) y me acercaban un cubo de basura para vomitar (aunque no sé ya qué podría vomitar….) o eso me pareció en un intento de mirar qué estaba pasando.

Luego ya no recuerdo nada, sólo alguna pregunta que le hicieron a Jose, que ni ví (y no pude recordar hasta hace pocos días), como: “¿es muy sufrida, es de quejarse mucho?”. Dios mío, me estaba muriendo y nadie lo sospechaba siquiera… me sentía mal, nadie parecía creer lo que me estaba pasando; hoy lo repienso y me parece casi una falta de  respeto…

Dice Jose que cuando él llegó ya tenía en vía un calmante y un antihemetico (para los vómitos) y que cuando me preguntaban cómo estaba yo respondía: “mejor”.  Era obvio que bien no estaba, pero claro, algo menos me dolería y ya vomitaba intermitentemente, mejor sentiría que estaba y quería agradecer de alguna manera… Eso sí, yo no recuerdo nada…

Le pregunté si me llevaron al hospital pronto o si esperaron un rato, y dice que esperamos allí unos 15 minutos a ver qué tal seguía, y que de a ratos parecía mejorar. Le pregunté que mejorar cómo y me respondió: “te ponías como para dormir”. ¡¿Eso es estar mejor?!, una persona que se encuentra mejor se sienta y dice: “gracias, ya estoy mejor, me voy a casa”, ¡¿cómo iba a estar mejor queriendo dormirme en un centro de salud?!, jolín, si justamente en la escala de Hunt y Hess nombra claramente el estado somnoliento como signo de empeoramiento…

Pero bueno, lo hicieron bien, no me enviaron de vuelta a casa (que todo es posible…), a los 20 minutos más o menos decidieron enviarme al hospital de Laredo para hacer “una prueba”.

Esta vez dice Jose que ya me trasladó una ambulancia medicalizada.

En Laredo entramos por Urgencias, me pasaron a un box y luego a hacer una TAC.

Yo de todo esto no me acuerdo nada pero sí recuerdo un momento en que me hicieron una tomografía, recuerdo que parecían seguir tratándome como una loca exagerada y, de pronto, apagaron las luces, comenzaron a hablar bajito y a cuidarme con suavidad, fue justo después de escuchar comentar: “es una hemorragia cerebral”. Creo que ni pensé que fuera yo, creo que ya no pensaba…

Parece que allí le contaron a Jose lo que tenía y le dijeron que me trasladarían al Hospital de Valdecilla. El paramédico de la UCI móvil que me llevó le dijo que en ambulancia habría unos 25 minutos y que pensaba que lo conseguiría (llegar viva…) No quiero ni imaginarme estar en su lugar, si me dicen algo así sobre él… No, no quiero ni pensarlo.

Yo en esos momentos creo que no me enteraba de nada, al menos ahora no lo recuerdo, hay 3 días de vacío en mi memoria, Jose me cuenta cosas, incluso alguna palabra mía, y no soy capaz de recordar nada.

Dice Jose que llegamos a Urgencias de Valdecilla, allí me vió un neurocirujano y yo más o menos respondía, repetía que estaba mejor. Otra vez, no lo recuerdo…

A partir de ahí vinieron las siguientes peores horas para él. Una vez que me llevaron a la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) a Jose le explicaron lo que tenía, el gran peligro de un resangrado del que casi nadie sale vivo, la necesidad de hacer una angiografía (con sus riesgos) y las posibilidades de tratamiento de acuerdo a la localización del aneurisma y a mi estado general…

No tenían muy claro si hacer un agujero en el cráneo para liberar la presión, tenía una hemorragia masiva, de Fisher 3 (escala de 1 a 4) con hidrocefalia secundaria y, esas horas, muchas, Jose al fin cayó en la gravedad y en desear que todo eso fuera solo un mal sueño.

Un neuroradiologo intervencionista lo llamó para explicarle, dice que lo hizo pasar a una salita aparte y lo primero que le dijo fue: “¿estás solo?, ¿no tienes a alguien más que te acompañe?”…

Le explicó los riesgos de esperar, los riesgos de la angiografía y la posibilidad de embolizar (y sus riesgos) en la misma intervención si es que el aneurisma lo permitía. Le hizo dibujos y trató de exponerle todo lo más claro posible. Dice Jose: “lees los riesgos y no quieres firmar, pero es lo que tienes que hacer, de lo contrario sería peor… No te preguntan, te lo dan y firmas…”

Para poder hacer la angiografía y la posible intervención necesitan que hayan pasado al menos 12 horas para que el coágulo sea más o menos fuerte como para soportar sin romperse, sino sería fatal; así es que pasé el primer día y noche en la UCI y, al día siguiente, me hicieron la angiografía y gracias a Dios me embolizaron los 2 aneurismas que encontraron. La intervención duró unas 5 horas, el neuroradiologo le dijo que había sido complicado por un pequeño vaso comunicante pero que lo habían conseguido, que parecía no tener signos externos de secuelas pero que había que esperar a que me fuera despertando.

Dice Jose que él me había explicado lo que me harían en una de las breves visitas de la UCI, y que yo más o menos parecía escuchar y responder que: “vale”, pero, otra vez, no me acuerdo de nada…

Al tercer día en la UCI empecé a tomar algo más de conciencia, al menos de ese día sí recuerdo algunas cosas aisladas.

