Fotografía: La Vuelta al Mundo sobre una silla.

No, no me volví loca, ese fue el tema de este mes en el grupo de fotografía “La Vuelta al Mundo”: las “Sillas”; aunque valían bancos, banquitos, sillones, sillitas, sillas de guardavidas y lo que la imaginación te permitiera siempre que rondara esa idea.

Me lo pasé muy bien este mes, pensé que sería más complicado, en casa no tengo ninguna silla que merezca ser fotografiada (es un poco vergonzoso, pero es la realidad, y, a pesar de no ser bonitas ni vistosas, ¡mis sillas cumplen perfectamente su función! 🙂 ) Sin embargo resultó un tema muy divertido, porque, gracias a él, salimos a buscar la mejor luz, las tres de excursión, con nuestra querida silla amarilla, que nos acompaña desde hace un par de años y que se vino desde lejos, del otro lado del charco, con nosotras en el avión.

Mis niñas adoran hacer fotos (¿se llevará en los genes?) así es que el primer día la propuesta fue: “vamos a sacar fotos las tres?” a lo que enseguida respondieron encantadas “¡siiii!”. Y allá nos fuimos, cámara en mano, silla bajo el brazo y… ¡un montón de peluches!, porque claro, yo tenía una idea de foto, y ellas… ¡las suyas!.

Estas son algunas de las fotos de ese primer día (como siempre, perdonad por la calidad, WordPress las enseña a su antojo):

La verdad nos lo pasamos genial, nos reimos muchísimo y disfrutamos un buen rato de sol y naturaleza, cosas las tres, que, junto a sacar fotos, al menos a mí y a mis poyuelas, nos levantan el ánimo y nos hacen felices.

Al día siguiente no tenía pensado hacer fotos (¡aunque sí al otro!), pero me llevé la cámara porque adoro tenerla a mano.

Pasamos la tarde en la ludoteca, ¡les encanta! y a mí compartir los juegos con ellas, y, al ver las sillitas, la luz del atardecer con los primeros signos del otoño, y, en especial esa concentración de mi princesita al pintar, no pude resistirme y, aquí van otras 3, de una tarde de juegos, pinturas, fotos y sillas : )

Leer el resto de esta entrada »

Descubriendo Cantabria: Castro Urdiales.

Castro Urdiales es una ciudad y municipio costero situado en el extremo oriental de Cantabria (España).

Tiene un tercio de sus límites fronterizos con el País Vasco (municipios de Sopuerta, Musquis, Arcentales y Trucios) y el resto con el mar Cantábrico y los municipios de Guriezo y Liendo (apenas la línea Oriñón-Sonabia como punto de contacto).

Este domingo, gracias a l’Atelier de Jackie Rueda del que ya os he hablado algo (¡y os hablaré más!), nos fuimos, cámara en mano, a recorrer su parte más antigua, la que la vio nacer.

Como siempre que cuelgo aquí imágenes de sitios nuevos, os pongo alguna explicación, por si os interesa y, algún día, os animáis a conocerlo también.

Castro Urdiales vive como un pueblo de costa, con playas y puerto, y es uno de los tantos pueblos por donde atraviesa el Camino de Santiago, más específicamente, el Camino del Norte, que parte de Irún y termina en Santiago de Compostela, Galicia. Leer el resto de esta entrada »

Si no amplían la baja maternal…

Licia Ronzulli, durante la votación en el pleno. Reuters. El Mundo.

Ayer me enterneció una imagen. Al principio la vi de lo más normal, una madre con su bebé en un fular. Seguidamente vi que estaba en el Congreso.

Curiosamente no me llamó la atención el hecho de que la madre siguiera con su vida de mujer, con su oficio o carrera, con su bebé pegadito a su pecho, como instintivamente busca estar el bebé y lo acoge su madre, sino que, lo que atrajo mi atención, fue saber si el resto de personas la habían dejado estar allí con su bebé… ¿Se entiende la diferencia?… Triste saber que la mayoría de la gente se “alarmaría” de ver a una madre con su bebé, de no “comportarse profesionalmente”…

¿Por qué la gente no ve normal que una madre esté con su bebé?…

Cuando mi niña menor tenía 4 meses se ofertó un curso de Odontopediatría que me interesó. Con esa edad mi chiquitina, como es normal a esa edad, estaba todo el día pegadita a mí, en la bandolera o el fular, durmiendo y mamando, con el pecho a total disposición.

