Tanto tiempo sin venir por aquí…

Tengo completamente abandonado el blog… Lo siento…

¡Mis canguritas están ya tan mayores! la época de partos, portabebés y primeros años, se ha ido quedando atrás para dar paso a nuevas etapas, preciosas y llenas de aventuras diferentes.

Como siempre los proyectos nuevos, y disfrutar a tope de mis niñas y mis aficiones, no me dejan más horas en el día para pasarme por aquí… Pero, como de vez en cuando siguen llegando mensajes y correos, siento que necesito inventar tiempo, escabullirme de mis mil maravillas diarias y venir por aquí, al menos a saludar 🙂 .

¡Tendría tantas cosas que contar! Pero como no voy a llegar ni a una décima parte de lo que me gustaría compartir, os voy a dejar un pequeño vídeo con imágenes de nuestro verano mientras toco ( intento) el piano.

Soy novata total … recién empiezo… pero es algo que he querido toda mi vida.

Tocar el piano siempre ha sido mi sueño, pero no fue hasta hace 2 años que al fin tuve la oportunidad de comprar uno y comenzar a estudiar. Me falta mucho, muchísimo por aprender (y tampoco ayuda que no tenga demasiado tiempo para sentarme con él…), en el vídeo cometo fallos… y tampoco sé editar audio, por lo que no es bueno… está directamente captado por la cámara (que es de fotos) y se oye ruido de fondo… ¡Un desastre!… Pero quería guardar mis primeros pasos y compartirlo con mi familia y amigos más cercanos, porque lo que más me gusta compartir son los buenos momentos, y, tocar el piano, hacer fotos o grabar pasando tiempo con mi familia, son los mejores momentos que puedo imaginar.

Dentro de poco me toca revisión de los aneurismas cerebrales… No suelo acordarme de ellos, simplemente vivo, ¡feliz! ¡tan feliz! de seguir aquí con mi familia, mis niñas, y encima sin secuelas… ¡qué más se puede pedir!… Nada, absolutamente nada. Y encima tengo un piano, y todos mis dedos responden. Cuando lo toco me desborda una felicidad tan, ¡tan grande!, que entonces sí me acuerdo… y deseo tanto que mis aneurismas sigan quietecitas, que me permitan seguir viviendo, seguir tocando mi querido piano, moviendo todo mi cuerpo. Qué maravilla somos.

Gracias por haberme acompañado tantos años. No toco en público, me muero de vergüenza, pero hice este vídeo y me pareció un gesto de reconocimiento sincero a quienes habéis estado ahí en momentos tan diversos. No es perfecto ni mucho, muchísimo menos, pero están reunidas las personas, instrumentos y actividades que hacen de mi vida todo lo bueno que siempre soñé.

Os deseo lo mejor, y mucha, mucha salud.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Vivencias: ¡Otro añito aquí!

¡Sip! ^.^ ¡otro añito aquí! Y no me refiero al blog ;P

No iba a escribir nada, no quiero parecer “cursi” o yo qué se qué, pero estoy tan ¡tan agradecida! de poder seguir junto a mi familia, que necesito dar las gracias de alguna manera…

Cada día, cada mes, ¡cada año! que puedo seguir junto a mis hijas lo veo como el mejor y más grande de todos los regalos; aún son muy pequeñitas, pero hace 2 años, cuando nos sorprendió mi hemorragia cerebral,  lo eran todavía más…  Lee el resto de esta entrada »

Vivencias: 1er angioresonancia cerebral de control

Se que no dije nada a nadie por lo que nadie sabía que tenía el control de las aneurismas esta semana, pero, a pesar de eso, me llevé conmigo (¡y sin permiso!), a muchas personas que fueron enormemente importantes para mí en mi primer control, en la angiografía que tantos miedos y angustias revivió en mi familia y en mí.

Esta vez “sólo” se trataba de una angioresonancia  que, como todos sabemos, es una técnica que a diferencia de la angiografía, no resulta invasiva, por lo que, el miedo al dolor y los riesgos inherentes a la angiografía, quedaban completamente fuera de la ecuación. Lee el resto de esta entrada »

Vivencias: ¡un añito!

Ayer, aproximadamente a los 2 de la madrugada, hace un año, uno de mis aneurismas se rompía, sin previo aviso, dejando escapar sangre en mi cerebro…

Ese día, igual que las semanas que le siguieron, tuve mucha, mucha suerte, estuve muy mal y aún me duele pensar lo duro que habrá sido especialmente para mi marido…, pero, en poco menos de 2 meses, ya casi retomaba mi vida, sin secuelas, junto a los míos, junto a mis niñas que tanto necesitan a su mamá.

Los días (semanas) siguientes a mi primer toma de conciencia, ya en casa, cuando aún existía riesgo de vasoespasmo e infarto cerebral, cuando el hematoma seguía presionando y la hidrocefalia seguía sin resolverse, no podía evitar tener algún momento, en especial al irme a dormir, de pensar: “tal vez estos días son sólo un regalo, un enermo regalo para poder despedirme de los míos”… Y eso me asustaba…, ¡quería tanto seguir “aquí”!… ¿Qué harían mis niñas sin su mamá?… Lee el resto de esta entrada »

Vivencias: ¡Ánimo Begoña! Y toda mi fuerza para ti Gladys.

Begoña es una “compañera aneurismática”, una compañera que, a pesar de la distancia y de casi no haber cruzado mensajes entre las dos, ha sido un gran apoyo en mi recuperación, en las dudas y angustias de mi nueva situación aneursimática.

Hace 6 años tuvo una hemorragia cerebral de la que afortunadamente salió viva y sin secuelas, aunque con un susto gordo en la intervención y una larga recuperación.

Lee el resto de esta entrada »

Vivencias: Un círculo de apoyo. Más allá del parto. El Parto es Nuestro.

Qué título más raro ¿verdad?, pero tiene su significado, mucho.

En el post anterior, el de la primer angiografía cerebral de control, os contaba que, en el hospital esa misma tarde, había recibido una visita muy especial y, junto a ella, una sorpresa enorme, una de esas que no te la esperas y que te llena el corazón, no sólo por el detalle, que eso ya es muy grande, sino por recordar cuanta gente buena, sensible y generosa, existe en el mundo, gente que incluso sin llegar a conocer a quien está necesitando un abrazo, va y le regala el más grande que puede; eso le alegra el alma a cualquiera.

Cuando estaba embarazada de mi niña mayor busqué y busqué un lugar donde parir en el que nos respetaran, lo que más deseaba era parir a mi bebé y recibirla en mis brazos. Practicamente acababa de llegar a España y no sabía nada de la situación del parto por aquí, ni de cómo se manejaban las clínicas privadas ni los hospitales públicos.

Lee el resto de esta entrada »

Vivencias: La angiografía cerebral de control a los 6 meses de la embolización.

Todo llega.

Cuando tuve el accidente cerebro-vascular le hicieron firmar a Jose un consentimiento para una angiografía diagnóstica y para una posible embolización con coils de platino si se detectaban malformaciones aneurismáticas (las cuales suelen ser las responsables de las hemorragias subaracnoideas como la que yo presentaba). En esta segunda hoja de consentimiento venía explicitado que, luego de la embolización seguirían controles periódicos, entre los que se contaban, inexcusablemente “en todos los casos”, una angiografía cerebral a los 6 meses del procedimiento. Lee el resto de esta entrada »