Parece que al despertarme me movía mucho y me quitaba todo. Tenía un drum (que ahora que lo escribo ¡recuerdo cuando me lo pusieron!, me sentía un árbol de Navidad, tenía 3 vías, 2 cateteres y no sé cuántos sensores en el pecho…  Me dijeron que tenían que llegar con la vía hasta el corazón y fui sintiendo cómo entraba desde la mitad del brazo hasta… ¡el hombro!, les dije que estaba allí y creo que allí se quedó, y, con los días, estaba algo más bajo en el brazo)

Eran muy amables, me siento enormemente agradecida a todos. Era una especie de habitación individual (al menos eso pensaba mientras estuve allí, aunque luego Jose me contó que eran como boxes, sin puerta, sólo paredes laterales), en semipenumbra (la cefalea es fuertísima y con luz se intensifica por lo que intentan mantenerte en penumbra y en silencio), me hablaban bajito e intentaban hacer las cosas sin encender luces, cuando la necesitaban me explicaban que me taparían los ojos y me cubrían con un paño. A cada rato sonaba alguna alarma y venían a revisarme, me estiraban vías, recolocaban sensores… Aunque de todo esto me acuerdo de a trozos, como en un sueño muy extraño y que no me gustaría repetir…

En una de las visitas, supongo que la de la mañana del día siguiente a la embolización, abrí los ojos y…. ¡vi a mi marido! ¡qué alegría!, no lo había visto, o, al menos no tenía conciencia de ello, desde que me sacaron de casa… Necesitaba verlo.

Yo estaba con la pierna del cateter atada y los brazos también atados… Gracias a Dios entre la inflamación cerebral y los sedantes casi no me enteraba (¡o al menos no como lo hubiera hecho con conciencia normal!) aunque sí recuerdo verme un brazo y la pierna inmovilizada y estar incómoda (sólo se dormir boca abajo) pero sentía que me dormía y me despertaba intermitentemente.

Jose dice que me quejaba de frío (¡con lo que sufro el frío!) y que quería que me soltaran, y dice que se los comentó y que le explicaron que ya me habían hablado pero que enviarían a una enfermera a explicarme otra vez que no podían soltarme aún…

Al 3er día por la tarde ya estaba más consciente (de a ratos…) y me ofrecieron agua en un vaso con una pajita. No tenía sed, seguía con nauseas pero lo acepté, quería ponerme bien y me pareció todo un detalle (incluso una muestra de empatía y cariño) por lo que sentí que debía decir que sí y tomé un sorbo. Pronto entró Jose, dice que allí al fin le hablé algo, que parecía no tener secuelas y que saber que había bebido un trago le alegró mucho. Yo estaba feliz de verlo, me dio un beso y supe en mi corazón que estaba con él, que seguía conmigo.

Todavía faltaban los días de mayor riesgo de vasoespasmo e infarto cerebral, pero, cuando al fin subí a planta estaba tan contenta, ¡estaba viva! ¡y sin secuelas aparentes!, con muchísimo dolor de cabeza pero ignorante del riesgo que seguía corriendo, sólo feliz de estar junto a mi marido y de no haberle fallado (al menos de momento) a mi hija. “Mamá no se había muerto”. Sólo puedo seguir agradeciendo.

Luego estuve unos 13 días en planta, ¡eso da para contar mucho!, entre ellos buenas y no tan buenas experiencias; viaje a radiología, el primer intento de levantarme, y, en especial la llegada de mi madre, la visita de mis niñas, y las tarjetas y flores que me alegraron cada día, pero, por hoy, creo que es suficiente. Me he dejado mil cosas por el camino (literal), pero a la vez, ¡vaya chapa os he metido!, en sólo 3 días pasaron tantas cosas.

Cuando vuelva a tener un rato (e “inspiración” que no me es muy fácil escribir sobre todo esto) tal vez os pueda contar un poco más, de ser así espero poder escribirlo menos cortado e ininteligible, que en esta entrada es un caos… ¡aún intento ordenarlo en mi propia cabeza!, siento lo desordenado y mal escrito, espero que sepáis disculparme.

Gracias por haber estado aquí, a mi lado a pesar de la distancia. Vuestro cariño y buenos deseos han sido un apoyo inimaginable.

Sol.

Anuncios

69 comentarios to “Vivencias: mi hemorragia cerebral”

  1. Lorena Says:

    ERES INIGUALABLE!!!
    Estoy todavia con el bello de punta al leer tu post, es increible, la fuerza, la entereza que demuestras.
    EStoy convencia que tus niñas y tu marido tiene esposa y madre para rato, un ser tan dulce, tan especial no puede sino vivir, sonreir y disfrutar.
    Gracias por compartir con todos nosotros tus vivencias.
    Un fuerte abrazo y la mejor de mi sonrisas

    Lore

    • Sol Says:

      ¡Lore!, ¡siempre me emocionas!.
      No merezco las cosas que me dices pero me encantaría creerme que mis niñas y marido tendrán mamá y esposa para rato, ¡ojalá!
      Mil gracias a ti por tu cariño y buenos deseos.
      Un abrazo enorme.

      Sol.

  2. mabel Says:

    Hola Sol!

    Gracias por el gran esfuerzo que has hecho al escribir lo que te ocurrió, está mejor que bien, no seas tan exigente contigo misma 🙂
    Es inevitable emocionarse con tus palabras, es tremendo por lo que habéis pasado tú y tu familia…
    Viendo las preciosas fotos de vuestro primer paseo en familia me he dicho…
    !Cómo es la vida! hay personas que pasan una larga vida sin apreciar ni sentir la belleza de las cosas más sencillas de este mundo… una pequeña flor entre unas piedras, una tela de araña mojada, una onza de chocolate en la boca, un baño en el mar, parir un hijo, amamantarlo, el abrazo protector de tu amor… miles y miles de detalles/vivencias que nos hacen felices.
    Gracias por compatirlo y por recordárnoslo
    Un abrazo de osa,
    Mabel

    • Sol Says:

      ¡Mab!, ¿eres tú?, si es así ¡qué sorpresa y qué ilusión leerte por aquí!
      Eres una mujer tan especial, desde hace casi 7 años, cuando nos “conocimos”, siempre has estado ahí para acompañarme, escucharme, sabes trasmitir tanto, eres tan linda por dentro y por fuera.
      Un abrazo de osa a ti también, espero que nos demos uno de verdad muy pronto.

      Sol.

  3. Vero Says:

    Gracias por compartirlo, Sol.
    Un gran beso y que estes mejor cada dia!