El curso era de 2 días, casi 8 horas por día; era completamente impensable separarme de ella esa cantidad de horas (es más, era impensable separarme tan solo 1 hora).

Creo que ni me lo pensé, me inscribí, era muy interesante y económico, era de esas cosas que no puedes dejar pasar.

Y allí me fuí, vestida “de congreso”, con mi mejor bandolera y mi bebé, que como todo bebé a esa edad, era parte de mi, de su mamá. Leer el resto de esta entrada »

Y cuando no use el fular ¿qué hago con él?

Este vídeo lo hice hace ya casi 2 años, (¡cómo pasa el tiempo!), lo encontré ayer por casualidad y me pareció bonito poder compartirlo con vosotros, tal vez os de ideas para pasar esos días fríos y lluviosos de invierno 🙂 (Siempre tomando las precauciones que sean necesarias y con sentido común).

En mi ciudad, en invierno, llueve mucho, con mucho viento fuerte, y, a veces, salir a la calle es misión imposible. Pero, con 2 pequeñas almas libres que necesitan jugar, gastar energía, expresarse y reir todo el día, hay que inventar un sitio mágico, un pequeño parque de juegos aunque sea en un piso/departamento minúsculo.

Los fulares, además de ser fantásticos portabebés, pueden ser mucho más 🙂

También os dejo un pequeño artículo, de los primeros que publicamos en la Red Canguro, donde podéis ver “otros usos de los portabebés”:

Ideas para sacar el máximo rendimiento a vuestros fulares: Leer el resto de esta entrada »

Vivencias: Una pequeña excursión para despedir las vacaciones.

No he desaparecido, y, de momento, ¡todos estamos muy bien!, es sólo que se han acabado las vacaciones y ha vuelto la rutina, con la vuelta al cole y sus mil complementos, los horarios, las idas y venidas, la vuelta a mis estudios (o algo parecido con un curso de traumatismo), la costura de una bandolera muy especial para una persona querida, y al fin, un taller muy deseado, de un mecesito, de fotografía, del cual ya os hablaré en cuanto pille un rato tranquilo.

Tengo miles de cosas atrasadas que quisiera guardar aquí, y muchos mensajes de correo (de aquí y de allí) y os pido perdón por la tardanza, ¡quiero responder a todos! pero a veces, no doy a basto… Os agradezco enormemente la paciencia y, os pido que si tardo demasiado ¡insistáis!, a veces alguno se queda escondido…

Y no me enrollo más, os dejo algunas fotos del finde anterior a comenzar el cole, en una pequeña excursión con unos queridos amigos, las fotos no son “muy allá”, pero al menos son un pequeño recuerdo: Leer el resto de esta entrada »

Publicado en Fotos, Viajes y lugares, Vivencias y más. Comentarios desactivados en Vivencias: Una pequeña excursión para despedir las vacaciones.

Carlos González: “Queremos que los bebés coman más que los adultos, ¡y luego que están obesos!”

Os acerco esta entrevista realizada a Carlos González en el diario Heraldo.es, a cargo de Nuria Casas.

El libro ‘Entre tu pediatra y tú’ recoge la peculiar visión de este médico de Zaragoza sobre la atención infantil y los consejos que ha dado a cientos de madres.

Tras leer sus tesis, da la impresión de que el bebé es como el cliente, que siempre tiene la razón.

En realidad, sí, según va creciendo se le quita un poco, pero el bebé solo pide cosas razonables. Un niño mayor a lo mejor llora porque quiere un bicicleta, pero un bebé solo llora para que le cojan en brazos. Quiere el cariño y el amor de sus padres. Leer el resto de esta entrada »

Vivencias: ¡A montar a caballo!

Los que me conocéis desde hace mucho ya conocéis mi amor por los caballos…

Siempre me han parecido animales maravillosos; seres fuertes, sensitivos y dóciles, y unos magníficos compañeros.

Donde vivimos tenemos la suerte de estar rodeados de mucha naturaleza, donde podemos disfrutar de ver ovejas, vacas, caballos… pastando a sus anchas. Las niñas adoran ver a los animales y les encanta acercarse a acariciar a los caballos, (¡lo traerán en los genes!), la pequeña quiere uno, y siempre se enrolla explicado dónde lo tendría y cómo cuidaría de él…

Por suerte también cerca de aquí hay varios lugares donde ofrecen montar a caballo, ya sea más profesionalmente, en pistas y con clases, o de forma más ocasional, disfrutando de un paseo por la playa o el monte.

Leer el resto de esta entrada »