  4. Elena López Says:

    Ay, Sol, me alegro mucho de que estés mejor, y no puedo dejar de llorar leyéndote, de pensar en el miedo que debiste pasar, el que debió pasar tu familia… y de alegría de que estés mejorando.

    Un beso enoooorme, el mega-abrazo lo guardo para cuando te vea en directo.

  5. Julia Says:

    Sol, eres una mujer fortísima. Gracias por compartir tu experiencia. Debe de ser durísimo para ti volver a vivirlo para tenernos informados.

    Un beso muy fuerte con el corazón.

  6. Carina Titon Says:

    Sole…que dificil escribir lo que siento al leerte….me imagino el dolor y el sufrimiento que pasaste y pasaron , y tu desesperacion por tus hijas….tampoco entiendo porque Dios le manda pruebas asi a alguien que es tan puro y disfruta de las pequeñas cosas de la vida como pocos….
    Gracias por compartirlo…tus vivencias nos hacen vivir mas agradecidos….Que siga asi tu recuperacion!!!! besotes!

  7. Lara Says:

    Solete… ¡¡¡miles de abrazos!!!

  8. Maria (mama de Carlota) Says:

    madre mia, Sol, qué durísima experiencia para ti y para tu familia!
    tiene que resultarte muy dificil revivir todo esto, gracias por tu grandísimo esfuerzo y como ya te han dicho antes…no te exijas tanto, que todo está perfecto.
    eres una persona muy especial, todo va a ir bien,seguro.
    te deseo lo mejor en tu recuperación.muchos besicos

  9. Vega Aceña Says:

    Ay Sol, como me alegro de que estés bien!
    Un abrazo

  10. Izaskun Says:

    Sol, me he situado totalmente en tu dramática vivencia… uuffff!!! duro, muy duro, y a la vez lo estás contando retomando ya tu vida, disfrutando ya de tu gente, y eso ya es mucho, muchísimo!!
    Ánimo y mucha fuerza!!!
    Un besote enorme
    Izaskun

  11. mafalda Says:

    Sol, muchisimos besos

  12. Zulima Says:

    Un beso muy fuerte Sol.
    Es muy duro todo lo q cuentas, pero lo importante es q estás aqui, q no le has fallado a tu pequeña, seguro q su energia te ayudó en los momentos mas duros y ahora se siente aun mas orgullosa de su mami

  13. Luisina Says:

    Hola Sol 🙂 Qué alegría es verte escribiendo nuevamente. Eso, solo eso…estás viva. Ahora hay que sacar afuera todo para poder seguir. Hacés muy bien poniéndolo en palabras.
    Un abrazo fuertísimo 🙂

  14. Beatriz Says:

    Sol… y encima tienes fuerzas para animarnos a todas con tus palabras, con tu valentía… que ganas de abrazarte y contagiarme de tu energía.

    Un gran beso.

  15. Rakel de RC Says:

    llorando y llorando….estoy…eres muy fuerte y valiente y sobre todo una supermami….
    un besote gordo
    Rakel

  16. Sol Says:

    ¡Ay! quería responderos una por una, cada mensaje es tan especial para mí, pero he empezado y no me veo capaz de llegar a todos… ni tampoco de dejarlo a medias.
    No tengo palabras para agradeceros, no sólo por estos mensajes sino por todos, por la preocupación sincera, por el cariño, y el sostén.
    Ha sido una experiencia fuerte, para todos, pero yo la he podido vivir mejor de lo que podría pensar yo misma simplemente gracias a Dios, a los médicos, enfermeros, auxiliares… Y a mi marido, saberlo cerca, siempre a mi lado ha sido fundamental; a mi madre y su ayuda impagable, y a todas vosotras; tal vez se escuche cursi, pero, en situaciones “límite” tanto física como emocionalmente, sentirte arropada es algo enorme, no tiene precio.
    Me pongo tonta y sentimental y solo me sale deciros gracias y que os quiero, mucho.
    Miles de besos y muchísimas gracias a todas otra vez.

    Sol.

  17. corina Says:

    eres especial, no te conozco en persona pero leerte siempre me emociona y esta vez he roto a llorar imaginandolo todo
    pero que fuerte eres y mi abuela decia siempre cd yo le decia “tuve suerte” que cada uno obtiene de la vida la suerte que merece siendo buena…sé que lo decía para educarme pero esta vez sólo puedo darle la razón¡¡¡
    me alegra leerte, ver tus preciosas fotos y me alegra que desde esta distancia pueda decirte bravo¡¡¡¡ eres una gran mamá y a tus niñas y a tu marido les queda muuuucha Sol para rato
    un saludo desde Tenerife…si alguna vez quieres venir a descansar al sol te estaremos esperando
    cuidate mucho

    • Sol Says:

      ¡Corina! ¡eres un Sol!.
      Como dije en el mensaje anterior no soy más fuerte que cualquiera en la misma situación, he tenido mucha suerte, dentro de lo malo (y salvo las primeras largas horas) todo salió lo mejor posible. Es duro, con recuperación larga, pero he tenido mucho apoyo ¡y todo vuestro cariño!
      ¡Y sí!, si vamos por Tenerife, te avisamos seguro, no para molestaros, ¡faltaría más!, pero sí que me encantaría conocerte y, si me dejas, darte un abrazo fuerte, de los de verdad.
      Un beso grande y gracias por todo otra vez.

      Sol.

  18. mabel Says:

    Sol!! cómo no seguirte, si eres un lujo de amiga… espero de corazón darnos un buen abrazo de osa a osa muy pronto 🙂
    Muaks
    Mabel

  19. Hope Says:

    Hola,
    He llegado a este post buscando informacion sobre hemorragias cerebrales y es que, desafortunadamente, a una persona muy querida en mi vida le han visto eso mismo, ella ya habia alguna vez perdida de conciencia y d vista por unos momentos pero lo achaco a otras cosas, esta ultima vez q le paso, le hicieron pruebas mas extensivas y le encontraron un coagulo, grande creo, por el cual le han tenido que hacer una descompresion quirurjica, sacandole algo.
    Perdonar que no me explique bien, mi situacion es complicada, stoy destrozado por la noticia y por no poder estar con ella, stoy a mucha distancia y no se cuando podre ir, siento una impotencia muy grande.
    He hablado con ella stos dias a casi todas horas y tb con su mejor amiga, la doctora le dijo a esta amiga q tenia menos del 95% d posibilidades d sobrevivir, y q lo restante seria seguramente con algun dagno cerebral y algo afectado, y es que no me lo explico.. hablo con ella y no sta mal, no entra en mi que la cosa sea tan catastrofica. Quiza solo ste en la fase de negacion.
    Le digo a todas horas q luche, q le qda mucho por vivir, ella no llega a los 30 agnos, q le qda lo mejor y le intento dar fuerzas pero siento q yo las empiezo a necesitar tb.
    Existen posibilidades? Aun llevandola a un buen especialista seguira siendo el futuro asi de negro? cuando le quiten el coagulo se acabara todo?
    El escribir esto ya me ayuda a desahogarme y ruego q si hay alguien que quiera opinar por aqui, lo haga, no quiero tanto animos como comentarios realistas, no quiero aumentar mis esperanzas y derrumbarme despues.
    Un millon de gracias

  20. lalit Says:

    Hola Sol,

    Acabo de leer la entrada y estoy llorando a mares. El corazón me latía muy fuerte mientras iba avanzando el relato.

    Me alegro tanto de que todo quedara en unos días de pesadilla!!! Me alegro tantísimo de que estés bien! Siento que, a pesar de tantos kilómetros y tanto tiempo que nos separan, te quiero. Eres maravillosa y especial.

    Te mando abrazos y besos! Muchas felicidades por haber podido renacer de esta situación y seguir bien!!!

    Y gracias por escribir y contarlo. Muchas gracias. Esto son lecciones para todas. Lecciones que marcan mucho!

    Hasta pronto! Lalit (de las mamás de noviembre 06)

    • Sol Says:

      ¡Lalit!, qué alegría leerte por aquí.
      Yo siento igual, a pesar de los kilómetros y la distancia te recuerdo siempre con muchísimo cariño, aquel día que al fin pudimos vernos y abrazarnos después de compartir tantas cosas fue realmente especial, ¡esas cosas no se olvidan! (ni eso ni el helado, ¡con lo que a mí me gustan! 🙂 ), eres una persona preciosa.
      Un besazo enorme y muchas gracias a ti.

  21. lunita Says:

    Sol recien te leo. Bueno no me dejan de caer lagrimitas. Que bueno que todo haya pasado y que todo este sanando. Sos una personita muy valiosa e importante. Casi no te conozco pero ya te quiero un monton, sos asi, te haces querer. Y que lindo que tengas una hermosa familia para cuidarte y curarte. Besos gigantes.

    • Sol Says:

      ¡Lunita!, vos sí que te hacés querer, no sabés con las ganas que me quedé en Argentina de haber tenido más tiempo para hablar y compartir juntas, espero que haya una segunda vez muy pronto.
      Un beso gigante para vos y tu preciosa familia.

  22. kinari Says:

    hola, de verdad te admiro tu enteresa y tu lucha por vivir y no dejar desamparadas a tus niñas, me doy cuenta que fue un lapso demasado dificil y cruel para ti, pero con amor de tu seres queridos todo se supera y sales adelante. primeramente dios mejores cada dia mas, cuidate y recuerda que hay personas que te necesitan y esperan. besos y abrazos, soy de veracruz mexico me dio mucho gusto conocerte, aunquesea en esta circunstancia.

  23. Sol Says:

    Hola Kinari,
    ¡Un gusto conocerte a ti también!. (Y qué gusto poder “conocernos” aunque estemos tan lejos)
    Muchas gracias por tu mensaje y tus buenos deseos.
    Un beso y un abrazo fuertes desde el otro lado del “charco”.

  24. Merce Says:

    Hola Solcita.. de las más tardías en pasar por aquí y mandarte un besazo enorme y un abrazo grandísimo. Sólo mi niña decirte que a pesar de no haberte dado muchas señales por no querer molestar y sabiendo que deberías estar descansando y recuperándote (no me esperaba.., aunque debería conociendote, tu actividad blogil… ) no he dejado de pensar en ti.. en tus niñas y en vuestra familia. Decir que os aprecio mucho sabes que es poco… pero es que sin conocerte en persona has echo que deseara poder darte muchos muchos abrazos, siempre.

    Leerte me ha confirmado lo que pensaba sobre ti… eres una de las mujeres más increibles que conozco. Gracias Sol!!

    • Sol Says:

      ¡Merce!, ¡qué alegría leerte! ¡siempre es una alegría para mí!.
      Tú sí que eres una de las mujeres más increibles que conozco, y creo que tú también sabes que decirte que te aprecio es poco, poquísimo. Confío en que no falte mucho para darnos un abrazo de los de verdad.
      Muchas gracias por tus palabras y tu cariño, por ser como eres.
      Un beso enorme y mucha salud para ti y tu familia.

  25. Almu33 Says:

    Hola Sol!!

    Me alegra enormemente que estés bien, siempre es una alegría poder leerte y disfrutar de esas experiencias que compartes. Cada vez estoy más convencida de que eres una persona super especial y, aunque no te conozco en persona, te tengo un gran cariño.
    Cuidate muchísimo. Un gran abrazo.

    • Sol Says:

      ¡Hola Almu!
      Muchas gracias por tu mensaje, me siento un poco como tú, hace poco sentía que no te conocía (y se siente raro!), pero, tus palabras en cada mensaje, acompañándome y brindándome cariño y apoyo… No sé, siento que ya casi te conozco y me alegra cada mensaje que me escribes, trasmites algo muy especial y sólo me sale trasmitirte mi agradecimiento y cariño (y ganas de conocerte de verdad!)
      Gracias otra vez, de corazón.

  26. fatima Says:

    No tengo palabras……..por que coño le pasa esas cosas a una madre,,,por que no le pasa a una mala persona,,,,,,,espero que te reuperes lo antes posible,,,,,sol,,,,intenta olvidarlo,,,,y vive refugiate en tus hijas y tu marido,,,que pobre hombre,,,lo mal que ha debido pasar solo lo sabe el,,,,,,,

    • Sol Says:

      ¡Hola Fátima!
      Son cosas que pasan… Gracias a Dios puedo contarlo, y aquí estoy, de vuelta en casa con mis niñas y mi marido. Se que no ha terminado aquí y cada control me lo recordará, pero a todos, en cualquier momento, puede pasarnos cualquier cosa. Agradezco enormemente estar viva y sin secuelas y sólo espero poder disfrutar junto a mi familia muchos años más.
      Un abrazo muy fuerte, y muchas gracias por tus buenos deseos.

  27. Mar ≈ mami Says:

    Estoy con lágrimas en los ojos, me alegro que lo superases, porque como bien sabes, algunos no lo hacen… siento ser realista, pero es que me has recordado tanto la historia de una persona muy querida para mi, que desafortunadamente no lo superó… pero busquemos el lado bueno, estás ahí, disfrutando de tu niña y contándonos tu experiencia. Te felicito por tener el valor de contarlo y superarlo.

    • solcreciendojuntos Says:

      Querida Mar:
      Siento muchísimo tu pérdida… Ojalá pudiera decir algo para aliviar tu dolor, pero sé que nada podría… Tengo una buena amiga que perdió a dos personas por culpa de aneurismas…
      Se lo afortunada que soy, lo supe desde el mismo momento en que volví a abrir los ojos, eso me ayudó a superar las primeras semanas más duras, no podía dejar de pensar en lo afortunada que era, que si todo seguía bien podría volver con mis niñas.
      Además no me faltaron palabras de ánimo ni personas del hospital que me dijeran la suerte que había tenido. Recuerdo las palabras de un neurocirujano en una de las visitas matutinas a mi habitación: “Estos días son muy duros, pero piensa que un 40% no supera las primeras 48 hs y otro 40% queda con secuelas”, pensar que (al menos de momento) estaba en esa minoría afortunada… Aún no tengo palabras para agradecerlo.
      Ojalá nunca nos faltara la salud, a nadie.
      Un abrazo muy fuerte.

  28. Anabel ( la gallega) Says:

    Hola mi niña!!

    Me ha emocionado mucho tu relato, enormemente, porque conforme lo iba leyendo me iba poniendo en tu caso, en el de tu pequeña, en el d Jose…uff…q dolor tan grande!!

    Cuando me enteré, t llamé a casa, me alegré oir a Jose, diciendo q estabas en casa, recuperándote, le dije q t diese muchos besitos de esta gallega, q tuvo la suerte de conocerte, a ti a tu marido y a tus niñas, y vivir momentos lindo en Castro Urdiales!!

    No tengo palabras, más q GRACIAS por luchar, por estar con nosotros, por sacar fuerzas para contar tu historia!!

    Te mendo un BIQUIÑO ENORME para toda tu familia, d parte de estos galeguiños q ahora estamos en Vitoria!!

    Anabel, Fran, Laura y Emma!!

    • solcreciendojuntos Says:

      ¡Anabel!, ¡qué sorpresa y qué alegría leerte por aquí!
      No sabía que habías llamado a casa, ¡gracias!, las primeras semanas de estar aquí en realidad sólo estaba “a medias”… todavía tenía bastante sangre en el cerebro y los ventrículos dilatados, las cefaleas a penas me dejaban funcionar a pesar de los analgésicos. ¡Cómo he mejorado!
      Me hubiera encantado hablar contigo…
      Muchas gracias por tu mensaje y tus cariños, creo que sabes que os aprecio muchísimo; se os hecha de menos por aquí…
      Un beso enorme para los 4.

  29. arantxi de RC Says:

    Ahi Sol, guapa como me alegro de verte mejor…nunca pense que podría llegar a coger tanto cariño a una persona que conocería en la red, pero pienso en ti y en tu familia a diario (será porque estas en la foto de Junio del calendario) y me acuerdo mucho de vosotros. No sabes lo feliz que me hace saber que estas mejor y que tus niñas van a seguir disfrutandote mucho tiempo.
    Tu me hiciste mi primera bandolera que guardo y guardaré como oro en paño y gracias a ti mis niños han podido disfrutar más de su máma y yo de ellos.
    Te mando mil abrazos y achuchones y sigue cuidandote.

    • Sol Says:

      ¡Arantxi!, ¡me has emocionado muchísimo!.
      Qué palabras tan bonitas, yo también me encariño mucho con personas que “no conozco”, aunque sea por la red se puede compartir muchísimo, te puede llegar al corazón cada palabra, como tú has hecho conmigo.
      Y no sabes lo que me alegra saber que otra familia ha disfrutado como nosotras de los portabebés, ¡y más con uno de mis trapitos!, cada uno que he cosido ha sido muy, muy especial, dedicado a cada mamá y su bebé, imaginando cuánto podrían disfrutarlo, ¡a mi los portabebés me han ayudado tanto!, ¡los hemos disfrutado tanto!… Es muy especial saber que otra familia también los ha podido disfrutar y que en parte has colaborado a ello.
      Muchas gracias por escribirme y enviarme tanto cariño con tus palabras.
      Un abrazo enorme y otros tantos achuchones para ti.

  30. eva Says:

    Ahora tienes dos cumpleaños que celebrar.
    Me alegra mucho que ahora quieras disfrutar de tus niñas y tu marido y dejar aparcadas las otras actividades que realizabas ( aunque me quedara la pena de no tener una bandolera tuya).
    Disfruta mucho de esta nueva etapa ( que has tenido mucha suerte) y si vuelves a la aguja………. encantada de poder tener algun dia una bandolera tuya.

    Felicidades
    Eva

    • Sol Says:

      Hola Eva!, qué sorpresa leerte por aquí!.
      Siento no haberte podido coser una bandolera, estos días la máquina se solidarizó conmigo y ha tenido que viajar al taller, así es que me he cogido vacaciones “costuriles” sí o sí, creo que me ha hecho un gran favor.
      Y claro, algún día, si vuelvo a coser y aún necesitas un portabebés, tienes un “trapito” mío seguro!, creo que sabes lo que me gustan los portabebés y lo feliz que me hace que otra familia pueda disfrutarlos también.
      Un abrazo y gracias por tu mensaje.

  31. Maren Says:

    Querida Sol,
    Me acabo de enterar de lo que te ha pasado; de verdad que todavía siento el susto en el cuerpo. Siento muchísimo que hayas tenido que pasar por esto; espero que dentro de lo posible estés bien. Me he acordado mucho de tí y de vosotros; por favor, no pienses que os hayamos olvidado. ¡Para nada! Simplemente somos un desastre y siempre dejamos las cosas para mañana….ya ves, de Alemanes poco… 🙂 En serio, me siento muy triste al ver que no te he apoyado cuando más lo necesitabas. Esto tiene que haber sido un infierno; dejando a las niñas en casa con la palabra “muerte” en el aire….se me rompe el corazón al imaginarlo. Sólo te puedo decir que te mandamos todo nuestro cariño, aunque sea desde Alemania, y muchos besos y abrazos. A partir de ahora te seguiré en el blog.
    ¡Un beso enorme, también para las niñas y para Jose!

    • Sol Says:

      ¡Maren!, ¡qué alegría saber de ti!, aunque siento que un “susto” nos haya vuelto a poner en contacto…
      No te sientas triste, las aneurismas seguirán conmigo (espero que bien embolizados y sin dar más la lata!), pero al fin, y al menos por ahora, ¡estoy muy bien!, estos días ya he vuelto a mi vida normal y disfruto del verano con mis princesas, ¡cómo disfrutamos! y, espero que pronto, de mi marido de vacaciones también, ¡no puedo pedir más!.
      Sé que de haberte enterado antes hubieras estado enseguida enviando toda tu buena energía, y es que así fue, porque aunque no nos escribamos seguido y pase tiempo sin vernos, siempre nos recordamos con mucho cariño y ese cariño me acompañó en los momentos más difíciles.
      Os echo de menos… Espero que estéis muy muy bien y que muy pronto nos hagáis una visita y podamos darnos un abrazo de los de verdad.
      Un beso enoorme para ti y tu preciosa familia.

  32. Marta Says:

    Anda, no había leído esto. Ups. Yo también estuve en la UCI, a puntito de irme, por una enfermedad crónica muy rara que dio la cara con un brote agudo muy desagradable. De manera extraña también, sin apenas secuelas. Y nada… a vivir con ella. Yo siempre que celebro mi cumpleaños (han pasado ya casi 8 años) pienso “¡Estupendo, otro año de prórroga! A quien proceda, muchas gracias”.
    Espero que sigas bien, que continúes disfrutando de tus niñas y de todas las cosas hermosas que pones en esta web, (y que descubrí hace poquito). Un beso muy fuerte

    • solcreciendojuntos Says:

      ¡Hola Marta!,
      Qué cosa la salud ¿verdad?, y a veces ¡qué poco se la aprecia!…
      Me alegro de que salieras de aquella situación y sigas adelante celebrando cada año, se ve diferente cumplir años ¿verdad?… ¡otro año de prórroga! qué bien lo has expresado : )
      Espero que sigas celebrando muchos cumpleaños y disfrutando cada día de una vida maravillosa.
      Un beso muy fuerte y muchas gracias por escribir.
      Sol.

  33. GLORIA Says:

    AY SOl, no habia leido esta entrada, lei la anterior… no se que decir, solo agradecer que compratas tus palabras, y sobretodo que pudieras volver a ver a tus hijas, esto es lo que mas miedo me daria a mi….
    Te conozco de rc de habernos “cruzado” alguna vez hace tiempo.
    Te mando un abrazo, espero que cada dia estes un poquito mejor. UN BESO!, y disfruta cada instante.

    • GLORIA Says:

      ai, queria decir “compartas” no “compratas” …ejem. perdon

      • solcreciendojuntos Says:

        Gracias a ti Gloria.
        Estos días ya estoy muy bien, sé que no termina aquí, que sigue habiendo muchos controles, ingresos, riesgos, pero de momento disfruto de seguir con vida y sin secuelas junto a mi familia.
        Lo de ser mamás cómo marca nuestras prioridades ¿verdad?, ¡cómo se los quiere! cuánto deseamos verlos felices y sin sufrimientos…
        Un beso grande y gracias otra vez por tu mensaje.

  34. vanesa Says:

    Hola Sol,
    Hace algo mas de un año estuvimos en contacto, gracias a ti lleve a mi pequeña conmigo en una preciosa bando q me hiciste. Hablamos de tus estudios y de que querias volver a retomarlos y yo estaba convencida que tu paron de trabajo era debido a eso….madre mia no podia imaginarme q algo asi te habia pasado….siento muchisimo q hayas pasado por esta experiencia tan horrible, pero bueno ya he leido q estas bastante recuperada y que de todo lo que te podia haber pasado hay que agradecer a quien “le toque” q no tienes secuelas y que puedes seguir disfrutando de tus pequeñas princesas y de tu marido q te acompaño en tan duros momentos.
    espero q te recuperes pronto y que sigas disfrutando de tu familia.
    Un beso fuerte

    • solcreciendojuntos Says:

      Hola Vanesa,
      Perdona por haber tardado tanto en escribir, acabo de leerte… pero, aunque tarde, me ha hecho mucha ilusión y no quiero dejar de responderte.
      Muchas gracias por tu mensaje, hoy, después de casi 7 meses ¡ya me encuentro perfectamente!, hace un mes tuve la primer angiografía de control y de momento todo se ve bien. En principio hasta dentro de 11 meses no hay otro control. Sabemos que no se acabó, pero, por ahora, estoy feliz de estar “aquí” y espero de corazón seguir estando muchos años, mis niñas son tan pequeñas…
      Un beso muy fuerte y muchas gracias otra vez.

  35. ROSALBA salcedo Says:

    Hola. Actualmente mi familia y yo estamos viviendo esta pesadilla, mi padre esta en tratamiento hospitalario por eso, el no desmayó pero ese fuerte dolor de cabeza tal como lo describes lo tenia. Son momentos horribles de extrema angustia los que estamos viviendo mi familia y yo, tememos por la angiografia y la misma operacion en si, por sus riesgos y secuelas que estas pudieran dejar, nos dice que la operacion deja secuelas. otras personas dicen que con medicamentosa se reabsorve la sangre pero te juro que yo ya no se que pensar. estoy confusa, esto es morir, amo a mi padre y como tu el es hipertenso y cuida muchos sus medicamentos es horribles saber que esta en esta condicion. Amo a mi padre y solo deseo que un medico con manos y mente de angel lo trate. Bienvenida a la vida.

    • solcreciendojuntos Says:

      Hola Rosalba,
      Siento muchísimo por lo que estaréis pasando… Los momentos de espera previos a la angiografía, a la intervención y los siguientes hasta saber si han quedado secuelas y el alcance de las mismas… son muy difíciles…
      La recuperación es diferente en cada persona pero creo que en todos, es dura, y larga… y se necesita mucho apoyo, el mismo que necesita el resto de la familia… Como me dijo un amigo “aneurismático”: “ésto no roza a la familia, le da de pleno”. El miedo está ahí y surgen muchísimos sentimientos, el dolor emocional, las frustraciones, los miedos, la esperanza y la falta de ella, todos los sentimientos tan profundos que se superponen una y otra vez, te ocupan por entera…
      Espero de corazón que todo salga lo mejor posible. Si necesitas hablar con alguien, o simplemente preguntar lo que sea, no dudes en escribirme (correomarsupina@gmail.com) si puedo ayudarte en algo lo hago encantada.
      Un abrazo muy fuerte y mis mejores deseos para tu padre y para el resto de la familia.

  36. Juan José Says:

    Hola Sol; encantado de saludarte, y alegrarme no sabes como de la suerte de tu vida, pues afortunadamente tuvistes cerquita a tu marido y pudistes ser atendida…; tu relato me ha sobrecogido…he vivido esos momentos como si fueran mios, como si hubieran sido mios; ojalá hubiera sido así en mi caso. Mi esposa falleció por una causa similar, pero estaba solita en casa…Lo dicho, que me alegro muchísimo, y disfruta de la Vida…Un saludo grandote…

    • solcreciendojuntos Says:

      Hola Juan José, no sé ni qué decir… te leía y se me caían las lágrimas… no puedo dejar de ponerme en su lugar, en el de mi marido, en el tuyo… Y quisiera tanto poder hacer algo… No puedo dejar de llorar…
      Me he identificado mucho contigo… con tu mujer…
      Cuando me pasó, lo primero que dijo nuestra vecina fue: “menos mal que Jose estaba en casa”… y es que él viaja mucho… un miedo que nos sobrevolaba los días, semanas siguientes, era justamente ese, que se repitiera estando sola. No quiero ni pensar en no haber salido adelante estando sola con mis niñas…
      Pero nos puede pasar cualquier cosa, a cualquiera, en cualquier momento…
      No te conozco pero tus palabras me han llegado al alma… te agradezco muchísimo tu mensaje y sólo me sale que quiero darte un abrazo… se te lee lleno de cariño, me gusta pensar que ella lo recibe y, no sé, que esto no sea todo, que la vida sea sólo “un paso”, que un día todos podamos ser felices junto a nuestros seres queridos.
      Un abrazo enorme, muy fuerte, lleno de sentimiento y cariño.

  37. Maria Cano Says:

    Hola Sol, soy Maria, la chica de Almeria a la que recientemente le has hecho unas maravillosas bandoleras!. Leerte me ha dejado sin palabras, no te conozco de nada, pero debes ser una excelente persona, sólo hay que leer a la gente que se dirige a ti. Tengo la certeza de que eres una gran luchadora, y a veces estas experiencias tan horribles por las que pasamos en la vida, son pequeños altos en el camino para darnos cuenta de lo maravillosa que es nuestra familia y nuestra vida. No me quiero poner filosófica, pero así es como me sentí yo tras tener un accidente de coche (me dormí al volante cuando salía de trabajar de turno de noches) en el que el mismo quedó siniestro total, y yo soy fruto de un milagro, de una segunda oportunidad de vivir. Desde aquel momento mi vida cambió por completo… Así que lo único que te puedo decir es que me alegro mucho de que estés bien, que sigas luchando y disfrutando al máximo del cariño y el amor de los tuyos!
    Un besazo muy gordo!(Tan gordo como yo que ya estoy de 39 semanas!)
    Ah! y de nuevo gracias por las bandoleras, son maravillosas!

    • solcreciendojuntos Says:

      ¡María! ¡qué sorpresa leerte por aquí!.
      Sé que ya has sido mamá, con un parto precioso, ¡qué alegría!, espero que os estéis disfrutando muchísimo.
      Qué susto tu accidente, ver tan de cerca que todo podría haber acabado en un segundo te hace ver cosas que tal vez antes sólo pensabas muy remotamente ¿verdad? Me alegra que todo haya quedado en un “susto” y que hoy estés aquí, disfrutando de tus tesoros y tus portabebés 🙂
      Un besazo enorme.

  38. Beatriz Morales Ramos Says:

    Hola Sol, bonita.
    Hace tiempo que pensaba, tengo que mirar la página de kangaroo, para ver si Sol ha retomado el trabajo de costura (la última noticia que tenía era de septiembre de 2009, que retomabas el doctorado y volverías en diciembre). He leído lo que te ha pasado y no tengo palabras, bueno sí: me alegro de que estés bien. Me alegro por tu familia, por mi y por el mundo porque es un lugar mejor si tú estás por aquí. Te aprecio mucho, aunque sólo hayamos intercambiado unos cuantos correos.
    Sol, yo he estado muy malita durante un año más o menos. He tenido una depresión muy fuerte. Hemos sufrido mucho nosotros también.
    Pero bueno, ya pasó. Tengo alguna recaída fuerte, pero puntual. Enseguida voy otra vez para arriba.

    Sólo agradecerte que compartas así tus vivencias.

    Un besito muy fuerte.

    Beatriz Morales (Alcorcón)

    • solcreciendojuntos Says:

      Querida Beatriz, me has emocionado con tus palabras, tan dulces y llenas de cariño.

      Siento mucho que hayas estado mal, y que de vez en cuando tengas alguna recaída, pero espero y deseo que sigas saliendo adelante, cada vez más fuerte, como se nota que lo has hecho hasta ahora, cada vez más arriba.
      Pienso que todo lo malo que nos pasa tiene su parte buena, para mi, haber recibido tanto apoyo y cariño, de personas sensibles, luchadoras y cariñosas como tú, es un regalo enorme, tanto que no puede describirse en palabras.

      Muchas gracias por tu mensaje.

      Un abrazo muy fuerte.

  39. NICOLLE RIVERA Says:

    Hola, leo tu post y me siento tan identificada con tu historia, mi padre el miercoles pasado sufrio lo mismo que tu una hemorragia sub aracnoidea pero fue ruptura de vasos, no hay aneurismas, ya lleva hospitalizado 4 dias con fuerte dolor de cabeza segun el neurocirujano dice que es por la irritacion de la sangre, pero va bien, asi que esto me motiva para esperar con fe a que pasen los dias de riesgo, aun asi pido oracion por la salud de mi padre y quiero que me cuentes como va tu vida despues de todo esto. Gracias

    • solcreciendojuntos Says:

      Querida Nicolle,
      Siento escribirte tan tarde, sé que cuando una persona querida está mal, cada segundo dura una eternidad…

      ¿Cómo sigue tu padre?, espero y deseo que mucho mejor, recuperándose con fuerza para volver pronto a su vida junto a sus seres queridos.

      El dolor de cabeza es normal, es por la presencia de sangre, por el hematoma subaracnoideo que se produce. Cuando tenemos un hematoma en una pierna, por ejemplo, si presionamos sobre él nos duele; en el cerebro pasa igual, allí la sangre no tiene posibilidad de expander el tejido, está continuamente bajo presión, por lo que el dolor es continuo, muy fuerte, segundo tras segundo… con todo lo que un dolor de cabeza muy fuerte conlleva…

      Pero poco a poco, en un mes o mes y medio, el hematoma va reabsorviéndose y dejando de doler.

      Me pides que te cuente cómo es vida después de todo eso y, gracias a Dios, puedo decirte que hoy es completamente normal, con mi medicación para la tensión, cuidando algún aspecto de escalar mucha altura y con controles periódicos de los aneurismas, pero disfrutando todo como siempre y viviendo tan profunda y activamente como siempre.

      Mucho ánimo para ti, y mucho ánimo y fuerza para tu papá, espero que muy, muy prontito esté de vuelta en su casa, sano y salvo junto a los suyos.

      Un abrazo.

  40. NLI Says:

    Si a alguien aquí le interesa, aquí se encuentra un blog de un sobreviviente de hemorragia cerebral quien cuenta de su progreso. La versión española: http://notlocked-in2.blogspot.fi/ Hay más entradas por venir.

  41. JJSH Says:

    Sol, te felicito, gracias por compartir tu maravillosa vivencia con nosotros, he aquí la prueba que la fe mueve montañas y que dios nunca nos abandona, de corazón te deseo que te sigas mejorando y queda claro que la base del éxito comienza desde la familia, así que ahora mas que nunca tienen que estar súper unidos. personalmente te comento que estamos viviendo un caso similar con el abuelo de mi esposa, pero los médicos diagnostican que no se puede hacer nada, esta en UCI con el suministro de oxigeno y ventilación necesario para mantenerlo con vida, la verdad es que hemos orado mucho para que se recupere, la esperanza siempre esta allí, y soy de los que dice que la fe no se puede perder, por que hasta el ultimo minuto la vida puede cambiar, de igual forma, vuelvo a felicitarte y éxitos para ti y tu familia, besos.

    • solcreciendojuntos Says:

      Gracias por tomarte un momento para escribir y muchísimas gracias por tus buenos deseos.
      Siento mucho lo del abuelo de tu esposa… tal vez más aún porque para mí, mi abuelo, ¡ha sido tanto!, lo quiero muchísimo. Tiene que ser realmente difícil estar “del otro lado”, sentir que puedes hacer tan poco… Pero como tú dices, la esperanza está allí, y la fe y el cariño hacen muchísimo. Desde aquí también quiero enviaros a vosotros los mejores deseos para el abuelo y para toda tu familia.
      Un abrazo lleno de esperanza.

  42. luz Says:

    DIOS!!!!!!!! no soy capaz ni de escribir.Agradecerte que hayas podido relatar con esa claridad lo que yo soy incapaz de hacer. Mi experiencia es muy similar a la tuya y tengo tan grabado en la mente que debo de estar tan agradecida de estar aqui (y sin secuelas) que siento que no tengo derecho a dolerme, que” como todo a salido bien” no puedo quejarme… por eso cuando lloro lo hago a solas…yo tambien tengo un marido (Jose) y una hija que lo vivieron en primera persona y cuando seis dias despues tengo conciencia del dia a dia mi marido tenia 7 kilos menos y mi primera impresion fue arroparle y decirle que no pasaba nada..¿como iba a quejarme? pero tengo un desorden en mi mente…una necesidad de situar ciertos momentos…pero preguntar supone hacerle revivir otra vez..y le hago sufrir….por eso he recurrido a esta via, yo tambien necesito hablar de ello y te agradezco lo que has hecho por mi. Gracias


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: